The Coca-Cola Company está dando nuevos pasos para situarse a la vanguardia de las tecnologías innovadoras en reciclaje, que permiten convertir plásticos que antes no se podían reciclar en botellas PET nuevas, sin ninguna degradación del material. La compañía con sede en Atlanta ha anunciado importantes avances para acelerar el desarrollo y la puesta en marcha de estos sistemas punteros.

Coca-Cola está apoyando a la start-up Ioniqa Technologies, que, usando el proceso de despolimerización, recoge desechos de PET no reciclados y los descompone hasta el nivel de molécula base, separando el color y otros compuestos. Finalmente, las moléculas se convierten nuevamente en PET de alta calidad para uso alimentario, lo que supone un cambio real hacia la economía circular.

De hecho, Ioniqa está construyendo en los Países Bajos su primera fábrica de reciclado de plástico PET con esta tecnología que transforma los desechos de PET en material virgen para su reutilización en el envasado de alimentos y bebidas.

En la actualidad, el PET se recicla mecánicamente, lo que implica que, para reciclar PET con el objetivo de hacer nuevos envases para alimentos y bebidas, solo se puede emplear plástico de uso alimentario. Así, mucho plástico que no se puede reciclar termina en el vertedero, incinerado o como residuos que pueblan nuestras calles y océanos. Lo realmente emocionante de esta nueva tecnología es que se puede usar cualquier residuo de PET para hacer PET de uso alimentario.

Cerrar el ciclo de la economía circular de los plásticos

"Nuestra aspiración, como parte de nuestra estrategia global en materia de envases Un Mundo sin Residuos, es cerrar el ciclo de la economía circular de los plásticos y ayudar a convertir botellas de PET usadas en otras nuevas", ha señalado Scott Pearson, Senior Director, Global R&D Engineering en The Coca-Cola Company. "Y el reciclaje químico es el siguiente gran paso en esa dirección".

Por otro lado, Coca-Cola European Partners se ha convertido en el primer embotellador de The Coca-Cola Company que firma un acuerdo con Loop Industries para que sea esta empresa la que le suministre el plástico PET Loop, que es material 100% reciclado, para el envasado de sus productos para 2020 en Europa Occidental. Un pacto que permitirá a Coca-Cola acelerar el incremento de PET reciclado en sus envases.

Estos dos hechos respaldan la estrategia Un Mundo sin Residuos de The Coca-Cola Company, que contempla todo el ciclo de vida de los envases, desde el diseño y la fabricación de latas y botellas, hasta cómo se reciclan y reutilizan. Un plan que incluye objetivos ambiciosos como que, al menos, el 50% del material empleado para los envases PET provenga de plástico reciclado para 2030; recoger y reciclar el equivalente al 100% de los envases que la compañía venda para 2030; o aliarse con la industria, los gobiernos y las comunidades locales para abordar el problema mundial de los residuos plásticos.

Grandes pasos, pero no los únicos

"El reciclaje químico es una tecnología necesaria para impulsar la economía circular", ha destacado Pearson. "Es un gran paso, sin duda, pero no el único. Todavía queremos minimizar aún más la utilización de plásticos vírgenes para la obtención de PET de uso alimentario, además de continuar aligerando nuestros envases y emplear la menor cantidad de material posible. Todos estos esfuerzos suman hacia nuestro propósito de cerrar el círculo de nuestros envases".

A principios de este año, la compañía se unía al comité consultivo de DEMETO, un consorcio europeo que desarrolla tecnología de reciclado químico. Recibe financiación de la Unión Europea y tiene por objeto dar vida a la rompedora tecnología creada por la start-up suiza gr3n. Una de sus características más notables es que se puede aplicar a muchas formas distintas de plástico, como alfombras y tejidos, lo que permite el reciclaje de tipos de PET que actualmente no se pueden reciclar.

Las tecnologías químicas de reciclaje son ejemplos perfectos de la economía circular, en la que se recuperan y regeneran productos y materiales al final de su vida útil para reutilizarlos una y otra vez.