Los estudios científicos “Gestión inteligente de residuos PET”, dirigido por Giovanni Rizzi; “Estudio del contenido de plásticos en la ictiofauna aragonesa”,  dirigido por la Dra. Mayte Pozo Hernández; y “Reciclando, reusando y reduciendo: estrategias químicas, biológicas y energéticas para la sostenibilidad en el ciclo integral del agua”, dirigido por la Dra. María de los Ángeles Martín Santos, han resultado ganadores del concurso “Mares Circulares” de Coca-Cola, que promueve la realización de estudios científicos en el ámbito de la gestión de los espacios naturales marinos y fluviales, el reciclaje y la economía circular.  Además la iniciativa “Biomares”, de la empresa gallega Ecoplas Barbanza, ha sido seleccionada como mejor start-up. 

Estudios científicos innovadores

El proyecto “Gestión inteligente de residuos PET”, dirigido por Giovanni Rizzi,  del Madrid Internet of Things Institute (MIOTI), tiene como objetivo promover el uso de contenedores inteligentes únicamente para plástico PET en playas alejadas de los centros urbanos, mediante innovaciones tecnológicas que permitan una gestión más eficiente de este tipo de residuos. Esta iniciativa también prevé el uso de sensores que faciliten la recogida de datos que ayuden a optimizar los recursos y promover campañas de sensibilización con un mínimo impacto ambiental.

“Estudio del Contenido de plástico en la ictiofauna aragonesa”, dirigido por la Dra. Mayte Pozo Hernández, del Departamento de Educación e Investigación del Acuario de Zaragoza, se centra en el estudio de la posible presencia de microplásticos en la ictiofauna dulceacuícula aragonesa.  Los plásticos no se biodegradan sino que se van fragmentando por la acción de la luz, el calor, etcétera, en pequeñas partículas que pueden ser ingeridos por los seres vivos.

Por último, “Reciclando, reusando y reduciendo: estrategias químicas, biológicas y energéticas para la sostenibilidad en el ciclo integral del agua”, dirigido por la Dra. María de los Ángeles Martín Santos, del Departamento de Química Inorgánica e Ingeniería Química de la Universidad de Córdoba, pretende reducir y reciclar dos subproductos de las EDAR (Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales) mediante el uso de biofiltros para eliminar compuestos orgánicos volátiles y malos olores y lodos excedentes. Mediante técnicas de evaluación química y biológica, se propone determinar la microbiota de los biofltros para mejorar su eficacia y vida útil.

‘Biomares’, premio a la mejor start-up

El proyecto “Biomares”, promovido por la empresa gallega Ecoplas Barbanza, ganadora en la categoría de start-up, propone una solución para sustituir la utilización de materiales plásticos derivados del petróleo por materiales biodegradables y compostables en la fabricación de envases utilizados en el entorno marino. De esta manera, es posible que productos como marisco, pescados o crustáceos dispongan de envases elaborados con biopolímeros biodegradable de características similares al del plástico convencional.

Destacados expertos como jurado del Concurso Mares Circulares 2019

El jurado que ha evaluado las candidaturas recibidas en esta segunda edición de “Mares Circulares” ha estado formado por cuatro representantes de universidades y entidades públicas o privadas de España y Portugal. Todos ellos cuentan con una reconocida experiencia en la temática del premio y han analizado la calidad de las propuestas siguiendo criterios técnicos, sociales, ambientales y de integración en la economía circular.

Así, este jurado ha estado formado por Ana García Moreno, profesora de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Complutense de Madrid; Mario Verde Pereira, profesor auxiliar del Departamento de Biología de la Universidad de Aveiro, (Portugal); Elena Bulmer Santana, profesora de EAE Business School de Madrid y Ana Elena Ahuir Baraja, profesora de la Facultad de Veterinaria Universidad CEU Cardenal Herrera.

