La Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA por sus siglas en inglés) ha publicado recientemente el documento “Edulcorantes bajos en calorías: Funciones y Beneficios. Una guía basada en la evidencia científica de los edulcorantes bajos en calorías”. Esta monografía ofrece una visión general sobre el papel de los edulcorantes bajos en calorías en la alimentación en el contexto de reducción de azúcar, su aprobación y uso en alimentos y bebidas.

Según se explica, “las autoridades de salud pública están animando a los fabricantes de alimentos y bebidas a sustituir los azúcares y reducir las calorías como parte de sus objetivos de reformulación”. En este sentido, los edulcorantes bajos en o sin calorías se presentan como “una herramienta útil para la creación de dichos productos, ya que pueden facilitar reducciones sustanciales en la ingesta de azúcares y ayudar a reducir la energía cuando se utiliza en lugar de ingredientes más energéticos”.

Además, los edulcorantes bajos en o sin calorías están “claramente etiquetados en el envase de los alimentos y bebidas que los contienen”. En Europa, de acuerdo con el Reglamento 1169/2011, la presencia de edulcorantes bajos en o sin calorías debe etiquetarse por duplicado. “En la lista de ingredientes debe estar incluido el nombre del edulcorante bajo en calorías o su número E correspondiente y debe indicarse claramente en la etiqueta la declaración ‘con edulcorante(s)’ junto al nombre del alimento o bebida”.

Referencias:

International Sweeteners Association (ISA). Low Calorie Sweeteners: Role and Benefits. A guide to the science of low calorie sweeteners. 2019.

Unión Europea. Reglamento (UE) Nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor. Diario Oficial de la Unión Europea, 2011:L304;18:63 y sus sucesivas modificaciones.