Cada color tiene su aquel, pero el rojo es especial. Es pasión, deseo, amor, felicidad, creatividad, fuerza, valor, determinación, según la psicología del color que estudia las sensaciones, emociones y estados de ánimo que nos provocan las diferentes tonalidades. A él es muy sensible el ojo humano, pues capta inmediatamente nuestra atención. Por ejemplo, cuando los bebés empiezan a desarrollar la capacidad para distinguir los colores, el rojo es uno de los primeros que ven.

El rojo es también el color de Coca-Cola. Un rojo único porque no tiene color Pantone, el sistema de definición cromática más utilizado en el mundo, aunque, nada más verlo, uno lo reconoce al instante.

“En mi mente no había otra cosa más que el color, que tenía que ser el correcto, el perfecto”, dijo J.B. Chandler sobre el color oficial de Coca-Cola, que descubrió al mezclar tres tonalidades de rojo, obsesionado como estaba con dar con el rojo perfecto.

“El rojo Coca-Cola es ilusión, pasión, alegría, empatía, diversión, compartir momentos de unión.., que son valores y emociones que la marca ha ido transmitiendo a lo largo de sus más de 130 años de historia”, señala Beatriz Osuna, Brand PR Senior Manager de Coca-Cola. De hecho, la asociación de Coca-Cola con el rojo se remonta a 1890, cuando la compañía  -que había nacido cuatro años antes- apareció acompañada de ese color en los anuncios publicitarios.

Una exposición para homenajear al rojo icónico de Coca-Cola

Durante todo este tiempo, el mundo ha aprendido que el rojo sabe a Coca-Cola, pero es un color que se puede sentir, no solo probándolo, sino también con el olfato, el oído, el tacto y la vista. Porque, ¿a qué huele el rojo?, ¿cómo suena?, ¿qué textura tiene?, ¿cuál es su forma?

Descubrir el rojo a través de los cinco sentidos es lo que propone Siente el color, la primera exposición monocromática multisensorial de España que Coca-Cola ha organizado en Madrid para homenajear al rojo icónico de la marca. Y lo hace coincidiendo con el lanzamiento del nuevo diseño de sus envases, que consolida el rojo como el color de todas las variedades de Coca-Cola.

“En Coca-Cola nos gusta dar un cariz emocional a todo lo que hacemos y pensamos que la mejor forma de rendir tributo a nuestro rojo era creando esta experiencia sensorial única”, cuenta Beatriz. La pudieron vivir de forma gratuita, todos aquellos que se acercaron entre el jueves 18 y el sábado 20 de enero al espacio Unonueve (Calle de Gutenberg, 4).

Un mundo de experiencias sensoriales

Los visitantes disfrutaron de una primera parte experimental en la que, a través de un recorrido por varios espacios, se enfrentaron a diversos olores, sonidos, formas visuales y elementos táctiles, debiendo decidir cuáles vinculan al rojo.

“Hemos tenido en cuenta el conocimiento científico adquirido durante los últimos años acerca de los efectos del color sobre el comportamiento humano para crear un mundo de experiencias donde el público experimente todas las sensaciones que el rojo nos puede ofrecer”, explica Juan Lupiáñez, catedrático de Psicología Experimental de la Universidad de Granada, que participa en la iniciativa.

Una exposición que hemos recreado virtualmente para que todos puedan disfrutar de la experiencia, incluyendo también los interesantes resultados de lo que votaron los visitantes. 


Según el profesor Lupiáñez, “las investigaciones nos muestran que los colores se asocian de forma universal a diferentes sensaciones, emociones o estados de ánimo, en función de factores evolutivos, o de forma específica a partir de historias particulares de aprendizaje… Así, el rojo potencia el atractivo físico y el enganche atencional a las expresiones faciales, nos incita a buscar experiencias excitantes y emocionantes.., hasta las noticias enmarcadas en rojo nos parecen más relevantes”.

Los colores nos provocan emociones y los sentidos nos sugieren colores. “Por ejemplo, solemos relacionar el rojo con sonidos agudos, con olores de frutos o de cosas de color rojo, con superficies muy puntiagudas, duras y medianamente rugosas, así como con formas circulares”.

El rojo sabe a Coca-Cola

Tras completar la parte experimental, los visitantes llegan a la zona del gusto. En ella pudieron disfrutar de la variedad de Coca-Cola de su elección con el nuevo diseño. "En lo que se refiere a este sentido, también hay opciones, pero las que ofrecen las diferentes variedades de Coca-Cola. Tras más de un siglo de asociación entre el rojo y el sabor de Coca-Cola, y con este cambio tan potente en diseño, en el que apostamos por un todo al rojo, creo que este color sabe más a Coca-Cola que nunca”, dice la Brand PR Senior Manager de Coca-Cola.

Sin dejar la sala de disfrute, los presentes pudieron descubrir en tiempo real los resultados del experimento y a qué huele o cómo suena mayoritariamente el rojo. “Más allá de su componente lúdico e inspirador, se trata de una experiencia que nos permitirá hacer un interesante análisis sobre el rojo a través de los sentidos”, apunta el profesor Lupiáñez.

Este experto destaca que el color fue el último aspecto de la visión adquirido por los humanos al pasar de seres cazadores a recolectores. “Los que desarrollaron la visión en color tuvieron más posibilidades de sobrevivir al ser capaces de distinguir la fruta madura, de color rojo, de la verde, y la roja fruta madura de entre el follaje verde”.

Una percepción en color que hoy nos permite discriminar, en cualquier lugar del mundo, las distintas variedades de Coca-Cola según nuestros gustos y estilos de vida, y una percepción del rojo que sería diferente de no existir la marca con el color más icónico. El alcance del descubrimiento de J. B. Chandler al dar con el rojo perfecto ha ido más allá de lo que él pudiera haber imaginado.