Coca-Cola evoluciona para convertirse en una compañía total de bebidas mediante la modificación de su estrategia de crecimiento y modelo operativo en consonancia con los gustos y hábitos de compra de los consumidores. Así lo aseguró el presidente y director de Operaciones de The Coca-Cola Company, James Quincey, durante la conferencia Consumer Analyst Group of New York (CAGNY) celebrada en febrero pasado en Boca Ratón (Florida).

Quincey, que se ha convertido en CEO de The Coca-Cola Company en sustitución de Muhtar Kent desde este mes de mayo, afirmó que la compañía tratará de impulsar su crecimiento a través de la comercialización de marcas "centradas en el consumidor", incluyendo más opciones bajas en azúcar, sin azúcar o sin azúcares añadidos en categorías emergentes. Un nuevo enfoque que se verá impulsado por un modelo operativo más ágil.

Estos son los puntos clave de la presentación de Quincey:

Haciendo crecer el negocio mientras se reduce el contenido en azúcar

La compañía está disminuyendo el contenido en azúcares de sus bebidas al tiempo que preserva el sabor que gusta tanto a los consumidores, así como lanzando nuevas opciones bajas en azúcar o sin azúcares añadidos en todo el mundo. Ampliar la disponibilidad de envases más pequeños, como latas mini, es otra prioridad.

"Del mismo modo que defendemos un crecimiento sostenible a la vez que rentable, debemos también alentar y permitir que nuestros consumidores controlen su ingesta de azúcares", manifestó Quincey. "Estamos haciendo un esfuerzo muy consciente, no solo para ampliar nuestro portfolio de bebidas con opciones bajas en azúcar, sin azúcar o sin azúcares añadidos, sino que lo estamos redefiniendo en una dirección muy concreta".

The Coca-Cola Company apoya las recomendaciones actuales realizadas por distintas autoridades sanitarias relevantes, entre ellas la OMS, de limitar el consumo diario de azúcares añadidos a un máximo del 10% de la ingesta total de energía. Según Quincey, existen oportunidades de crecimiento "exponenciales" en el marco de esas recomendaciones.

Invertir en categorías de bebidas que los consumidores demandan

"The Coca-Cola Company ha crecido hasta ser mucho más que la marca Coca-Cola", aseveró. "Coca-Cola, como marca, siempre será el corazón y alma de The Coca-Cola Company, pero la compañía ha superado su marca principal y, hoy, necesita ser más grande que ella".

Coca-Cola ampliará su portfolio de bebidas a lácteos, aguas con valor nutricional y bebidas de origen vegetal, así como cafés y bebidas a base de extractos vegetales tipo té listos para tomar.

"Quizás en el pasado permanecimos más centrados en las categorías más grandes, en cuanto a volumen, en lugar de en aquellas en consonancia con las preferencias del público y que son de gran valor para nosotros", consideró Quincey.

The Coca-Cola Company seguirá innovando localmente, según añadió, subrayando que aproximadamente el 75% de las marcas de la compañía valoradas en mil millones de dólares surgieron en ese ámbito. "Vemos claramente que la dirección más probable es acelerar nuestra propia innovación y aquellas marcas que están funcionando", expuso, "pero también debemos continuar invirtiendo en compañías más pequeñas y realizar adquisiciones para crear más marcas de mil millones de dólares”.

Un modelo operativo más ágil

La clave para impulsar esta nueva estrategia, detalló Quincey, será una estructura operativa más ágil que conduzca a acciones rápidas en el mercado. "Adoptaremos un modus operandi propio de una empresa tecnológica en lugar de emplear demasiado tiempo en crear un modelo perfecto. Tenemos que ser más rápidos y correr más riesgos".

Quincey concluyó: “Este nuevo enfoque nos llevará a aumentar nuestro crecimiento y mejorar nuestro margen de explotación”.