Para muchas industrias, el agua es una materia prima fundamental y, por supuesto, para Coca-Cola también lo es. Pero el agua es también un recurso natural muy valioso que debe ser conservado. Por eso, Coca-Cola se toma muy en serio su uso eficiente y se ha propuesto devolver a la naturaleza el 100% del agua contenida en sus bebidas. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo.

El agua, parte fundamental de Coca-Cola

Aproximadamente, el 90% de una Coca-Cola es agua, lo que la convierte en el ingrediente principal de la bebida. Además del agua que se mezcla con el jarabe para crear la bebida, hay que tener en cuenta que también se utiliza agua en el proceso de fabricación. En 2004, la compañía empleaba 2,18 litros de agua por cada litro de bebida que fabricaba, incluida el agua contenida en la botella. Hoy, se ha reducido ese ratio a 1,86 litros, mejorando la eficiencia en el uso del agua en un 26% desde 2004 y un 16% desde 2010. El objetivo es alcanzar el 25% en 2020 con respecto al dato de 2010.

Pero, aparte del agua que lleva la propia bebida, ¿en qué se emplea el agua?

En primer lugar, sirve para lavar los envases. Las botellas de vidrio de los bares, cafeterías y hoteles son retornables, por lo que pueden usarse decenas de veces. Para ello, por supuesto, hay que dejarlas completamente limpias. Esto se realiza en grandes máquinas llamadas lavadoras de botellas, donde agua a alta temperatura y detergente las dejan aptas para ser rellenadas. Eso sí, todas pasan primero por una inspección electrónica para asegurarse de que han quedado perfectamente higienizadas. Estas lavadoras enormes y muy costosas fueron diseñadas hace años, así que se han hecho algunos ajustes, como por ejemplo en los inyectores, para lograr rebajar el consumo de agua de manera significativa.

La nueva botella Contour de Coca-Cola
En los últimos años la compañía ha mejorado notablemente la eficiencia en el uso del agua en el proceso de fabricación de sus bebidas.

Pero los envases no rellenables, como las latas o botellas PET, también se lavan antes de llenarse, aunque este proceso necesita mucha menos agua. De hecho, las botellas PET se soplan en la propia planta, sustituyendo el consumo de agua por el de aire para limpiarlas, mientras que las preformas vienen limpias del proveedor. No obstante, sí se enjuagan y, como el agua utilizada en este procedimiento sigue teniendo una buena calidad, con un pequeño tratamiento se vuelve a usar en otros procesos.

Precisamente, la reutilización del agua, junto con la mejora de los procesos de lavado de los envases, son las dos principales vías que utiliza Coca-Cola para reducir el consumo de agua en la producción de las bebidas.

También se utiliza agua para los procesos de pasteurizado que algunas bebidas, como los zumos, Aquarius o Nestea, requieren. En este caso, se emplea a altas temperaturas para garantizar la calidad de la bebida.

Por otra parte, las plantas de Coca-Cola usan el agua para otras labores de higiene, como la limpieza de las líneas de envasado y de las salas donde se producen los jarabes. Al ser una industria alimentaria, este proceso debe ser absolutamente higiénico y está estrictamente controlado.

¿De dónde proviene el agua que consume Coca-Cola?

El agua de las plantas de Coca-Cola procede generalmente de la red pública municipal de agua potable. Solo algunas plantas la obtienen también de acuíferos. Eso sí, en todas ellas el agua es tratada para garantizar la misma calidad y características físico-químicas.

En cuanto al agua mineral Aquabona, esta nace en cuatro manantiales: Santolín (Burgos), Fuenmayor (Teruel), Peña Umbría (Valencia) y Fontoira (Lugo), cuyas aguas presentan una composición similar, pues son de mineralización débil y con un bajo contenido en sodio. El manantial del que procede el agua de cada botella está claramente indicado en la etiqueta.

Coca-Cola y el agua
El agua mineral Aquabona procede de cuatro manantiales situados en diferentes puntos de España.

Coca-Cola da mucha importancia a proteger estos acuíferos, y dispone de programas hidrogeológicos completos destinados a preservar el propio manantial, asegurar su regeneración y, al mismo tiempo, garantizar la calidad del agua que envasa.

El compromiso de Coca-Cola con el agua

Como veíamos antes, en la actualidad Coca-Cola emplea 1,86 litros de agua para producir un litro de bebida. De ellos, un litro va en la bebida como ingrediente y el otro 0,86 se utiliza en los procesos de limpieza de los envases y mantenimiento de las plantas. Pues bien, Coca-Cola se propuso en 2010 devolver a la naturaleza y las comunidades en las que opera el 100% del agua contenida en sus bebidas para 2020.

En 2015, cinco años antes de lo previsto, la compañía logró cumplir esta meta a nivel global, convirtiéndose en la primera empresa de la lista Fortune en alcanzar un objetivo de reabastecimiento de agua tan relevante. A nivel local, en 2016 Coca-Cola Iberia devolvió a la naturaleza 3.051 millones de litros de agua, el 95% del agua contenida en las bebidas comercializadas en España y Portugal.

Pero, ¿cómo logra reponer cada gota de agua que va en los envases? Lo hace a través de diferentes actuaciones y proyectos medioambientales en colaboración con ONG, universidades, institutos tecnológicos, organismos públicos y otros agentes expertos en la conservación del agua. Actualmente, en España, la compañía desarrolla seis proyectos para proteger entornos de gran valor ecológico. Son estos:

10.000 plantas para crear un filtro verde y mejorar el agua de la Albufera de Valencia

El Tancat de la Pipa, un filtro verde para mejorar el agua de la Albufera de Valencia
Imagen aérea del sistema de filtros verdes en el Tancat de la Pipa, en pleno corazón del Parque Natural de la Albufera de Valencia. Foto: SEO/Birdlife

Con el esfuerzo conjunto de administración, universidades, ONG y Coca-Cola, se ha logrado que un humedal creado artificialmente a partir de unos antiguos campos de arroz, el llamado Tancat de la Pipa, sea capaz de actuar como depuradora natural del agua eutrofizada que entra a la laguna del Parque Natural de la Albufera de Valencia y, en última instancia, al mar Mediterráneo.

