The Coca-Cola Company trabajará en los próximos años para desplegar su nueva estrategia global en materia de envases, World Without Waste (Un Mundo Sin Residuos), que tiene como principal objetivo recoger y reciclar el 100% del equivalente a todas las latas y botellas que The Coca-Cola Company comercialice a nivel mundial para 2030.

Charlamos con el director senior de política medioambiental de la compañía, Ben Jordan, para saber más acerca de cómo The Coca-Cola Company y sus socios embotelladores en todo el mundo abordarán este desafío.

¿Por qué ahora es el momento de anunciar este ambicioso objetivo de recogida y reciclaje de residuos?

Llevamos trabajando décadas con nuestros socios embotelladores para crear envases más sostenibles y desarrollar sistemas de reciclaje más efectivos. Ahora se impone el hacer aún más. Somos líderes de la industria de bebidas y queremos ser parte de la solución, no del problema. Nuestros consumidores esperan de nosotros que capitaneemos el camino, y ahí estamos.

El problema de los residuos, y especialmente el de la basura marina, es más visible que nunca y supone una amenaza más allá de la naturaleza. Al igual que otras compañías, tenemos la responsabilidad de ayudar a resolver este problema y garantizar que las botellas y latas no terminen allí donde no pertenecen. El año pasado vendimos 128.000 millones de botellas de plástico PET, y muchas acabaron como residuos. Debemos ayudar a recoger y reciclar más envases para mantenerlos dentro del ciclo de la llamada economía circular y alejados del medio ambiente.

Se trata de una visión holística; no es un plan de sostenibilidad típico. Es una estrategia global en materia de envases que respalda nuestro viaje de convertirnos en una compañía total de bebidas. Nuestro CEO y su equipo de más estrechos colaboradores han estado tremendamente implicados en la discusión y revisión de este plan en los últimos seis meses.

Como empresa que busca crecer de manera responsable y correcta, Un Mundo Sin Residuos se basa en nuestro objetivo de devolver a la naturaleza el 100% del agua contenida en nuestras bebidas y en la reducción de azúcar porque es lo adecuado para nuestro mundo y nuestro negocio. La nueva estrategia en cuanto a envases es tan importante como el lanzamiento de nuevas bebidas y tamaños. A medida que ampliamos nuestro porfolio para facilitar la posibilidad de elección del consumidor, se hace oportuno redoblar los esfuerzos en esta área.

¿Cómo ha llegado la compañía a esta estrategia concreta?

Un equipo de más de 30 personas de toda nuestra estructura global ha estado trabajando en ella desde agosto de 2017. Nuestros líderes han estado muy involucrados y compartimos nuestras intenciones con determinados grupos de interés, que nos proporcionaron su feedback antes del anuncio, además de otras consideraciones.

Realizamos una investigación exhaustiva para conocer en detalle las expectativas de la gente y para averiguar cómo comunicarnos con ellos de manera más efectiva. Todo esto nos ayudó a construir la estrategia y también a la hora de presentarla. En resumen, los ciudadanos esperan que contribuyamos a liderar el camino para un mundo sin residuos, aunque reconocen que no podemos hacerlo solos. Nadie puede. También son conscientes de que ellos mismos tiene un papel que jugar, y que otras compañías como la nuestra pueden contribuir a que el viaje sea más fácil.

El director senior de política medioambiental de The Coca-Cola Company, Ben Jordan.
El director senior de política medioambiental de The Coca-Cola Company, Ben Jordan. 

¿Qué saca la compañía de todo esto?

Dado que nuestro negocio tiene que ver con los envases, asumimos la parte de responsabilidad que nos toca y tratamos de garantizar que estos sean sostenibles y los sistemas de reciclaje más efectivos, bajo el convencimiento de que esto es bueno para nuestro negocio y para las comunidades en las que operamos. Avanzar hacia una economía circular reducirá la cantidad de materia prima necesaria para mantener nuestro sistema global. Se prevé que esto suponga un ahorro de costes e impactos ambientales positivos a largo plazo.

El plástico PET es un gran impulsor de la economía circular y tiene usos más allá de las botellas, como, por ejemplo, para fabricar automóviles, textiles y alfombras. Queremos ser promotores de la economía circular al ayudar a recoger más cantidad de este material clave y, de este modo, contribuir a proporcionar contenido reciclado para la industria. Si incrementamos su recogida, habrá más PET reciclado para que todos lo usen.

Centraremos nuestros esfuerzos de recogida, en primer lugar, en mantener nuestros envases fuera de los océanos y del medio ambiente en general. En segundo lugar, participaremos en iniciativas colectivas para la reutilización de tales envases.

¿Cómo conseguirá The Coca-Cola Company alinear a todas las unidades de negocio y a todos sus socios embotelladores para lograr este objetivo y cómo se asegurará de los avances alcanzados?

Informaremos de los progresos tanto en nuestro informe anual de sostenibilidad como a medida que vayamos obteniendo logros destacados. Se trata de un objetivo real, obviamente, pero no estamos empezando de cero. Llevamos trabajando por crear envases cada vez más sostenibles desde los años 60, hemos adquirido numerosos compromisos en torno a este asunto y hemos alcanzado éxitos importantes hasta llegar a este punto. Ahora, ciertamente, estamos llevando el reto a otro nivel.

¿Cómo se recogerá y reciclará el 100% del equivalente a las latas y botellas que The Coca-Cola Company comercialice?

