Existe una media consensuada según la cual solo se necesitan siete segundos para formarse un juicio sobre el otro a partir únicamente de su apariencia. Pero, ¿y si uno no lo viera? ¿pensaría lo mismo solo con escucharle hablar? Esto es, precisamente, lo que quiso comprobar Coca-Cola en Oriente Próximo con la cinta Dark Iftar, parte de su campaña antiprejuicios con motivo del Ramadán de 2015.

En la grabación, de tres minutos de duración, un grupo de seis hombres se sienta en torno a una mesa durante el Iftar, la comida nocturna con la que se rompe el ayuno diario durante el mes del Ramadán. En la más absoluta oscuridad, se les pide que hablen sobre sus aficiones e inquietudes y comenten qué imagen externa se les va viniendo a la cabeza de cada uno en función de lo que van contando.

Las luces finalmente se encienden y cada miembro del grupo se sorprende al descubrir que sus impresiones eran completamente erróneas. Entre ellos se encontraban un experto en ciencias del comportamiento humano cubierto de tatuajes, un occidental que habla con fluidez el árabe y con un interés profundo por esa cultura y un paracaidista entusiasta en silla de ruedas.

El experimento demostró que es imposible adivinar la apariencia de alguien basándose solo en sus intereses, del mismo modo que podría llevar a equívoco pensar que alguien es de una determinada manera únicamente por la imagen que proyecta, animando así a derribar estereotipos.

La campaña supuso el lanzamiento de una edición limitada de latas de Coca-Cola en cuyo frontal podía verse la famosa “curva dinámica” de color blanco sobre fondo rojo, sin la palabra Coca-Cola. Volteando el envase, se leía: "Las etiquetas son para las latas, no para las personas".

La cinta recibió el prestigioso premio europeo Golden Sabre en octubre de 2016, ayudando a extender este poderoso mensaje antiprejuicios. También obtuvo uno de los Dubai Lynx Awards, que distinguen la mejor publicidad del norte de África y Oriente Próximo, y un León de Oro en el Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions.

"Nos sentimos enormemente felices al ver que esta campaña trasciende la región y viaja por todo el mundo", dijo Murat Ozgel, General Manager de Coca-Cola en Oriente Próximo.

Este artículo es una adaptación del publicado en Coca-Cola Journey Reino Unido