Desde la famosa tipografía Spencerian de su logotipo hasta la inconfundible botella Contour, que se puede reconocer incluso en la oscuridad, Coca-Cola lleva más de 130 años creando elementos de marca icónicos.

En este afán de innovación y creatividad, hay un símbolo que ha acabado alcanzando un grado de reconocimiento en todo el mundo similar al de la botella Contour o la tipografía Spencerian, pero de una manera más discreta y silenciosa: hablamos del disco rojo de Coca-Cola.

La asociación de Coca-Cola con el rojo se remonta a 1890, cuando la compañía  -que había nacido cuatro años antes- apareció acompañada de ese color en los anuncios publicitarios. El disco rojo llegaría unas décadas después al incluirse por primera vez en publicidades pintadas a mano en los años 30. Desde entonces, se ha utilizado siempre para anunciar Coca-Cola.

En 1947, el director creativo de la agencia D´Arcy Advertising, Archie Lee, depuró y sistematizó el uso del disco rojo, que, además de aparecer en la publicidad, comenzó a figurar en el exterior de las tiendas minoristas como señal inequívoca de que allí se vendía Coca-Cola.

El disco rojo de Coca-Cola, uno de los elementos icónicos de la marca
Al principio, el disco rojo figuraba en el exterior de las tiendas para indicar que en ese establecimiento se vendía Coca-Cola.

Precisamente, en esa idea de autenticidad se inspiraron los creativos de la última campaña global de la compañía, Taste the Feeling (En España Siente el Sabor), lanzada en 2016 dentro de la estrategia de “marca única” de Coca-Cola. En Siente el Sabor, el disco rojo cobra protagonismo para mostrar que Coca-Cola, en cualquiera de sus diferentes variedades, es la bebida que los consumidores aman.

El vicepresidente de Diseño Global de Coca-Cola, James Sommerville, lo resume: "Al destacar este elemento icónico, estamos aprovechando nuestra herencia, pero con un toque contemporáneo y aplicándola de manera universal”.

Imagen de la campaña ‘Siente el Sabor’ en la que cobra protagonismo el famoso disco rojo de Coca-Cola.

Para Sommerville, el inconfundible disco simboliza el amor que los consumidores sienten por el rojo Coca-Cola.

“En los años 40 y 50 podía verse en las tiendas, en los paseos marítimos… Era un referente, un sello de confianza que decía al transeúnte: ‘Aquí va a encontrar la verdadera Coca-Cola", enfatiza Sommerville. “En la actualidad, lo estamos empleando exactamente de la misma manera. Cuando ves el famoso disco, sabes que estás ante la auténtica Coca-Cola”.

Este artículo es una adaptación del publicado en Coca-Cola Journey Australia