Hacer castillos de arena lo tiene todo: creatividad, trabajo en equipo y diversión. Y, por si fuera poco, se levantan en un lugar inmejorable: ¡la playa! Durante años, Coca-Cola en España organizó un gran concurso en el que se elegía el mejor castillo del verano. Concursantes de todas las edades se reunían para poner a prueba su originalidad y destreza con los cubos, la pala y el rastrillo. A los lugares alejados de las costas, Coca-Cola llevaba grandes camiones de arena para hacer playas improvisadas. Y, en invierno, los concursos se trasladaban a las estaciones de esquí.

Construyendo castillos en la arena