Coca-Cola Freestyle es una revolucionaria máquina de The Coca-Cola Company que permite personalizar las bebidas gracias a multitud de combinaciones a través de una pantalla táctil. Pero, ¿y si además de escoger nuestra bebida favorita pudiéramos ayudar reducir el impacto ambiental de los envases?  Es lo que están posibilitando los primeros envases rellenables con microchip compatibles con Coca-Cola Freestyle. Así, la compañía refuerza su compromiso con los residuos cero, a la vez que responde a los gustos cambiantes de los consumidores, brindándoles las bebidas que desean.

Presentada por primera vez en 2009, con miles de unidades instaladas en todo el mundo en la actualidad, Coca-Cola Freestyle ofrece más de 100 bebidas carbonatadas y sin gas, que incluyen más de 70 opciones bajas en calorías o sin azúcar añadido, y más de 90 opciones sin cafeína.

Coca-Cola Freestyle con envases reutilizables inteligentes

Los envases rellenables con tecnología de identificación por radiofrecuencia ValidFill incorporada, se han introducido recientemente para su uso en máquinas Coca-Cola Freestyle de universidades, líneas de cruceros y parques temáticos.

The Ohio State University, en Estados Unidos, y la Universidad de Reading, en Reino Unido, son dos de las universidades que han puesto en marcha esta innovación.

En el caso de la primera, lanzó su programa MyCup en 2016, entregando 15.000 tazas personalizadas a los estudiantes de primer y segundo año. Estos recipientes de alta tecnología de 700 ml, codificados con 10 bebidas gratis, se comunicaban con las más de 20 máquinas de Coca-Cola Freestyle del recinto universitario. Una vez consumidas las bebidas gratis, los estudiantes podían recargar los envases con paquetes adicionales de bebidas.

Coincidiendo con el inicio del año académico en 2017, Coca-Cola European Partners y la Universidad de Reading se asociaron para colocar máquinas Coca-Cola Freestyle en el campus y ofrecer botellas rellenables con microchip compatibles con estos dispensadores, que podían adquirir los estudiantes y el personal de la universidad.

Los usuarios, tras un prepago, pudieron servirse durante 10 semanas sus bebidas favoritas y probar nuevos sabores del porfolio global de The Coca-Cola Company, incluyendo productos no comercializados por Coca-Cola en Reino Unido.

Coca-Cola European Partners está en conversaciones con diversos clientes, incluidas otras universidades, para poner en marcha programas similares.

Coca-Cola Freestyle, un menor impacto ambiental

Además de ayudar a reducir la generación de residuos como consecuencia de todos esos envases que no se reciclan y acaban en las calles y los océanos, las máquinas Coca-Cola Freestyle tienen un menor impacto ambiental.

Los pequeños cartuchos de ingredientes microdosificados que alberga la máquina -que se mezclan en tiempo real para crear multitud de opciones- suponen una menor huella de carbono que los envases tradicionales de refrescos. Se fabrican en una instalación con certificación LEED Gold con energía renovable y tecnología para la eficiencia en el uso del agua, y presentan entre un 15% y un 30% de contenido reciclado.

La inversión de The Coca-Cola Company en el desarrollo de los dispensadores de bebidas Coca-Cola Freestyle compatibles con la tecnología ValidFill está promoviendo la sostenibilidad y revolucionando la experiencia de consumo de los usuarios. Es una de las formas en las que la compañía está innovando para fortalecer el negocio -con más opciones de bebidas que cubran todo el abanico de gustos y necesidades de los consumidores- y contribuir a un mundo mejor.

Este artículo es una adaptación del publicado en Coca-Cola Journey Global