En una mañana lluviosa y con motivo del Día Mundial del Agua, Coca-Cola ha celebrado en Madrid la jornada Globalmente responsables. ODS#Objetivo 6: Cada gota cuenta para disertar sobre el sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030: garantizar la disponibilidad de agua, su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

El encuentro, en colaboración con la agencia de noticias Servimedia, ha sido inaugurado por el embajador en Misión Especial para la Agenda 2030 del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, Juan Francisco Montalbán, que ha anunciado que España ya tiene un borrador del plan de acción para trabajar en los próximos 12 años en favor de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Le seguía en el uso de la palabra el director de ECODES, Víctor Viñuales, para quien, ante el problema de la escasez de agua, la mayor dificultad que se plantea es “cómo tener un mañana deseable de la manera más rápida”. Y lanzaba algunas ideas, entre ellas, "construir prioridad política" en torno a esta materia, "invertir en agua, la mejor inversión", o “que las empresas se responsabilicen de las consecuencias de sus acciones, generando valor compartido”.  

Coca-Cola, ”agente del cambio”

El compromiso de Coca-Cola con la gestión responsable del agua
Según el director de Relaciones Corporativas de Coca-Cola Iberia, Juan José Litrán, Coca-Cola busca "generar un impacto positivo en la sociedad".

La siguiente intervención correspondía al director de Relaciones Corporativas de Coca-Cola Iberia, Juan José Litrán, que destacaba que Coca-Cola es una compañía que crece “con propósito”, el de “generar un impacto positivo en la sociedad”. Eso sí, en ese viaje, aseguraba, “no queremos ir solos, sino de la mano de los que saben, actuando no únicamente como financiadores de proyectos, sino también como agentes sociales, agentes del cambio”. Y declaraba orgulloso: “Cuando echo la vista atrás, siempre veo en las iniciativas sociales y medioambientales de Coca-Cola a ONG, instituciones educativas y organismos públicos para, entre todos, intentar, modestamente, cambiar la realidad”.

Litrán explicaba al auditorio que Coca-Cola contribuye al sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU de tres formas principalmente: reduciendo la cantidad de agua que utiliza en el proceso de fabricación de las bebidas, depurando y devolviendo el agua empleada en las operaciones de higiene y mantenimiento de las plantas, y reponiendo a zonas de estrés hídrico el 100% del agua contenida en las bebidas.

Este último compromiso se concreta en España en siete proyectos medioambientales para preservar entornos de gran valor ecológico. Litrán se detenía en el desarrollado por Coca-Cola y WWF en las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) entre 2012 y 2017 para ayudar a los regantes de una de las zonas agrícolas más productivas de España a hacer un uso más eficiente del agua con la utilización de tres herramientas gratuitas. En ese tiempo, “se ha asesorado a más de 400 agricultores y se han recuperado casi 3.000 millones de litros de agua”. Tal como aseguraba Litrán, este tipo de iniciativas también crean valor socioeconómico. Así, “por cada euro invertido en Daimiel han retornado a la sociedad y al medio ambiente 18,6 euros”.

Empresas con una “dimensión interna responsable”

Coca-Cola y el uso responsable del agua
De izquierda a derecha,  el director general de Servimedia, José Manuel González Huesa; la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia, Ana Gascón; el director de Conservación de WWF, Enrique Segovia; el director académico del Foro de la Economía del Agua, Gonzalo Delacámara; el director de Responsabilidad Social Corporativa y Sostenibilidad de L’Oreal, Íñigo Larraya; la presidenta de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental, Clara Navío; y el presidente de ASAJA, Pedro Barato.

La jornada proseguía con una mesa redonda de seis expertos, moderada por el director general de Servimedia, José Manuel González Huesa. Abría el turno de palabra la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia, Ana Gascón, quien resaltaba que los proyectos de Coca-Cola en materia de agua tienen una característica común, la innovación, y la vocación de que “su metodología se extrapole a otras zonas de España e incluso fuera de nuestras fronteras”. Para Gascón, es momento de que las empresas adopten una "dimensión interna responsable".

El director de Conservación de WWF, Enrique Segovia, aseguraba que, en sostenibilidad, España es “un país en vías de desarrollo” y abogaba por gestionar adecuadamente los recursos hídricos gracias a un “diálogo fructífero” entre sociedad civil, administración y empresas. “Nuestro país tiene el agua que tiene y cada vez va a tener menos. Hagamos un análisis claro de lo que necesitamos producir. Así veremos dónde están las carencias y tendremos entonces que pensar las soluciones”.

En opinión del presidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), Pedro Barato, “si hay un sector que valora el agua, es el de los agricultores”, cuyo futuro pasa por el uso racional de este bien escaso y finito. “Antes se regaba prácticamente por encharcamiento y hoy mayoritariamente por riego por goteo; esta ha sido la gran revolución”, manifestaba. Barato instaba a debates sosegados en los que no impere la ideología, sino el criterio de los expertos en la conservación del agua.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental, Clara Navío, pedía a los medios de comunicación un esfuerzo por abrir el foco a la información ambiental de calidad para “crear una cultura y sensibilidad” sobre estas cuestiones entre los ciudadanos, contribuyendo a que “pasen a la acción”. En esa línea, el director de Responsabilidad Social Corporativa y Sostenibilidad de L’Oreal, Íñigo Larraya, apuntaba que las empresas van “más rápido” que los ciudadanos, y están viendo los retos medioambientales como una oportunidad de negocio, porque, afirmaba, es compatible ser sostenible con el beneficio económico.

Agua para cambiar la vida de las personas

Coca-Cola y el agua
En opinión de la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia, Ana Gascón, las empresas deben contar con una "dimensión interna responsable".

El director académico del Foro de la Economía del Agua, Gonzalo Delacámara, lamentaba que, en su “neurosis de la abundancia”, las sociedades avanzadas se centren casi exclusivamente “en la mala salud de los sistemas acuáticos” y no en resolver el problema del agua para cambiar la vida de la gente que no tiene acceso a agua limpia ni saneamiento.   

Cerraba el encuentro un recordatorio. El que hacía, entre el público y en el turno de preguntas, la presidenta del Comité Español de ACNUR, Matilde Fernández, sobre quienes, al margen de debates medioambientales, sufren diariamente la carestía de agua: “En Occidente gastamos al día unos 200 litros de agua para una ducha de 6-7 minutos. Los refugiados y desplazados invierten 6 horas diarias para llenar un bidón de 10, 12 o 20 litros. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU son el programa electoral mundial, nos comprometen a todos. Hagamos por cumplirlos”.