El pamplonés Fernando Irujo, de 75 años, es el ganador de la segunda edición de las Becas Aquarius Nos morimos por vivir para emprendedores sociales mayores de 60 años. Este mecánico ya jubilado de Larraga propone promover la actividad física entre las personas con movilidad reducida con una innovación: la biela extensible, que consiste en el alargamiento de la palanca del pedal de la bicicleta para mejorar sustancialmente -entre un 25 y un 35%- la fuerza del pedaleo, de modo que con un menor esfuerzo se consigue avanzar mucho más.

"Las personas mayores o con discapacidad tendrán mayor facilidad para no ser tan sedentarias", señalaba Fernando durante la gala de premios celebrada el pasado 12 de julio en las oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid, a la que llegó con una agilidad envidiable en su bicicleta de bielas extensibles.

“He sufrido para sacar este invento adelante, pero siento una gran satisfacción porque estoy obteniendo el reconocimiento”, declaraba emocionado nada más conocer su elección.

Para Fernando -que decidió “hacer algo” cuando su cuñada Maru, con poliomielitis, no podía subir las cuestas con su bicicleta- nunca es tarde para emprender. “La edad no es un hándicap. Yo le diría a cualquier emprendedor que tenga siempre el ánimo bien arriba, que crea en lo que está haciendo y siga adelante”, decía el triunfador de unas becas que, un año más, han contado con la colaboración de la red de emprendimiento social Ashoka y la asociación de mayores Cincuentopía.

La madrina de estas becas, Victoria Tortosa, fundadora de La Exclusiva, la tienda de los pueblos sin tienda para frenar la despoblación en Soria, destacaba la "fortaleza, ingenio, implicación, lucha y pelea" del ganador, cuya innovación -ya patentada y en fase de diseño industrial- ha sido probada por profesionales del ciclismo y en 2016 ganó el concurso Movilidad del Gobierno de Navarra.

Los proyectos finalistas

Victoria anunciaba el ganador después de que los cinco finalistas expusieran sus planes de negocio ante un jurado de expertos formado por Miguel Sánchez Galindo, director de Innovación, Emprendedores y Pymes de la Escuela de Organización Industrial (EOI); Carmen Bieguer, directora de Fundación Atresmedia; Charo Onieva, fundadora de Cincuentopía; Pablo Blázquez, director de la revista Ethic; y María Benjumea, coordinadora del foro de emprendedores Spain Startup.

Los finalistas han recibido 2.000 euros como capital semilla para poner en marcha sus proyectos, a los que Fernando Irujo suma otros 3.000, además de contar con el apoyo de Aquarius y Ashoka durante un año.

Un pamplonés de 75 años, ganador de la segunda edición de las Becas Aquarius
Fernando Irujo, junto a Victoria Tortosa, fundadora de la empresa social La Exclusiva para fijar población en Soria.

Asimismo, los finalistas, que han recibido formación y mentoría de cinco emprendedores jóvenes de éxito durante un mes, podrán disfrutar de tres meses de formación online en la prestigiosa plataforma Bridge for Billions.

Una agencia de comunicación para dar visibilidad a los pueblos de Soria; una compañía de baile moderno para mayores en Sevilla; una plataforma de Lectura Fácil y Accesibilidad para romper las barreras con las que se topan las personas con discapacidad cognitiva en Almería; o los paseos en grupo para combatir la soledad y mejorar la salud entre la población mayor de Guipúzcoa han sido los otros proyectos finalistas.

Un modelo a seguir

La gala estuvo conducida por Danae Blanco, Senior Brand Manager de Aquarius, que resaltó que “la edad es un aliciente más para seguir creando” y encomió “el inconformismo, la capacidad de superación y, sobre todo, las ganas de cumplir sus sueños” de los emprendedores seniors.

También intervino Tito Spínola, responsable de Educación y Jóvenes de Ashoka España, quien apuntó que, más allá de “la capacidad de estos emprendedores para transformar el mundo, está el modelo que representan para los demás. Queremos que todo el mundo aspire a parecerse a ellos”.

La receta definita del éxito no la tiene nadie, pero la vitalidad, el optimismo y el talento pueden ser claves a la hora de conseguirlo, y si algo está claro, como demuestran las becas Aquarius, es que ninguno de estos factores tiene que ver con los años.