La economía circular es un nuevo modelo productivo sostenible que nace como contraposición del modelo actual: la economía lineal.

En el modelo productivo tradicional, las materias primas se convierten en productos que se desechan tras su uso. Por ejemplo: un árbol se convierte en madera para un mueble, y este acaba en el vertedero cuando se rompe o nos cansamos de él. Es un modelo insostenible a medio plazo, pues los rescursos naturales se agotan y los residuos se acumulan en el medio ambiente. 

En cambio, la economía circular es un modelo sostenible que implica a toda la cadena de valor. Así, las materias primas se obtienen de manera responsable; los productos se fabrican con criterios de codiseño para facilitar su reciclaje y minimizar el uso de materias primas, agua y energía; se utilizan sistemas de logística y transporte más eficientes y menos contaminantes; y, sobre todo, tras finalizar su vida útil, los productos se recuperan gracias al reciclaje y se reutilizan como materia prima, cerrando el círculo. 

Un buen ejemplo de ello serían las botellas PET de Coca-Cola en España. En su fabricación se utiliza de media un 25% de PET reciclado -y se ha comprometido a alcanzar el 50% para 2022-, y algunas marcas utilizan la tecnología Plant Bottle, en la que el 30% del plástico se obtiene de fuentes orgánicas, como subproductos agrícolas.

Además, se trabaja constantemente para reducir su peso -desde 2010, se han aligerado las botellas hasta un 35%- y en mejorar su diseño y el de las etiquetas para hacer más sencillo su reciclaje. Tras su uso, y gracias a la recogida selectiva de residuos, estas botellas se pueden reciclar y el material reincoporarse al proceso productivo como materia prima para nuevas botellas.

La economía circular, el futuro

En un mundo en el que transformamos recursos naturales en residuos cada vez más rapido, la economía circular se postula como la alternativa para un futuro sostenible.

Un futuro del que Coca-Cola quiere ser parte, y lo hace centrando sus esfuerzos en cuatro áreas principales: trabajando con proveedores sostenibles, innovando en ecodiseño y fabricación más eficiente, reduciendo el impacto de la distribución e impulsando una recogida y reciclaje más efectivos.