Cuando las mujeres y los hombres tienen igualdad de oportunidades y derechos, el crecimiento económico y el desarrollo social se aceleran. El PIB mundial se incrementaría en un 26% en 10 años si hubiera paridad de sexos en el ámbito laboral, según el McKinsey Global Institute.

En la actualidad, las mujeres todavía afrontan mayores barreras que los hombres en todos los aspectos de la vida -sociales, económicos y políticos- y, aunque en los últimos años ha habido indudables progresos, el ritmo de ese avance es aún demasiado lento. De seguir a la misma velocidad, necesitaríamos 170 años para conseguir un mundo en igualdad, según el informe Global Gender Gap de 2016 del Foro Económico Mundial.

España no es un caso aislado y los indicadores revelan que la desigualdad de género no se está paliando. Sigue quedando patente en los salarios, la creación de empresas, los puestos directivos, la conciliación laboral y familiar o en el reparto de los escaños en el Congreso.

"Apostar por el talento femenino y la diversidad nos lleva a una sociedad más inclusiva y enriquecedora. La mujer es motor de la economía e impulsar su empoderamiento es palanca de mejora de nuestro entorno", opina la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola, Ana Gascón. Precisamente para apoyar una de las asignaturas pendientes en materia de igualdad, el emprendimiento femenino, desde finales de 2016 y a través del proyecto GIRA Mujeres, Coca-Cola apoya la capacitación personal y profesional de miles de mujeres de ciudades y pueblos de prácticamente toda España. Más de 4.600 han participado en la primera edición del programa.

Analizando una serie de variables, trazamos una radiografía de la situación social, económica y política de la mujer en nuestro país.

Salarios

Los ingresos medios anuales de los hombres en 2015 fueron de 25.992,76 euros, mientras que los de las mujeres supusieron el 77,1% de esta cuantía, con 20.051,58 euros, revela la Encuesta Anual de Estructura Salarial de 2015 publicada en junio de 2017 por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta diferencia se reduce, apunta el INE, si se consideran situaciones similares respecto a variables como ocupación, tipo de jornada o contrato, entre otras.

En 2015, el número de mujeres que tuvo unos ingresos salariales menores o iguales al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) fue del 18,2%, frente al 7,4% de los hombres. En los salarios más altos, el 9,8% de los hombres obtuvo unos ingresos cinco veces superiores al SMI, frente al 5% de las mujeres.

Empleo y paro

Un informe elaborado por UGT con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, celebrado el pasado 8 de marzo, pone de manifiesto que las discriminaciones y desigualdades en el mercado laboral se dispararon durante la crisis y se han consolidado en la recuperación económica.

El estudio, realizado con datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2016, indica que cada vez hay menos mujeres activas, el 53,64% del total de mujeres en edad de trabajar, casi 11 puntos y medio menos que la tasa de actividad masculina, del 65,13%.

Además, en comparación con los hombres, hay 1.660.000 mujeres ocupadas menos, de forma que la tasa de empleo masculina se sitúa en el 53,33% (con más de 10 millones de hombres trabajando) y la femenina en el 42,17% (con algo más de 8,3 millones). Una brecha de género en la ocupación que desde 2013 no ha dejado de aumentar, pasando de 9,8 puntos de diferencia a 11,16 puntos.

No solo hay menos mujeres trabajando que hombres, sino que ellas tienen mayoritariamente los contratos a tiempo parcial, al contrario de lo que ocurre con los de tiempo completo, con una muy elevada presencia masculina. Así, hay 2.014.000 mujeres (72,17%) y 776.500 hombres (27,83%) trabajando a tiempo parcial, frente a los 9.224.300 hombres (59,32%) y 6.326.800 mujeres (40,68%) con un empleo a jornada completa.

Pero la brecha entre hombres y mujeres aumenta también en el desempleo. Entre 2009 y 2016, el paro femenino pasó del 18,13% al 21,38% (es decir, creció 3,25 puntos), como consecuencia de “la importante pérdida de empleo en sectores feminizados como el sector servicios”, destaca UGT. Para los hombres, el incremento de la tasa de paro no llegó al medio punto.

Emprendimiento

Como reflejo de la sociedad, el ecosistema emprendedor español también acusa las diferencias de género. Según el Informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM) España 2016, la actividad emprendedora en fase inicial registrada en nuestro país durante el año pasado supuso una participación del 5,2% de la población de 18 a 64 años y volvió a estar marcada por una mayor presencia masculina (55,7% frente al 44,3% de mujeres), “aunque la brecha de género en la propensión a emprender continuó estrechándose con respecto a años anteriores”.

La mujer “sigue siendo una asignatura pendiente" dentro del mundo del emprendimiento, según Spain Startup, organizador del South Summit, que acaba de presentar su Mapa del Emprendimiento 2017. En el último año, ha crecido ligeramente el número de proyectos liderados por una mujer, pasando del 17 al 18%, apunta este estudio, elaborado a partir de una muestra de 1.585 iniciativas de las 3.516 presentadas a la Startup Competition, que se celebrará en octubre próximo en Madrid. De ellas, el 47% son de origen español y un 53% internacional.

Pese a estar en clara minoría, los proyectos encabezados por mujeres fallan menos: únicamente el 27% fracasaron, frente al 59% de hombres. El motivo, según el informe, es que las mujeres son más conservadoras a la hora de controlar y gestionar los recursos de la startup.

Precisamente, en la empresa social las mujeres están encontrando un modelo más atractivo que el de la empresa tradicional. Es una de las conclusiones del estudio Mujeres con Impacto de 2016 elaborado por el Instituto de Innovación Social de ESADE con el apoyo de la Fundación EY y la Fundación Abertis. El documento constata que las mujeres “siguen encontrando más obstáculos que los varones a la hora de emprender”, lo que no es debido a su “falta de motivación o preparación”, sino a factores como “el acceso a la financiación, modelos de referencia-visibilidad de las emprendedoras y falta de redes de apoyo-network efectivo".

