Cuando los empleados de Coca-Cola en España buscan algún dato especial o curiosidad sobre la historia del negocio en nuestro país, siempre hay una voz que dice: “Pregunta a Pilar Invarato”. La actual Stakeholder Engagement & Hospitality Project Manager de Coca-Cola Iberia forma parte de ese privilegiado grupo de trabajadores que son la memoria viva de Coca-Cola en España.

Y es que hace 31 años -el 2 de febrero de 1987- que Pilar se incorporó a las oficinas de la antigua sede madrileña en Josefa Valcárcel. “Tenía 22 años y me convertí en la empleada más joven. “¿De quién eres niña?’, me preguntaban al verme. ‘No, si trabajo aquí’, les decía”, rememora.

Los tiempos del teléfono y el fax

Las personas, en el centro
Pilar Invarato comenzó a trabajar en Coca-Cola en España en 1987, con 22 años. Foto: Marta Ortiz 

Su primer cometido fue ayudar en el departamento de Promociones. “De aquella primera época recuerdo especialmente tres promociones: Fanta Disney, con la que podías ganar un viaje a Disneyland Park en California; Fanta Patrol, en la que se sorteaban viajes a Marruecos, y la que regalaba entradas de cine para ver Superman”.

Entonces no había ordenadores, ni internet ni smartphones y todo se hacía por teléfono desde despachos plagados de papel. “Llamaba uno a uno a los ganadores, y muchas veces no se lo creían, pensaban que era mentira, así que acababa mandándoles un burofax”, cuenta.

El merchandising de Coca-Cola en España le debe mucho. “Para repartir bolígrafos, mochilas, camisetas, toallas de playa, etcétera, necesitábamos la autorización de la sede central de The Coca-Cola Company en Atlanta. Así que ahí estaba yo, desde el único fax que había, mandando los diseños dibujados en folios, con indicaciones del tipo: ‘Esto iría en white’, esto otro en ‘red’. Cada vez que lo hacía, ocupaba el fax durante media hora”.

Del área de Promociones pasó a gestionar los proyectos educativos de la Fundación Coca-Cola, como el Concurso Coca-Cola Jóvenes Talentos de Relato Corto, el certamen literario más longevo de España, o los Premios “Buero” de Teatro Joven Coca-Cola, que ya van por su 15ª edición y suponen el mayor movimiento de teatro juvenil de todo el país.

“Al tratarse de proyectos a nivel nacional y contar con varias fases -provincial, autonómica y estatal-, tuve la oportunidad de recorrer España cuando se organizaban, asistiendo a las pruebas y a las galas, manteniendo una relación muy estrecha con el embotellador, comprobando el arraigo local de Coca-Cola y cómo se vivían estas iniciativas de manera diferente según la autonomía”, evoca con emoción. “Todavía hay algún ex participante en el concurso de redacción que me felicita por Navidad”.

Creadora de experiencias

Creadora de experiencias
Pilar Invarato, con una antigua botella de Coca-Cola de hace casi medio siglo que guarda en su casa y que le regaló su primer jefe. Foto: Marta Ortiz 

En 2007, Pilar dio el salto al área de organización de eventos -que ella prefiere llamar “experiencias”- y desde hace tres años es Stakeholder Engagement & Hospitality Project Manager de Coca-Cola Iberia. Su objetivo es que “cualquier grupo de interés de Coca-Cola en España -empleados, clientes, proveedores, etc.- se sienta bien, cuidado, especial cuando asista a nuestros actos, sorprendiéndoles, mimando los detalles, desde la luz hasta el catering o el obsequio final. La verdad es que el nivel de exigencia es muy alto”.

Las personas siempre están en el centro, son lo principal. Pero no solo en mi área, sino en toda The Coca-Cola Company, que lleva más de 130 años escuchando a los consumidores para ofrecerles lo que necesitan y desean”, dice Pilar, quien ha conocido a todos los presidentes de Coca-Cola en España, que contaba con cuatro marcas cuando llegó en 1987 y ahora tiene 18 dentro de su estrategia para convertirse en una Compañía Total de Bebidas.

De entre esos grupos de interés a los que Pilar trata de impresionar con cada experiencia que organiza, el más especial es el de los empleados, según reconoce, a los que lleva años preparando las famosas fiesta de Navidad o el entrañable encuentro anual con los trabajadores jubilados. “Son momentos inigualables, mágicos”.

Tratar a los demás como a uno le gustaría que le trataran

Entrevista a Pilar Invarato
Pilar Invarato destaca las oportunidades que ofrece Coca-Cola en España de crecer profesionalmente. Foto: Marta Ortiz

31 años en una organización son muchos, y Pilar achaca el hecho de mantenerse tanto tiempo “a las oportunidades que te da Coca-Cola en España de crecer profesionalmente, equivocarte y rectificar”, y a su actitud. “Se trata de amar Coca-Cola, ilusionarte cada día con las pequeñas cosas de tu trabajo, tener capacidad de aceptar los cambios, tratar a los demás como te gustaría que te trataran a ti y, cuando las cosas no van bien, pensar que es porque algo mejor va a venir”.

Nunca se ha planteado explorar otros destinos profesionales, cómoda como se siente en una empresa que ha ido ganando con el tiempo en flexibilidad horaria en aras de una mayor conciliación y en presencia femenina, y generando un clima laboral cada vez más horizontal y colaborativo.

“¿Quién nos va a organizar las fiestas cuando tú no estés?”, le han preguntado ya muchos. Ella sonríe. “Vendrán otros que lo harán igual o mejor”, contesta. No es fácil. Testigos mudos de su gran dedicación y larga trayectoria son los cajones de su espacio de trabajo, con auténticas joyas que a veces ambientan las fiestas a empleados: bolígrafos, llaveros, discos o cuadros antiguos de Coca-Cola que no se pueden colgar en las nuevas oficinas porque no hay paredes ni despachos.