Nuestro objetivo es ayudar a recoger y reciclar el 100% del equivalente a las latas y botellas que la compañía venda para el año 2030, ya sean suyas o de un competidor. Como nadie puede hacerlo solo, planeamos trabajar con muchos socios, incluidas comunidades locales, ONG, clientes y consumidores, y compartir las mejores prácticas para ayudar a construir sistemas de recogida y reciclaje más efectivos que tengan en cuenta la cultura y las necesidades únicas de cada comunidad. En la mayoría de los casos, no realizaremos la recogida física, sino que apoyaremos y participaremos de la infraestructura existente, o contribuiremos a crear nuevos sistemas.

Los sistemas más avanzados logran recuperar en la actualidad el 80% o más de las botellas y latas de una comunidad, pero hay muchos tipos de programas que pueden resultar exitosos. No hay un enfoque único para todos. Estamos analizando mercado a mercado para determinar si empleamos los sistemas existentes o ayudamos a crear otros nuevos.

¿Es una meta alcanzable?

Creemos que sí, pero necesitamos la ayuda de muchos socios. Ninguna empresa u organización puede hacerlo sola porque los problemas y las soluciones son complejos y de alcance mundial. Al trabajar con nuestros socios embotelladores, ONG, comunidades locales y consumidores, hallaremos el mejor camino para alcanzar nuestro objetivo para 2030.

¿Cómo trabajará The Coca-Cola Company con gobiernos, ONG y la industria para hacer que el reciclaje sea más fácil y accesible?

Queremos aprovechar la presencia de nuestra compañía en prácticamente en todo el mundo y la fuerza de nuestras marcas para motivar e inspirar a los consumidores. Además, la asociación público-privada es fundamental para impulsar mejoras en los sistemas de reciclaje, nos asociaremos con clientes como McDonald's y crearemos nuevas alianzas con ONG activas en este ámbito, además de seguir construyendo relaciones de larga duración con organizaciones como la Ellen MacArthur Foundation, Ocean Conservancy y World Wildlife Fund (WWW).

¿Cuáles son las mayores barreras para el reciclaje a nivel mundial?

En algunos países, el porcentaje de recogida y reciclaje de nuestros envases es alto, mientras que en otros todavía hay mucho por hacer. En pocas palabras, es un gran desafío con muchas partes implicadas. Estamos en más de 200 países y territorios, los cuales tienen sus propios gobiernos, legislaciones y sistemas de recogida/reciclaje de desechos.

En algunas zonas, ni siquiera existe la infraestructura para recoger y reciclar envases, e incluso si la hubiera, seguramente no habría un mercado para el material reciclado. En otros lugares, sin embargo, el material reciclado tiene un valor antes de que existan sistemas formales de recogida y reciclaje. ¿Qué ocurre entonces? Que surgen sistemas informales para mantener ese material dentro del ciclo económico.

El mundo necesita que más personas reciclen con mayor frecuencia, y la educación e información son esenciales para ello. Para aquellos que quieren reciclar pero no están seguros de cómo o dónde ir, tenemos la intención de ayudarles a dar respuesta a esas preguntas. Y para aquellos a los que, sencillamente, no les importa, nuestro objetivo es ayudarles a comprender el valor del reciclaje para su comunidad y el mundo.

Las botellas de plástico no son desechos
“En algunos lugares ni siquiera existe la infraestructura para recoger y reciclar envases, e incluso si la hubiera, seguramente no habría un mercado para el material reciclado”, lamenta Jordan. 

¿Qué envases de The Coca-Cola Company son 100% reciclables?

Actualmente, más del 85%. Nuestros envases más importantes, esto es, botellas de plástico PET, botellas de vidrio y latas y botellas de aluminio, son 100% reciclables. Debemos recordar que la reciclabilidad tiene dos aspectos: ¿Puedes reciclarlo en alguna parte? ¿Puedes reciclarlo en todas partes? El segundo es a menudo el mayor reto.

¿Qué parte del porfolio de la compañía no es reciclable aún y por qué?

La mayoría de nuestros envases técnicamente se pueden reciclar, pero en algunas zonas del mundo no existe la infraestructura para hacerlo. Como dije anteriormente, incluso si la hubiera, podría no haber un mercado para el material reciclado. Esperamos que la puesta en marcha de nuestra nueva estrategia ayude a resolver el problema.

¿Está cambiando el planteamiento en I+D en envases sostenibles de la compañía?

De ningún modo. Queremos seguir a la vanguardia en el desarrollo de envases sostenibles. En 1969, nos convertimos en la primera empresa en realizar una evaluación completa del ciclo de vida de nuestros envases. Queremos estar a la vanguardia de los envases hechos con materiales reciclados y renovables. Pero estos materiales tienen también que ser rentables. El aumento de la demanda hará que los materiales sostenibles sean más rentables. En la actualidad hay muchas ideas e innovaciones geniales al respecto; el desafío es hacerlas rentables.

¿Qué puede hacer el ciudadano medio para contribuir a un mundo con residuos cero?

El viejo adagio "reducir, reutilizar, reciclar" sigue siendo válido hoy. Usa materiales más sostenibles, reutiliza cuando puedas, recicla lo que no puede ser reutilizado y, por supuesto, mantén los residuos fuera del medio ambiente. ¡No tires basura!

Decide que es lo más importante para ti y trabaja para mejorar tu propio desempeño en esos asuntos. Algunas personas se preocupan más por su huella de carbono que por los residuos que generan. El PET tiene la huella de carbono más baja de todos nuestros envases, pero las latas de aluminio se reciclan más fácilmente porque a veces hay más valor en el material. El vidrio se percibe como una opción más sostenible, pero en realidad no lo es a menos que sea rellenable y tenga una cierta cantidad de usos.

Este artículo es una adaptación del publicado en Coca-Cola Journey Global