La expresión "Essa Coca é Fanta" (“Esa Coca-Cola es Fanta”) se usa a menudo en Brasil para referirse de modo despectivo a las personas homosexuales. Aunque los que la utilizan aseguran que se trata de una simple broma, no lo ven así aquellos que son objeto de la burla. Se declaran cansados de escucharla y creen que alimenta los prejuicios hacia el colectivo gay.

Como parte de su compromiso con la diversidad y aprovechando las celebraciones por el Día Internacional del Orgullo LGTB de 2018, The Coca-Cola Company en Brasil decidió dar un nuevo significado a esa frase con el lanzamiento de una edición limitada de latas de Coca-Cola.

En ella, el icónico envase rojo de Coca-Cola contrastaba con la bebida de color naranja que había en el interior: una refrescante Fanta. En el frontal de la lata figuraba el mensaje: "Esa Coca-Cola es Fanta, ¿y qué?". En el reverso, otro: "Creamos una lata especial para reconocer a quien ignora etiquetas, desafía prejuicios y asume lo que realmente es. Esa Coca-Cola es orgullo, esa Coca-Cola es respeto, esa Coca-Cola es Fanta".

Un nuevo símbolo de orgullo gay

El impacto de la campaña fue enorme. Casi de la noche a la mañana, unas latas de edición limitada -que no se comercializaron, sino que se repartieron entre los trabajadores a nivel interno- habían transformado un mensaje homofóbo en un símbolo de orgullo gay para millones de personas. Muchas de ellas comenzaron a crear sus propias Coca-Colas Fantas y subieron vídeos a Youtube y las redes sociales que se hicieron virales.

La campaña, que se llevó dos leones de oro en el Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions, cosechó los elogios de Pabllo Vittar, uno de los cantantes abiertamente homosexuales más famosos de Brasil. El artista expresó en Instagram lo mucho que le gustaba la edición limitada con un videoclip conmovedor. "¡Estoy asombrado con Coca-Cola Fanta!", exclamaba, mientras vertía el contenido de la lata en un vaso.

Coca-Cola crea unas latas de edición especial en Australia para apoyar el matrimonio igualitario
Imagen de las latas de edición especial que Coca-Cola lanzó en Australia para apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Unos meses antes, pero al otro lado del globo, en Australia, la compañía volvía a posicionarse en pro de la diversidad, la inclusión y la igualdad. Con motivo de un referéndum postal no vinculante en el que los ciudadanos fueron preguntados por su posición sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, The Coca-Cola Company en Australia quiso declarar su “sí” rotundo al amor diverso. Y lo hizo lanzando una edición limitada de dos latas de Coca-Cola que, unidas, componían la palabra “love”, usando la célebre tipografía de la marca, con dos corazones y un arco iris. Finalmente, los australianos apoyaron masivamente las uniones gais en la consulta y, poco después, el Parlamento del país las legalizaba.

"Coca-Cola cree en el poder de unir a las personas. Lo hicimos en la lucha por los derechos humanos en Estados Unidos en la década de 1960, pero también al congregar a un grupo de jóvenes de diversas nacionalidades en una colina en Italia en 1971. Siempre hemos defendido en todo el mundo la diversidad, la inclusión y la igualdad", señalaba la compañía en un comunicado. “Nos esforzamos con orgullo para que estos valores rijan nuestro negocio y apoyamos que estos derechos sean para todos en la sociedad".

Este artículo es una adaptación del publicado en Coca-Cola Journey Reino Unido