Nueva estrategia de protección del agua para 2030 | Coca-Cola ES

Nueva estrategia de protección del agua para 2030 | Coca-Cola ES

23/03/2021

 

The Coca-Cola Company ha anunciado este lunes su estrategia global para asegurar la protección de los recursos hídricos y su disponibilidad para su negocio, su cadena de suministro agrícola y las comunidades en las que opera para 2030.

 

Este marco estratégico, desarrollado tras una evaluación rigurosa de los recursos hídricos implicados y el feedback de los socios embotelladores, ONG, gobiernos y empresas del sector, se centra en tres prioridades

 

Se trata, por un lado, de reducir los riesgos relacionados con el agua, dado el creciente aumento de la demanda, la falta de acceso al agua potable de millones de personas en todo el mundo y el cambio climático, que está haciendo que los fenómenos extremos, como sequías e inundaciones, sean cada vez más frecuentes e intensos.

 

Otra de las prioridades de la estrategia es aumentar la resiliencia de las comunidades locales, apoyando su acceso al agua potable y al saneamiento, y ayudándoles a adaptarse a los efectos negativos del cambio climático. En este sentido, The Coca-Cola Company se centrará en empoderar a mujeres y niñas para contribuir al desarrollo socioeconómico de sus entornos. 

 

En tercer lugar, la nueva estrategia busca mejorar la salud de todas aquellas cuencas hidrográficas consideradas prioritarias.

 

Los objetivos concretos se anunciarán a finales de año y vendrán a respaldar esta estrategia global.

 

La gestión responsable de los recursos hídricos es una prioridad para Coca-Cola. La gestión responsable de los recursos hídricos es una prioridad para Coca-Cola.

La gestión responsable de los recursos hídricos es un imperativo y una prioridad para la compañía, que en 2015 se convirtió en la primera empresa de la lista Fortune en alcanzar un objetivo de reabastecimiento de agua relevante. Y es que, cinco años antes de lo previsto, consiguió reponer a nivel global toda el agua contenida en las bebidas que comercializó. Desde entonces, cada año devuelve a la naturaleza el equivalente al agua incluida en sus productos a través de diferentes actuaciones y proyectos medioambientales

 

Además, ha mejorado la eficiencia en el uso del agua en un 18% respecto a los datos de 2010.

 

La estrategia, basada en la evidencia científica, reconoce la necesidad urgente de afrontar los riesgos hídricos compartidos y acometer una acción sistémica en toda la cadena de valor. En este sentido, aproximadamente un tercio de las plantas embotelladoras de la compañía operan en zonas con estrés hídrico, y más del 73% de su huella hídrica proviene del cultivo de los ingredientes empleados para producir sus bebidas, como el azúcar de caña, las naranjas y las manzanas.

 

Partiendo de los resultados y aprendizajes de la última década, la nueva estrategia mantiene las principales medidas en relación a los riesgos del agua y la mejora continua de la eficiencia en el uso del agua y el tratamiento de las aguas residuales. Las nuevas prioridades incluyen:

 

  • Lograr alcanzar el uso de agua 100% regenerada en las operaciones de embotellado en áreas con estrés hídrico mediante la reducción de la cantidad de agua empleada, su reutilización, reciclaje y reposición al medioambiente.
  • Establecer un estándar de evaluación de las cuencas hidrográficas con cinco ejes fundamentales que permitan abordar problemas sistémicos como la escasez de agua, su calidad, el impacto en los ecosistemas, el estado de las infraestructuras y la gobernanza, con especial énfasis en las soluciones respetuosas con la naturaleza.
  • Reenfocar y ampliar los esfuerzos de reabastecimiento para impactar de forma positiva en las cuencas hidrográficas consideradas prioritarias.
  • Continuar impulsando el acceso al agua potable y al saneamiento de las comunidades vulnerables y ayudarles a adaptarse a las consecuencias del cambio climático.
  • Intensificar el compromiso con los proveedores agrícolas radicados en las cuencas hidrográficas prioritarias con el fin de garantizar cultivos respetuosos con los recursos hídricos.

 

Para el máximo responsable de Coca-Cola, James Quincey, los avances conseguidos hasta ahora son "sólidos", pero hay que hacer más. Para el máximo responsable de Coca-Cola, James Quincey, los avances conseguidos hasta ahora son "sólidos", pero hay que hacer más.

"Estamos priorizando nuestros esfuerzos basados en el análisis profundo de los riesgos del agua tanto en nuestras propias instalaciones como donde obtenemos nuestros ingredientes", ha declarado Ulrike Sapiro, Senior Director, Global Water Stewardship & Sustainable Agriculture en The Coca‑Cola Company. "Estos análisis identifican ubicaciones y cuencas hidrográficas primordiales para guiar nuestros esfuerzos hacia las áreas de mayor relevancia".

 

Para el CEO de la compañía, James Quincey, los resultados obtenidos hasta ahora son "sólidos", pero hay que hacer más. "Si bien seguimos comprometidos con lograr el liderazgo en materia de agua a través de una gestión cuidadosa y una reposición del 100%, estamos cambiando nuestro enfoque para lograr un mayor impacto en las personas y los ecosistemas".