Desde que se sumara a este reto en 2013, y hasta 2016, Coca-Cola ha contribuido, mediante la plantación de más de 10.000 ejemplares de siete especies de plantas acuáticas, al tratamiento de 1.530 millones de litros de agua de los 3.000 que circulan anualmente por el Tancat de la Pipa.

Restaurando la desembocadura del río Guadalhorce en Málaga

La desembocadura del Guadalhorce fue declarada Paraje Natural en 1989
Restaurando la desembocadura del río Guadalhorce en MálagaLa desembocadura del Guadalhorce fue declarada Paraje Natural en 1989. Foto: Wikimedia Commons

Este proyecto en la desembocadura del río Guadalhorce (Málaga), declarada Paraje Natural en 1989, aprovecha aguas residuales depuradas para restaurar los humedales que, desde hace años, son el hogar de aves migratorias en su camino hacia África, así como para fomentar la biodiversidad en la zona. El objetivo es hacer llegar gradualmente hasta los humedales un total de 650 millones de litros de agua en tres años.

Un nuevo sistema de reforestación para proteger el agua en los montes de Teruel

El proyecto 'Plantando agua' de Coca-Cola
Imagen del monte reforestado tras el incendio de 2009. Foto: ECODES

Esta iniciativa consiste en la reforestación controlada de un monte devastado por el fuego en la zona de las Cuencas Mineras de Teruel para asegurar el suministro de agua y proteger ríos y acuíferos. Parte de la premisa de que la vegetación influye en la disponibilidad de agua y, cuanto más densa es la cobertura forestal, más agua consume dicho bosque, por lo que hay que manejar la vegetación.

A finales de 2016, esta innovadora forma de gestionar la tierra había conseguido recuperar 471,9 millones de litros de agua. Hasta finales de 2017 se prevé recuperar otros 471,9 millones; 629,2 en 2018 -año en el que finaliza el proyecto-; y, con un mantenimiento adecuado, cantidades similares en los años sucesivos.

Un corredor verde para reconectar el entorno del río Besós en Barcelona

La laguna de Can Fenosa
La laguna de Can Fenosa. Foto: Acció Natura

Coca-Cola trabaja desde hace años en Cataluña manteniendo el nivel de agua de la Laguna de Can Fenosa, lo que ha permitido recuperar especies acuáticas y la fauna avícola. Cada día, unos 80.000 litros de agua depurada son enviados a la laguna desde la planta de Coca-Cola situada entre Martorelles y Montornès del Vallés. En total, en 2016 fueron algo más de 8,1 millones de litros de agua.

Además, se ha construido un corredor verde que une dos ambientes antes separados: la fauna y la flora del parque de la Serralada de la Marina, en la sierra Litoral, con el río Besós, lo que permite el movimiento de un amplio abanico de especies animales, desde pequeños invertebrados hasta grandes mamíferos.

'Misión Posible': tecnología para enseñar a salvar las Tablas de Daimiel

'Misión Posible': tecnología para enseñar a salvar las Tablas de Daimiel
El acuífero que nutre las Tablas de Daimiel es una inmensa bolsa de agua de más de 5.500 kilómetros cuadrados. Foto: Pablo García Armentano

Coca-Cola y WWF trabajan desde 2012 con comunidades de regantes del acuífero 23 de La Mancha -que permite formaciones de alto valor ecológico como las Tablas de Daimiel y se encuentra sobreexplotado- para que mejoren sus técnicas de riego. Concretamente, les ofrecen tres herramientas gratuitas de asesoramiento que les permiten ahorrar agua sin que sus cosechas pierdan calidad, a la vez que aseguran el futuro de los humedales.

Tras la implantación gradual de las tres herramientas, en 2016 se logró reducir el consumo de agua en 1.161 millones de litros. En los próximos años, se estima que, por sí mismas, las cooperativas y comunidades de regantes mantendrán alrededor del 75% del ahorro (unos 870 millones de litros).

Acuíferos de Castellón: agua para restaurar el equilibrio de La Vall d'Uxó

Acuíferos de Castellon es un proyecto de Coca-Cola para devolver el agua a la naturaleza
El uso intensivo de los acuíferos para el regadío llevó a una situación insostenible a La Vall d'Uxó en 2012.

Este proyecto en La Vall d'Uxó, en Castellón de la Plana, ha conseguido la regeneración de un acuífero sobreexplotado y salinizado por intrusión marina mediante la recarga artificial de más de 500 millones de litros de agua, una cifra similar al consumo anual de la planta de Coca-Cola de Valencia. La consecuencia directa ha sido mejorar la disponibilidad de agua dulce para consumo agrícola en una zona que agrupa a unas 4.000 familias de agricultores.

Mientras que a través de estos seis proyectos es como Coca-Cola repone la cantidad de agua contenida en sus bebidas, la parte del agua utilizada para higiene y mantenimiento (los 0,86 litros por cada litro de bebida) se devuelve directamente después de depurarla.

En algunos casos, se conduce a depuradoras municipales, donde se junta con el resto del agua consumida por la localidad y se limpia para devolverla a un río o al mar. En otros casos, se vierte directamente a un cauce natural. En este caso, el agua, además de depurarse, se trata para garantizar que pueda albergar vida acuática y sea totalmente seguro mezclarla con el resto del torrente natural.