Ordenadores personales, tarjetas gráficas, soportes de gran capacidad como el DVD o el Blu-ray … Todos son avances tecnológicos impulsados por el mundo del videojuego que forman, hoy en día, parte inseparable de muchas industrias.

Precisamente mientras estaba jugando con su hijo a un videojuego de realidad aumentada, Michael Terrell, director of operational excellence de Coca-Cola Refreshments, se dio cuenta: “podemos usar esta tecnología en nuestras plantas embotelladoras”.

Toda la información a simple vista

La realidad aumentada se ha empezado a probar en varias fábricas de Coca-Cola en todo el mundo

Aunque suene parecido a la realidad virtual, la realidad aumentada es algo bastante diferente. La primera sustituye el mundo real por un mundo simulado por ordenador. La realidad aumentada, sin embargo, añade datos, imágenes o vídeos al mundo real mediante gafas o pantallas inteligentes. Seguimos viendo la realidad, pero con más información.

Así, Terrell, que trabaja aplicando nuevas tecnologías a la reducción de costes, la mejora de los controles de calidad y el aumento de la eficiencia en la cadena de suministro de Coca-Cola, vio las oportunidades. La realidad aumentada se puede utilizar para que los técnicos tengan acceso a toda la información de servicio y mantenimiento sin tener que apartar sus manos o desviar la mirada de las tareas que están llevando a cabo.

Así que dicho y hecho. A través de una colaboración con Pristine, una start-up de Austin, en Texas, Coca-Cola ya está probando la aplicación de la realidad aumentada en varias plantas embotelladoras. Un técnico equipado con unas gafas de realidad aumentada -seguro que todos recordamos las Google Glass- puede retransmitir, en tiempo real, lo que está viendo y escuchando a un experto situado en cualquier parte del mundo y con acceso a toda la información necesaria.

“La realidad aumentada es algo revolucionario. Solo hemos visto el principio de las aplicaciones que puede tener esta tecnología”.


Entre los dos, pueden enfrentarse a los problemas o incluso preverlos, así como almacenar gran cantidad de datos sobre las diferentes situaciones que se producen. Además, el técnico en la planta puede ver, en el cristal de las gafas, todo tipo de información y guías que le ayuden en su trabajo.

Menos viajes, más eficiencia

“Somos un equipo muy práctico”, señaló Terrell. “Nos gustaría poder estar en todas las instalaciones todos los días. Ahora ya podemos, al menos virtualmente”. Además, la tecnología aumentada está contribuyendo a reducir los costes de desplazamiento dentro de la compañía.

“Ya no necesitamos que el equipo de Alemania, donde tenemos el mayor proveedor de maquinaria, se desplace a donde está el problema”, dijo Helen Davis, VP of supply chain de Coca-Cola Refreshments. “Ahora pueden ver lo que nosotros estamos viendo, en tiempo real, y ayudarnos a diagnosticar y solucionar los problemas sin ni siquiera poner un pie en la planta. Esto nos permite operar virtualmente, sin las cargas que supone el tiempo o la distancia”.

Un técnico con gafas de realidad aumentada retransmite lo que está viendo y escuchando a un experto

 

Reconfigurar las máquinas de embotellado para los diferentes envases (por ejemplo, cambiar del embotellado de latas de 330 ml a botellas de vidrio de 250 ml) es un proceso complejo. Terrell y su equipo están utilizando la realidad aumentada para reducir el tiempo de inactividad durante estos cambios, impulsando la producción. En algunos cruceros, los técnicos de Coca-Cola también están utilizando la realidad aumentada para solucionar de forma remota cualquier incidencia con las máquinas dispensadoras Coca-Cola Freestyle.

Terrell, que todas las semanas recibe llamadas de plantas embotelladoras que quieren probar la tecnología, asegura que la realidad aumentada tiene “infinitas posibilidades” en el sistema de Coca-Cola.

“Esto es algo revolucionario”, concluye. “Solo hemos visto el principio de las aplicaciones que puede tener esta tecnología”.

Este artículo es una adaptación de Coca-Cola Journey Global