A juicio de la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola, uno de los principales obstáculos con que se topan las mujeres que quieren materializar su propia idea de negocio es "todo lo que tiene que ver con creer en sí mismas, con su capacitación personal. Y GIRA Mujeres de Coca-Cola incide mucho en eso, en empujarlas, insuflarles ilusión, hacerles ver que ellas pueden, darles confianza".  

De entre las 4.643 mujeres participantes en la primera edición del programa, en el módulo de emprendimiento destaca el grupo de 40 a 50 años, que representa el 50% de las participantes. De todas ellas, más de dos tercios habían cursado estudios superiores o formación profesional, y la inmensa mayoría se encontraba en situación de desempleo (80%), aunque un 17% ya contaba con experiencia empresarial.

GIRA Mujeres se enmarca en el proyecto 5by20, el compromiso global de Coca-Cola para facilitar la capacitación personal y profesional de cinco millones de mujeres en todo el mundo antes de 2020.

Puestos de dirección

El estudio Women in Business 2017 de Grant Thornton, que analiza la situación del liderazgo femenino en el mundo a partir de más de 5.530 entrevistas a directivos y directivas de 36 países (247 de ellas en España), revela que nuestro país avanza un punto en lo que se refiere a la presencia de mujeres en la dirección, al pasar del 26 al 27%, un incremento que los autores del informe ven poco significativo y constatan cierto estancamiento. Este dato coloca a España por encima de la media europea, que este año ha subido dos puntos, del 24% al 26%.

En los últimos 10 años (2007-2017), el número de mujeres directivas en España ha aumentado un total de 10 puntos (del 17% al 27%). Según Isabel Perea, socia de esta firma de servicios profesionales, "a este ritmo, la paridad efectiva entre hombres y mujeres en puestos de responsabilidad se conseguiría dentro de 20 años, en 2037”.

En lo que se refiere a los Consejos de Administración de las empresas del Ibex 35, 2017 arrancó con la presencia de 92 mujeres, una más que en 2016, lo que significa un incremento del 1,1%. No obstante, esto supone “una evidente ralentización" respecto al aumento del 13,75% de 2016, el 2,56% de subida en 2015, el 2,63% en 2014, el 15,15% en 2013... y así hasta el inicio de la década. Otro matiz que empaña esta mejoría es que, a febrero de 2017, una empresa no había incorporado a ninguna mujer en su consejo, con lo cual el récord histórico de 2016, cuando por primera vez todos los consejos tenían al menos una mujer, se vio interrumpido.

Educación

Las ingenierías y las ciencias han estado ocupadas mayoritariamente por hombres y, aunque en los últimos años las mujeres se han ido incorporando lentamente a estas disciplinas, su presencia sigue estando muy por debajo de la deseada. Así lo subraya el informe Panorama de la Educación 2017 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El estudio, a nivel mundial, expone que solo el 24% de los nuevos alumnos en ingeniería, producción industrial y construcción fueron mujeres en 2015 en nuestro país. La cifra se desploma hasta el 12% en las carreras sobre Tecnologías de la Información y la Comunicación, muy lejos del 19% de la media de la OCDE.

Esta organización internacional recuerda que los estudios superiores sobre Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) se consideran “claves”para el crecimiento económico y la innovación. Pero, al igual que en la mayoría de países de la OCDE, las españolas tienen poca presencia en los estudios de STEM y, en cambio, una “desproporcionada” en carreras relacionadas con el sector educativo (España, 79%; OCDE, 78%), así como en salud y bienestar (España, 72%; OCDE, 75%).

Cuidado de hijos y familiares

Volviendo al informe de UGT con los datos de la Encuesta de Población Activa de 2016, este arroja que casi el 98% de los permisos de maternidad son disfrutados únicamente por la madre y solo un 2,04% de padres lo comparten con sus parejas.

Las excedencias (no retribuidas) por cuidado familiar son casi exclusivamente para las mujeres. De hecho, las concedidas para el cuidado de hijos e hijas son disfrutadas por el 93,33% de las mujeres, frente a un 6,67% de hombres. En el caso de excedencias para atender a otros familiares, la presencia de mujeres se reduce ligeramente al 84,58% y la de los hombres se incrementa hasta el 15,42%.

Tareas domésticas

En el reparto de las tareas en el hogar se aprecia también una clara diferencia entre hombres y mujeres, en detrimento de estas últimas. Así, según el INE, las mujeres dedican un promedio de 1 hora y 57 minutos diarios más al conjunto de actividades de hogar y familia que los hombres. El 91,9% de las mujeres (de 10 y más años) realizan tareas domésticas y se ocupan del cuidado de niños, ancianos y personas dependientes durante 4 horas y 29 minutos diarios, frente al 74,7% de los hombres, que invierten una media de 2 horas y 32 minutos.

Atendiendo a la situación laboral, las mujeres ocupadas dedican 3 horas y 46 minutos diarios a las actividades de hogar y familia, y 2 horas y 21 minutos los hombres.

Política

"En España, donde la ley electoral exige el ‘equilibrio de género’, a las mujeres les resultó difícil superar el objetivo del 40%” en 2016, subraya el último informe de la Unión Interparlamentaria (UPI), que apunta que se ha producido un pequeño descenso (-0,9 puntos en el Congreso) respecto del máximo histórico de mujeres registrado en el año anterior.

Actualmente, el 39,1% de los diputados españoles son mujeres, un total de 137 de los 350 escaños disponibles en la Cámara Baja.