Los edulcorantes bajos en y sin calorías se utilizan en numerosos alimentos y bebidas para ofrecer a las personas una alternativa con un aporte reducido, bajo en o sin calorías y están sometidos a evaluaciones continuas sobre su seguridad, al igual que el resto de aditivos. Todos los edulcorantes bajos en o sin calorías cuyo uso está actualmente permitido han sido previamente evaluados minuciosamente en estudios científicos y confirmados como seguros por autoridades reconocidas a nivel mundial, incluidos el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Los productos alimenticios que contienen este tipo de edulcorantes han incrementado su popularidad en las últimas décadas. A este respecto, Nutrition Journal acaba de publicar el análisis científico ‘Resultados en materia de salud de los edulcorantes no nutritivos: análisis del panorama de investigación’, cuyo objetivo principal fue determinar la evidencia existente en materia de salud asociada al consumo regular de edulcorantes bajos en o sin calorías mediante el análisis de la actividad investigadora en éste área.

Este análisis, que incluye una revisión de un total de 372 estudios, concluye que “en personas sanas, el apetito y la ingesta de alimentos a corto plazo, el riesgo de cáncer, el riesgo de diabetes, de caries dental son los resultados en materia de salud más investigados, todos ellos sin ninguna evidencia concluyente”. Según el texto, “en personas con diabetes e hipertensión, la evidencia con respecto a los resultados en material de salud sobre los edulcorantes bajos en o sin calorías es también inconsistente”.

Según el estudio, “existe la necesidad de revisiones sistemáticas bien desarrolladas para cuantificar de forma resumida los resultados y valorar su validez” y señala que “una revisión sistemática también podría ayudar a permitir la formulación de recomendaciones para las personas con diabetes e hipertensión sobre el uso de los edulcorantes bajos en o sin calorías”.

El análisis determina igualmente “la necesidad de futuras investigaciones que aborden la evidente falta de datos respecto a los efectos para la salud derivados de la utilización de edulcorantes bajos en o sin calorías”, tanto “en población sana como en población no sana”.

Edulcorantes bajos en o sin calorías y control del índice glucémico

“Uno de los puntos clave en la terapia nutricional para el control de la diabetes tipo 1 es el control de los hidratos de carbono ingeridos y el ajuste de las dosis de insulina en base a la ingesta de los mismos, con el objetivo de mantener los niveles de glucosa en un rango de normalidad”. “Si la población diabética usa edulcorantes bajos en o sin calorías para reemplazar aquellos edulcorantes calóricos, estos edulcorantes bajos en o sin calorías podrían ser útiles en el control del peso corporal. Esto es relevante, ya que aquellos individuos que padezcan sobrepeso y obesidad pueden tener un peor control de sus niveles de glucemia y un amento de riesgo cardiometabólico, por lo que se considera de gran importancia prevenir la ganancia de peso en aquellas personas que padezcan diabetes”.

Para evaluar los efectos de los edulcorantes bajos en o sin calorías sobre la diabetes mellitus Lohner et al., 2016 publicaron su protocolo para una revisión Cochrane. Esta revisión recoge estudios randomizados controlados publicados hasta la fecha sobre el consumo de edulcorantes bajos en o sin calorías (aprobados por la FDA, EFSA y JEFCA) en población con diabetes tipo 1 y 2 en los que se evalúa principalmente los efectos sobre la HbA1c, el peso corporal y los efectos adversos para la salud que pudieran producirse. Esta revisión recoge toda la literatura publicada al respecto en las bases de datos de Cochrane, Medline, Scopus, ClinicalTrials.gov y World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform. Para la evaluación de la bibliografía existente se realizó una revisión por pares, en el caso de producirse un desacuerdo entre los investigadores el protocolo dictaminaba llegar a un consenso y a falta de este se realizaría una consulta a un tercer investigador.

Por otro lado, un estudio publicado en la revista British Medical Journal, ha revisado recientemente la asociación entre una alta ingesta de hidratos de carbono y la obesidad.

Lohner S, Toews I, Meerpohl JJ. Health outcomes of non-nutritive sweeteners: analysis of the research landscape. Nutrition Journal, 2017;16(55); doi:10.1186/s12937-017-0278.

Lohner S, Toews I, Kuellenberg de Gaudry D, Sommer H, Meerpohl JJ. Non-nutritive sweeteners for diabetes mellitus. Cochrane Database Syst Rev, 2017;11(CD012885);doi: 10.1002/14651858.CD012885.

Sartorius K, Sartorius B, Thandinkosi EM, Stefan C. Does high-carbohydrate intake lead to increased risk of obesity? A systematic review and meta-analysis. BMJ Open, 2018;8(2); doi:10.1136/bmjopen-2017-018449.