Cuando Fernando Irujo, de 76 años, va en bicicleta por su Pamplona natal deja atrás a todo el que se encuentra en su camino. “Se creen que llevo una bici eléctrica”, dice orgulloso. Aparte de una agilidad envidiable a su edad, el secreto está en su bicicleta de bielas extensibles, que él mismo ha inventado y patentado, y que consigue incrementar entre un 25 y un 35% la potencia del pedaleo. Así, con un menor esfuerzo, se logra avanzar mucho más.

Esta innovación, que busca promover la actividad física de personas con movilidad reducida, se convirtió el año pasado en la ganadora de la segunda edición del Programa Imparables de Aquarius para emprendedores sociales mayores de 60 años.

Hoy, un año después de la gala de premios en Madrid, los ingenieros con los que trabaja este ex mecánico-electricista de Larraga para llevar adelante su idea han terminado el diseño industrial de la bicicleta. “Ahora estamos probándola y realizando pequeños ajustes”, cuenta Irujo, que recibió 2.000 euros de capital semilla y 3.000 euros de premio gracias al Programa Imparables de Aquarius, además de contar con el apoyo de la marca y la red de emprendimiento social Ashoka en los últimos doce meses.

Importantes reconocimientos

Programa 'Imparables' de Aquarius
El ganador de la segunda edición del Programa 'Imparables' de Aquarius, en la sede de Coca-Cola Iberia en Madrid.

El invento, que consiste en el alargamiento de la palanca del pedal de la bicicleta para mejorar sustancialmente la fuerza del pedaleo, ha recibido importantes reconocimientos. Además de ganar el Programa Imparables de Aquarius, el concurso Movilidad del Gobierno de Navarra y el concurso de la aceleradora vasca BerriUp, entre otros, la última distinción ha sido la obtención del sello de excelencia del programa Horizon 2020 de la Comisión Europea, en diciembre de 2018.

“El primer prototipo fue artesanal, lo adapté yo mismo, y poco a poco fui mejorándolo”, señala Irujo. Fue el equipo de la empresa Custom4.us, liderada por el reputado biomecánico Jon Iriberri, el encargado de evaluar el rendimiento de la bicicleta, comparándolo con el sistema de bielas tradicional. El estudio determinó que el aparato de Irujo incrementa la potencia del pedaleo hasta en un 35%.

La fabricación, el próximo paso

Una vez optimizado el desarrollo industrial del aparato, el próximo paso será la fabricación. Para ello Irujo y su equipo han constituido una empresa, Bike Innovations S.L., que trabaja ya en otras innovaciones y está abierta a la entrada de socios que quieran apoyar financieramente el proyecto. “La idea es que la bicicleta pueda comercializarse a un precio asequible, para todos los bolsillos, no solo para el de unos pocos, y eso no va a ser fácil teniendo en cuenta que son piezas de nueva fabricación”, explica Irujo.

Mientras tanto, este pamplonés que creció entre herramientas -su abuelo fue herrero y su padre mecánico- sigue con ”toda la ilusión del mundo” para que prospere su idea, aunque esta aventura de emprendimiento que inició hace casi tres años “no esté siendo un camino de rosas”. “Que la bicicleta de bielas extensibles salga a la luz es ya una cuestión de orgullo mío. Además, ¿qué le voy a decir si no a la gente con dificultades motoras, muchos con esperanzas en el aparato?”, confiesa.

Con el apoyo incondicional de su esposa, Irujo no ceja en su empeño. Una mente inquieta con ganas de emprender pasados los 60 que todavía tiene mucho que aprender, pero, sobre todo, mucho que enseñar.