The Coca-Cola Company revolucionó el panorama de los envases sostenibles en 2009 con el lanzamiento de PlantBottle, la primera botella de plástico PET, 100% reciclable, fabricada con un 30% de materiales de origen vegetal provenientes de un subproducto del procesado de la caña de azúcar.

Numerosas marcas de la compañía, desde el agua Dasani a Coca-Cola, pasando por el té helado listo para tomar Gold Peak, han encontrado en PlantBottle una alternativa a los envases tradicionales. En la actualidad, estas opciones sostenibles suponen el 30% del volumen de envases de la compañía en América del Norte y el 7% a nivel mundial. En nuestro país, los envases de dos de los últimos lanzamientos de Coca-Cola en España, AdeS, una gama de bebidas vegetales, y Honest, una gama de tés y cafés ecológicos listos para tomar, son PlantBottle.

Al reemplazar con material de caña de azúcar y otros desechos vegetales hasta el 30% del petróleo usado para fabricar botellas de plástico PET, PlantBottle ha evitado, desde 2009, unas emisiones de CO2 equivalentes a la retirada de casi un millón de vehículos de la carretera.

Desde el lanzamiento de PlantBottle, The Coca-Cola Company ha permitido a compañías no pertenecientes a la industria de bebidas introducir esta innovación en sus productos, como en el tapizado interior de ciertas berlinas Ford Fusion o en los envases de la marca de ketchup Heinz. Sin embargo, a finales de 2018, el CEO de The Coca-Cola Company, James Quincey, en un artículo publicado en la edición digital del diario The Washington Post, anunciaba los planes de la compañía de ampliar el acceso a la propiedad intelectual de la tecnología PlantBottle, incluyendo a sus competidores de la industria de bebidas.

"Necesitamos que más empresas apliquen esta tecnología para lograr el impacto que sabemos que puede tener", escribió Quincey. "No se trata solo de PlantBottle, sino fundamentalmente de cambiar nuestra mentalidad. No podemos permitirnos que alguien guarde para sí las buenas ideas si estas nos pueden ayudar a proteger el planeta".

Actualmente, solo un número limitado de proveedores producen el tipo de biomaterial que se utiliza para fabricar la resina PlantBottle, lo que añade complejidad y mayores costes al proceso de producción. Al fomentar un mayor uso del bioPET por parte de compañías tanto dentro como fuera de la industria de bebidas, The Coca-Cola Company espera que aumente la escala del negocio y, por tanto, se reduzcan los precios.

"La ampliación del acceso a la propiedad intelectual de PlantBottle se alinea con nuestra visión Un mundo sin residuos y con nuestro objetivo de emplear polímeros derivados de recursos naturales renovables", ha señalado por su parte Scott Pearson, senior director of global R&D innovation en The Coca-Cola Company. "Se trata de impulsar la economía circular, y de usar y reutilizar nuestros recursos de manera más eficiente. En lo que se refiere a los plásticos, parte de esto significa usar materias primas renovables que no estén basadas en los combustibles fósiles".

The Coca-Cola Company también está innovando en tecnologías de bioplástico para aumentar aún más el suministro mundial de biomaterial que pueda ser usado en resina PET; invirtiendo en tecnología para utilizar más material reciclado en sus envases; y haciendo que el plástico de sus envases sea más ligero y fácil de reciclar. Además, la compañía está distribuyendo contenedores para reciclar, creando centros de recogida y promoviendo el reciclaje en las comunidades locales de todo el mundo.

Este artículo es una adaptación del publicado en Coca-Cola Journey Global