Donde se cantan y lloran los goles, donde se conocen nuevos amigos y se retoman viejas relaciones, donde perviven el mus y el dominó y se veneran las tapas, así son los bares. Sus terrazas y sus barras forman parte inseparable de la cultura española y de nuestra vida. Y no solo lo decimos nosotros, lo dicen los números.

A los bares puedes ir solo, pero pocas veces saldrás de allí sin compañía. Por eso casi nueve de cada diez españoles se van al bar para hablar con amigos. El 42% acude a ellos a menudo y un porcentaje parecido los pisa, sobre todo, para ver el fútbol. Con tantos amigos, conversaciones y deporte, no es de extrañar que un 65% de los españoles vea los bares como un símbolo innegociable de nuestra cultura.

¿Y si somos el país del mundo con más bares por habitante? Difícil de decir, pero sí que tenemos muchos. Nada menos que un total de 101.397 bares, o 2,8 locales por cada 1.000 habitantes, como se recoge en la radiografía de los bares españoles publicada por Coca-Cola.

Los bares son también punto de ocio y encuentro en las bulliciosas ciudades españolas, pero, sobre todo, son el alma de los pueblos. De esos pueblos donde todo lo que hay es un bar, el centro neurálgico de su vida social alrededor del que giran casi todas sus historias.

Así que no es de extrañar que asociemos los bares con nuestro mejor humor y los valores más positivos. Para un 65% de los españoles bar es sinónimo de amistad. Y un 38% reconoce que, alguna vez, se ha enamorado entre sus paredes. Seguro que tú también guardas alguna historia impredecible que haya empezado (o acabado) en un bar.

Descubre más sobre nuestros bares en la radiografía de los bares españoles.