La Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) ha celebrado recientemente un seminario online acerca de los edulcorantes bajos en o sin calorías -Webinar FINUT Edulcorantes 2019-, en el que destacados expertos realizaron varias exposiciones en torno a temas como ‘El sabor dulce a través del ciclo vital’, ‘Percepción del sabor dulce y determinación del poder edulcorante’, ‘Concepto y clasificación de los edulcorantes’, 'Edulcorantes en la prevención y control de las enfermedades crónicas' o 'Edulcorantes y microbiota', entre otros.

Durante el encuentro, los expertos afirmaron que si bien en ocasiones algunos individuos pueden presentar dudas acerca de la seguridad de los edulcorantes bajos en o sin calorías, todos aquellos que se encuentren aprobados por las entidades regulatorias para su uso en alimentos y bebidas son seguros y pueden ser consumidos por toda la población sin preocupación, siempre que sean parte de una dieta variada, moderada y equilibrada y dentro de los valores de ingesta diaria admisible (IDA), a excepción de los bebés menores de 12 meses y el caso muy específico de alguna enfermedad especial, como aquellas personas con fenilcetonuria.

“Los edulcorantes, como el resto de los aditivos alimentarios, están sujetos a un estricto control de seguridad por los distintos organismos encargados de la Seguridad Alimentaria. Así, los edulcorantes autorizados tanto por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) como por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y otras instituciones internacionales, a partir de las evaluaciones y aprobaciones del Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) y de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), son seguros de usar dentro de los niveles de la ingesta diaria admisible (IDA)” explica la FINUT.

La IDA representa la cantidad de un aditivo, en este caso edulcorantes, que se puede consumir por día según el peso corporal de cada individuo sin que haya un riesgo apreciable para la salud, en base a los conocimientos disponibles al momento de realización de la evaluación. El testeo es particularmente seguro, ya que se toma el nivel sin efecto adverso observable y se multiplica por 100, es decir, la cantidad máxima recomendada es cien veces menor a lo que técnicamente no produce efectos adversos.

Por todo ello, “los edulcorantes bajos en o sin calorías no representan daño para la salud ni predisponen al aumento de peso. Es más, estos pueden ser usados como herramienta para el control del peso corporal cuando se usan en sustitución de los azúcares” según la FINUT. “La preferencia por el dulce como modalidad gustativa sensorial ha sido considerada como innata. Además, se considera universal y se ha descrito en todos los niños alrededor del mundo”. Por otra parte, continúa “la percepción gustativa disminuye con la edad, es un proceso genérico que ocurre en todos los individuos”. Esta preferencia por el dulce, determinante a la hora de la elección e ingesta de alimentos, hace que los edulcorantes bajos en o sin calorías se consideren de gran interés ya que “son sustitutos de los azúcares que mimetizan su sabor dulce pero que tienen un nulo o escaso impacto sobre la ingesta energética diaria”.

Referencias:

Ángel Gil. Edulcorantes y microbiota. Webinar FINUT Memoria del Evento. 2019.

Emilio Martínez de Vitoria. El sabor dulce a través del ciclo vital. Webinar FINUT Memoria del Evento. 2019.

Fundación Iberoamericana de Nutrición. Webinar FINUT "Edulcorantes". 2019 [citado 29 mayo 2019]
Disponible en: https://gcms.finut.org/video/5cb70db5487d0f132f8b456e