En mayo de 2018 Coca-Cola en España, como parte de su compromiso medioambiental en materia de envases, ponía en marcha el proyecto Mares Circulares para abordar el problema de los residuos marinos de forma transversal, sobre la base de la economía circular y con todos los actores implicados.

Más de 170 ONG ambientales y organismos públicos y privados, junto a un comité asesor de expertos, se unían al ambicioso reto de recoger residuos de costas y mares, clasificarlos y reintegrarlos en la cadena de valor empresarial. Pero también al de sensibilizar a la población sobre la necesidad de reciclar y al de buscar soluciones -desde el ámbito académico y empresarial- a la contaminación de los océanos.

Un año después, Coca-Cola en España presenta los resultados de estos primeros esfuerzos conjuntos para hacer del mundo un lugar más sostenible.

Acometer lo urgente: limpiar costas, reservas y fondos marinos

Entre mayo y diciembre de 2018, Mares Circulares se desarrolló estructurando su intervención sobre tres grandes pilares. “Lo primero fue ocuparnos de lo más urgente: retirar los residuos de los lugares donde no los queríamos encontrar, es decir, de playas y entornos acuáticos”, explica la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola en España, Ana Gascón. Así, con la ayuda de 5.000 voluntarios y el trabajo de la Fundación Ecomar y la Asociación Chelonia, entre otras entidades participantes, se limpiaron 82 playas -76 de España y 6 de Portugal-.

Mares Circulares, por un mundo sin residuos
Limpieza de la playa Puerta del Mar de Almuñécar (Granada) organizada por la Asociación Chelonia. Foto: Gogo Lobato

En total, se recogieron 26.171 kilos de residuos en las 2.252 hectáreas intervenidas, la mayoría elementos plásticos relacionados con la pesca (sogas, redes, sedales...) y la agricultura (tuberías de riego, láminas y plásticos de invernadero, etc.).

Mares Circulares también contribuyó a la conservación de las reservas marinas. Concretamente de 10 de España - dependientes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación- y de un entorno natural en Portugal: el Área Marina Protegida Isla de San Miguel. En conjunto, se recuperaron 8.364 kilos de residuos de procedencia muy diversa.

Contra los residuos marinos
70 barcos de 12 puertos de España y Portugal extrajeron 6.743 kilos de basura de los fondos marinos, sobre todo plásticos. Foto: iStock / Velvetfish

Los fondos marinos tampoco escapan a la contaminación y, gracias a 70 barcos de cofradías pesqueras de 12 puertos de España y Portugal, se extrajeron 6.743 kilos de residuos marinos directamente de las profundidades, en su mayoría plásticos. A lo largo de varios meses, las embarcaciones fueron recuperando los residuos que quedaban atrapados en sus redes durante la pesca y los fueron almacenando en los contenedores facilitados por la Asociación Vertidos Cero, a cargo de ellos tras los desembarcos.

Acometer lo importante: sensibilizar y formar sobre la necesidad de reciclar

Mares Circulares, generando una cultura del reciclaje
Labores de concienciación ambiental en Punta Umbría (Huelva) a cargo de la Fundación Ecomar. Foto: Gogo Lobato / Azul Media

“No se trata solo de realizar una acción puntual de recogida masiva de residuos, sino de que estos nunca se conviertan en tales, generando una cultura del reciclaje, sobre todo entre las generaciones más jóvenes”, subraya Gascón. Con este objetivo, se instaló una jaima sostenible en 12 de las playas más concurridas de España y Portugal durante julio y agosto.

Allí, se repartieron materiales formativos y se celebraron talleres de reciclaje y economía circular para los más pequeños, mientras un reciclómetro instalado junto a un gran contenedor contabilizaba los envases de plástico PET que el público iba depositando tras su uso.

Las 5.628 personas que visitaron la jaima tuvieron la oportunidad de conocer los diferentes productos de uso común que se pueden fabricar a partir de envases de PET, como zapatillas deportivas, bañadores e incluso sillas.

