El reciclaje ha pasado a ser parte de nuestro día a día. Separamos los desechos, recibimos educación medioambiental y adoptamos rutinas más sostenibles. Sin embargo, aún nos queda mucho por aprender. Reconocer y separar los diferentes tipos de plástico, por ejemplo, es fundamental para facilitar su posterior reutilización.

Y es que no todos los plásticos son iguales, y el impacto que tienen en el medio ambiente depende mucho del material del que estén formados. Repasamos los siete tipos de plástico del más al menos reciclable:

Polietileno tereftalato o PET

botellas plastico agua
El tipo de plástico PET es uno de los más reconocibles.

Es el utilizado en las botellas de bebidas y envases de alimentos, ya que es muy ligero. De este tipo de plástico se producen también fibras textiles y cintas de vídeo y audio, entre otros muchos productos.

Es el más reciclable, ya que se puede calentar y volver a moldear tantas veces como se desee. Actualmente, las botellas de Coca-Cola en España son 100% reciclables y contienen, de media, un 13% de PET reciclado. Su objetivo es que contengan al menos un 50% antes de 2025.

Polietileno de alta densidad o PEAD

Productos limpieza
El PEAD también está muy presente en objetos de uso cotidiano.

Su aplicación más frecuente es en bolsas y envases de detergentes y otros líquidos. También se usa para fabricar artículos de telefonía y de uso sanitario, ya que es resistente, liviano e impermeable.

Es un material versátil que se puede transformar de diferentes maneras. Puede reciclarse para hacer botellas, envases de artículos de limpieza y piezas de mobiliario urbano, por ejemplo.

Policloruro de vinilo o PVC

tuberia plastico
El PVC es resistente a la intemperie, por lo que es común en materiales de construcción.

Es común relacionar el PVC con ventanas y tubos usados en la construcción, ya que es un material rígido con una alta resistencia medioambiental (se utiliza mucho para sustituir al hierro, que se oxida). Sin embargo, del PVC también pueden obtenerse productos flexibles, como mangueras y juguetes.

Su reciclaje se hace a nivel industrial. Se pueden obtener desde suelas para calzado hasta reglas y otros artículos para el hogar.

Polietileno de baja densidad o PEBD

comida envases plastico film
El PEBD está también muy presente en nuestros hogares.

Es liviano, impermeable, flexible y muy económico, lo que lo convierte en un material muy adecuado para envases flexibles de alimentos y cosméticos, bolsas y materiales de uso agrícola. Su reciclaje ya no es tan sencillo, pero pueden obtenerse bolsas para residuos, caños para riego o macetas.

Polipropileno o PP

tupper comida
El plástico PP es muy resistente al calor y al frío, por lo que es adecuado para envases de alimentos.

Es impermeable y liviano. Además, posee una gran resistencia frente al calor y el frío, por lo que es muy usado en envases herméticos para alimentos (que pueden meterse tanto en el microondas como en el congelador). También está presente en material médico (como jeringuillas), tapones o fibras para tapicerías y alfombras. De su reciclaje se obtienen contenedores o sillas.

Poliestireno o PS 6

Vaso plastico agua pajita
La mayoría de los plásticos de un solo uso son poliestireno o PS.

Es un material muy común en envases de un solo uso como vasos y bandejas de alimentos, ya que es muy liviano. También se usa en piezas de electrodomésticos y juguetes. Solo puede reciclarse si no tiene restos de comida ni etiquetas de otros materiales, y se convierte en productos de librería y oficina, entre otros.

Plásticos mixtos

tablet mobile plastico
Los plásticos mixtos se encuentran en los teléfonos. 

Se usan en piezas de artículos electrónicos, electrodomésticos y de ingeniería, ya que tienen una gran resistencia a las altas temperaturas. Es prácticamente imposible reciclarlos, porque combinan diferentes materiales.

La apuesta de Coca-Cola en España por la economía circular

Los envases de Coca-Cola en España no utilizan mezclas de diferentes tipos plásticos ni colores oscuros, lo que favorece el reciclaje. Cualquier botella puede ser procesada en una planta de tratamiento PET en nuestro país.

Además, una de las prioridades ha sido siempre hacer envases cada vez más ligeros para reducir el impacto medioambiental. Cuando The Coca-Cola Company redujo 4 mm el tamaño del tapón y de la boca de las botellas PET, logró ahorrar 26.500 kilos de plástico.

Además, como parte de su estrategia de sostenibilidad, Coca-Cola en España ha puesto en marcha el proyecto Mares Circulares para recoger residuos de lugares donde son especialmente problemáticos: nuestras costas, playas, reservas y fondos marinos. El objetivo final es recoger el equivalente al 100% de las latas y botellas comercializadas en 2025, para poder reciclarlas posteriormente e integrar los residuos en su cadena de valor a través de la economía circular.