67 años de diferencia, de 1886 a 1953, es el tiempo transcurrido desde que un farmaceutico de Atlanta inventara Coca-Cola hasta que la famosa bebida saliera del primer embotellador de Coca-Cola en España como la compañía que conocemos hoy en día. A partir de entonces empezaría la historia de Coca-Cola en España.

Cobega, el primer embotellador de Coca-Cola en España

Coca-Cola llegó a España en 1953 con un modelo de negocio muy claro: ser la suma de un montón de compañías españolas de embotellado y distribución, formando un matrimonio ejemplar: una empresa tutora de servicios y socios regionales que conocen el terreno y el oficio de vender y embotellar refrescos. 

Coca-Cola, elaborando bebidas en España desde 1953
Imagen real de un camión de reparto de Coca-Cola bajo el acueducto de Segovia

Bajo este modelo, Cobega y Casbega se crean entren 1953 y 1954. Entre ambas plantas se distribuye la producción en España. Cobega se encarga de Cataluña y de algunos distribuidores que la llevan por España, mientras que Casbega se encarga de la zona de Madrid.

El 31 de marzo de 1953 es una fecha especial en el calendario, puesto que es cuando salió la primera botella de Coca-Cola producida en España desde la fábrica de Cobega en Barcelona. En los 60, Coca-Cola aumenta su estructura en España con ocho plantas embotelladoras distribuidas en Madrid, Barcelona, Valencia, Tenerife, Palma de Mallorca, Sevilla, Málaga y Zaragoza.

La familia Coca-Cola aumenta, se lanzan las nuevas bebidas

Coca-Cola vino sola en la década de los 50, convirtiéndose en un refresco popular entre las familias españolas, pero no tardó en ampliarse el portfolio con nuevas bebidas. 

En las tres siguientes décadas vamos viendo cómo entran al mercado las nuevas bebidas. Fanta lo hace en 1961 con su variedad de naranja y en 1962 se lanza Fanta limón. En 1975 aparece Sprite, con sabor a lima-limón.

A medida que la sociedad cambia Coca-Cola lo hace con ella. Las necesidades son distintas y en 1980 el público puede disfrutar de dos nuevos sabores de Coca-Cola:Coca-Cola light sin azúcar y Coca-Cola sin cafeína.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 nos traen Aquarius, que se convierte en la bebida oficial del evento. En 1993 aparece Nestea al limón para ofrecer la variedad de los tés fríos.

Cambiamos de siglo y en cuatro años podemos probar cuatro marcas nuevas. En 2000 aparece la tónica Nordic Mist, en 2001 la bebida para deportistas Powerade, en 2002, Aquabona se lanza en España bajo el nombre de Bonaqua y en 2003 Bitter Rosso se convierte en la alternativa para disfrutar en el aperitivo.

En 2006 los sabores de Coca-Cola tienen un nuevo compañero, esta vez sin azúcar y con el nombre de Coca-Cola zero azúcar. Esta bebida se convierte en tan solo cuatro años en uno de los lanzamientos más exitosos de la compañía.

Para los amantes de los zumos se pone en el mercado el Minute Maid. Para cada momento tienes uno distinto: los Minute Maid Clásicos te acompañarán en el desayuno, los Minute Maid Antiox te ofrecerán los antioxidantes necesarios para sentirte mejor a través de diferentes tipos de fruta y los Minute Maid Duofrutas mezclan con buen gusto la leche y el zumo de frutas.

Nuestra ruta hacia el futuro: menos azúcar, envases pequeños y más opciones

Convertirse en una compañía total de bebidas, que responda a los gustos y necesidades de los consumidores con más opciones de bebidas, menos azúcar, más información y envases más pequeños, es el objetivo principal de la nueva ruta hacia el futuro de Coca-Cola.

En esa línea, Coca-Cola ha ampliado su portfolio en España con nuevas bebidas como Aquarius ViveRoyal Bliss o Powerade Zero Azúcar -con la que ahora todas las marcas tienen una opción sin azúcares añadidos- y envases más peuqeños, como la nueva lata de 250ml de Coca-Cola