Unas labores de sensibilización y formación sobre la importancia de cuidar el medio ambiente que se extendieron a otros 9.736 jóvenes y 2.541 adultos a través de una serie de acciones en 23 municipios españoles y portugueses, y en cinco fábricas de Coca-Cola en España.

Una mirada hacia el futuro

La economía circular promueve la gestión de los residuos a través de las tres erres -reducir, reciclar y reutilizar-, y en esta primera edición Mares Circulares ha seguido enteramente esta lógica. "Tras la recogida de los residuos de playas y entornos acuáticos, estos se han segregado y categorizado para su posterior reciclaje y valorización", detalla la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola en España. "En el caso del plástico PET, queremos incorporarlo en 2019 a la cadena de valor de nuestro negocio. ¿Cómo? Transformándolo en hilo o pellets con los que producir artículos de merchandising como, por ejemplo, bolsas de tela, dando una segunda vida a los envases".

Nuevas soluciones para reducir la basura marina
Mares Circulares pone a disposición de los expertos los datos obtenidos de la recogida de residuos en zonas costeras y fondos marinos para que avancen en el conocimiento del impacto de la contaminación de los océanos y surjan nuevas soluciones a esta problemática. Foto: iStock / Stefan Jacobson.

Además, Mares Circulares ha permitido recoger datos científicos sobre los residuos marinos al aplicar, en la retirada y gestión de los residuos, la metodología estandarizada e internacionalmente aceptada de los Convenios de Barcelona y OSPAR para la protección del mar. Así, esa información, a disposición de los expertos en bases de datos públicas, les permitirá avanzar en el conocimiento del impacto de la contaminación de los océanos.

De hecho, el proyecto ha respaldado tres investigaciones sobre la materia dirigidas por equipos de la Universidad de Valencia, la Universidad San Pablo CEU y la Universidad de Cádiz

"Mares Circulares es una iniciativa transparente de base científica para que todos los datos recabados de acuerdo a sistemas homologados nutran la mirada hacia el futuro de los investigadores y, entre todos, podamos llegar a soluciones", apunta Gascón.

Reducir el impacto ambiental de la basura marina
Luis Gonzalo Egea (primero por la derecha), junto a Fernando G. Brun y Rocío Jiménez-Ramos, otros integrantes del grupo de investigación Estructura y Dinámica de los Ecosistemas Acuáticos (EDEA) de la Universidad de Cádiz. Su proyecto PlasticFam ha ganado la primera edición del concurso Mares Circulares. Foto: Grupo de investigación EDEA de la Universidad de Cádiz

En esa búsqueda, tan importante como los avances científicos es la creación de un tejido empresarial que ayude a mitigar esta problemática. Así, en el marco de Mares Circulares y de la mano de la Asociación Chelonia, en verano se celebró la primera edición del concurso Mares Circulares para impulsar aquellas iniciativas empresariales que aporten innovaciones. El proyecto ganador fue PlasticFam, presentado por el investigador Luis Gonzalo Egea, que propone usar la propia naturaleza para la recogida de residuos marinos. Concretamente, las praderas de fanerógamas marinas de la Bahía de Cádiz, que actuarían como barrera natural tanto para el macro como el microplástico en las costas.

Descubre el desempeño de Mares Circulares 2018 en este documento

Con un enfoque global e inclusivo -interviniendo sobre el terreno, sensibilizando y formando a la ciudadanía, y buscando soluciones con la implicación de todas las partes-, el primer año de Mares Circulares ha sido un año de logros. Y es solo el comienzo. “Este proyecto de alianzas está vivo y en evolución”, asegura la responsable de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola en España. “Ya estamos preparando la segunda edición porque Mares Circulares tiene vocación de continuidad. Hay que seguir trabajando en el marco de la economía circular para garantizar la sostenibilidad futura de nuestros mares”.

Proyecto cofinanciado por The Coca-Cola Foundation