El  jurado, experto en biología y medio ambiente, ha destacado las aportaciones innovadoras de ambas iniciativas en la conservación del medio marino, así como la reducción de basura plástica y la sensibilización social que impulsan. Como ganadoras del concurso, organizado junto con la Asociación Chelonia y co-financiado por The Coca-Cola Foundation, dentro del proyecto ‘Mares Circulares’ estas iniciativas recibirán un capital semilla de 5.400 euros, para la categoría de estudios científicos, y de 5.000 euros para la de ‘start –ups’, con el propósito de que ambas puedan seguir trabajando en el desarrollo de las mismas de manera que puedan contribuir a la reducción y recuperación de materiales plásticos.

Carmen Gómez-Acebo, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia, ha subrayado que ‘Mares Circulares’ es más que un proyecto de recolección y gestión de residuos. Se trata de un programa que integra en la cadena de valor de Coca-Cola estos envases desechados en primera instancia para alargar su vida útil y minimizar así el impacto medioambiental. Gracias a proyectos como “Gestión inteligente de residuos PET” y “Biomares” sabemos que el objetivo de residuos cero es posible”.

Ana Gascón, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia, ha indicado que “en Coca-Cola tenemos la responsabilidad de concienciar y sensibilizar sobre la importancia de ser respetuosos con el medioambiente. Por eso estamos enfocados en liderar esta causa con la promoción de este tipo de iniciativas, en la que nos comprometemos, en colaboración con socios locales y nacionales, a recoger el 100% de los envases que producimos para que ninguno de ellos se convierta en residuo y no acaben en los océanos. Esa es la principal razón de ser de ‘Mares Circulares’, así como la promoción del emprendimiento, la innovación y la investigación para reducir el impacto de los residuos sólidos en mares”. 

Por su parte, Manuel Merchán, presidente de Asociación Chelonia, ha expresado su satisfacción con la acogida que ha obtenido esta segunda edición del concurso y resalta que “la calidad de las candidaturas recibidas demuestra el interés y la conciencia social que despierta el respeto al medioambiente y la tendencia de los consumidores de exigir buenas prácticas a la industria. Al mismo tiempo, la organización de un proyecto sostenible tan ambicioso y necesario por parte de una compañía líder como Coca-Cola, prueba que el compromiso es de todos. Por ello, queremos mantener esta colaboración y seguir buscando soluciones para el problema de los residuos marinos”.

Sobre ‘Mares Circulares’

Mares Circulares es el proyecto más ambicioso de limpieza de costas, fondos marinos, sensibilización a la ciudadanía y economía circular en España y Portugal puesto en marcha por Coca-Cola en España junto a las asociaciones Chelonia, Vertidos Cero y Fundación Ecomar, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), a través de la Secretaría General de Pesca. 

Mares Circulares, cofinanciado por The Coca-Cola Foundation, es un proyecto iniciado en 2018 con un importante carácter integral y circular, con resultados muy positivos. Además, cuenta con la colaboración civil y ciudadana a través de más de 170 organismos públicos y privados entre ayuntamientos, ONG, universidades y asociaciones, así como la participación en las recogidas de residuos de más de 5.500 voluntarios.

En 2019, Mares Circulares sigue colaborando en la conservación de 10 reservas marinas de España, más un espacio natural en Portugal, localizado en Azores, y se están llevando a cabo la monitorización y tareas de recogida de residuos en más de 80 playas. Además, la Asociación Vertidos Cero está coordinando la recogida de residuos de fondos marinos con la colaboración de 70 barcos pesqueros, repartidos en 15 puertos de España y Portugal. Una de las principales novedades de este año es la incorporación de 10 espacios costeros protegidos pertenecientes a la Red Natura 2000.

Los residuos recogidos que correspondan a plástico PET serán reintegrados en la cadena de valor de Coca-Cola, dándole así una segunda vida y fomentando prácticas de economía circular como el proyecto piloto de Ioniqa Technologies, que tiene como objetivo la búsqueda de soluciones técnicas que permitan recuperar PET muy degradado para convertirlo en PET de uso alimentario y reincorporarlo en nuevas botellas.