¿Y si el reciclado químico pudiera transformar radicalmente la forma de reciclar el plástico? ¿Podría convertir el plástico de botellas, ropa y productos cotidianos usados que antes no podía reciclarse en botellas de plástico nuevas? Esta fue la pregunta que le hicimos a María Luisa Polli, directora técnica de Coca-Cola para Europa Central y Oriental, que se incorporó recientemente al comité consultivo de DEMETO (un consorcio europeo que desarrolla tecnología de reciclado químico).

Marisa Luisa Polli
María Luisa Polli, directora técnica de Coca-Cola para Europa Central y Oriental.

¿Qué es el reciclado químico y por qué hay tantas esperanzas puestas en él?

Se trata de un proceso químico capaz de convertir plástico que antes no se podía reciclar en botellas, ropa y productos cotidianos nuevos. En la actualidad, el PET se recicla mecánicamente, por lo que se necesita mucha maquinaria para clasificar, desmenuzar y lavar el plástico. El proceso funciona bien, pero para reciclar PET con vistas a hacer nuevos envases para alimentos y bebidas (el denominado PET de uso alimentario) solo se puede usar plástico de uso alimentario.

Uno de los principales problemas del reciclado del PET es la limitada cantidad de PET de uso alimentario de buena calidad existente en el mercado. Esto hace que sea más caro que el PET nuevo, y también que haya mucho plástico que no se puede reciclar y que termina en el vertedero, incinerado o como residuos que pueblan nuestras calles y océanos. 

Lo realmente emocionante del reciclado químico es que se puede usar cualquier residuo plástico (PET) para hacer PET de uso alimentario, no solo botellas de plástico usadas, sino también residuos recuperados de los océanos y plásticos de otros orígenes, como tejidos de poliéster. En última instancia, si se pudiera reciclar todo el plástico, los residuos plásticos pasarían a la historia.

¿Qué es el consorcio DEMETO?

DEMETO es un consorcio de socios que trabajan para convertir el reciclado químico de PET en un proceso sostenible, rentable y ampliable. Recibe financiación de la Unión Europea y tiene por objeto dar vida a la revolucionaria tecnología inventada por la start-up suiza gr3n. La tecnología es capaz de descomponer el PET de consumo en sus componentes básicos (etilenglicol y ácido tereftálico) por medio de radiación de microondas para agilizar el proceso. Este proceso da nombre al consorcio: DEpolymerization by MicrowavE TechnolOgy (despolimerización mediante tecnología de microondas). Despolimerización suena como algo muy complejo, pero para simplificarlo mucho diremos que es como descomponer tu casa en granos de arena y volver a construirla.

Una de las características más notables de la tecnología de gr3n es que se puede aplicar a muchas formas distintas de plástico, como alfombras y tejidos, lo que permite el suprarreciclaje de varias formas de PET que actualmente no se pueden reciclar.

¿Cuál es el papel de Coca-Cola?

DEMETO y The Coca-Cola Company comparten su interés por cerrar el círculo de la economía circular de los plásticos. Como miembro del comité consultivo de DEMETO, pertenecemos a una comisión de partes interesadas externas que apoyarán a los socios del consorcio y proporcionarán feedback para marcar el rumbo. En tanto que defensores y facilitadores del reciclado de PET con una larga tradición, disponemos de infinidad de conocimientos que queremos compartir y muchos socios expertos que pueden ayudar. Queremos situarnos a la vanguardia de tecnologías innovadoras como esta, ya que pueden ayudarnos a cumplir nuestra visión World Without Waste (un mundo sin residuos). En especial, nos hemos fijado el objetivo de que todas nuestras botellas de plástico contengan como mínimo el 50% de material reciclado para 2030. Estamos buscando la forma más rápida de conseguirlo, incluso antes, si puede ser. Tecnología como esta nos ofrece esa posibilidad.

¿Quién más compone el comité consultivo de DEMETO?

Además de nosotros, el comité consultivo lo componen otros 16 grandes operadores del sector, entre ellos primeras marcas de ropa de hogar, ropa deportiva, moda, productos para el hogar y la higiene personal, y otras empresas de alimentación y bebidas. También participan empresas de conversión de plástico, recogida de residuos y reciclaje. Este proyecto es pertinente para muchas industrias y ha despertado la imaginación de los operadores que participan en la cadena de valor del PET/poliéster. Para nosotros, tiene que ver con botellas. Para otros, tiene que ver con ropa. Para todos, se trata de un ejemplo perfecto de la economía circular, en el que recuperamos y regeneramos productos y materiales al final de su vida útil para reutilizarlos una y otra vez.

¿Cuánto tiempo tardará la tecnología de reciclado químico en llegar a la producción a gran escala?

Somos conscientes de que esta tecnología debe ultimarse y ampliarse, pero se trata de un avance en la buena dirección. DEMETO tiene previsto validar su tecnología en los próximos años y poner a funcionar un reactor industrial en 2021.

Diría que tardaremos como mínimo cinco años en aplicar las tecnologías de reciclado químico a escala industrial, pero The Coca-Cola Company podría empezar a ver los beneficios antes. Esperamos comenzar a introducir este material reciclado en nuestra cadena de suministro y avanzar hacia nuestro objetivo del 50% de material reciclado en nuestras botellas PET en un plazo de cinco años.

Durante la implantación de la visión World Without Waste, ¿veremos más colaboraciones y noticias como esta de Coca-Cola?

¡Por supuesto! Los consumidores de todo el mundo esperan que empresas como la nuestra tomen la iniciativa para lograr un mundo sin residuos. Eso es lo que impulsa nuestra visión World Without Waste: diseñar, recoger y asociarnos para reciclar el equivalente al 100% de los envases que vendemos. Pero no podemos hacerlo solos. Queremos aliarnos con otros y formar parte de una solución global para garantizar el éxito de tecnologías químicas innovadoras como las desarrolladas por gr3n y otras empresas. La industria necesita soluciones que funcionen a distintas escalas y en distintas condiciones. Trabajaremos con ahínco para promover el desarrollo de diversas soluciones innovadoras que favorezcan la economía circular del PET y conviertan el problema mundial de los residuos de envases en cosas del pasado.

Este artículo es una traducción de la entrevista realizada a Maria Luisa Polli en Coca-Cola Journey Global