La provincia de Soria va camino de convertirse en un desierto demográfico. La mayoría de sus municipios tiene menos de cien habitantes, según el INE, lo que les asoma a su extinción. Una despoblación que se vio acelerada por la crisis económica, cuando los habitantes de las zonas más aisladas comprobaron cómo se suprimían servicios básicos de los que habían disfrutado hasta entonces: el autobús de línea, la farmacia, la tienda de alimentación o el bar.

"La vida dejó de ser segura para la gente mayor, así que sus hijos decidieron llevarles con ellos a las ciudades o a una residencia", cuenta Victoria Tortosa, uno de los emprendedores sociales a los que brinda apoyo la red Ashoka, en colaboración con Coca-Cola. En julio de 2013, ella y su pareja Hugo Núñez, los dos sorianos, echaron también el cierre a cinco tiendecitas que tenían en sendos pueblos de la provincia por no ser rentables.

"Al hacerlo, inmediatamente nos empezaron a llamar los vecinos pidiéndonos que, por favor, les lleváramos la compra a domicilio, aunque fuera solo durante ese verano. Algunos incluso nos anunciaron que se marchaban”, relata. Los clientes seguían estando ahí, con las mismas necesidades de siempre, pero ahora no cubiertas. Así que la pareja decidió reinventar el modelo tradicional de negocio.

La Exclusiva, la tienda de los pueblos sin tienda

La Exclusiva, ejemplo de emprendimiento social de éxito
Hugo Núñez y Victoria Tortosa, fundadores de La Exclusiva. Foto: La Exclusiva

Realizaron un exhaustivo estudio de campo en el que fueron preguntando a la gente, pueblo por pueblo, casa por casa, qué productos y servicios echaban en falta. Unos meses después, en enero de 2014, nacía La Exclusiva, la tienda de los pueblos sin tienda, una empresa de logística social “para que nadie tenga que abandonar sus raíces porque no puede comprar un litro de leche o unos calcetines”, dice Tortosa. “Empezamos con siete pedidos con nuestra furgoneta de reparto y, seis meses después, ya teníamos 250”.

Núñez y Tortosa, que se había dedicado siempre a la Cooperación Internacional, comenzaron suministrando comida. Y ahora ya proporcionan desde libros, textiles o electrodomésticos, hasta servicios de reforma en el hogar para adaptar las casas a las personas mayores o la presentación de documentos oficiales en el registro.

En la actualidad, atienden 518 núcleos de población de Soria con 6 rutas repartidas en cuatro días de la semana, de 50 pueblos cada una, cubriendo las necesidades de 10.000 familias. Desde 2017, La Exclusiva, cuyo nombre es un homenaje al autobús que conectaba antiguamente los pueblos de las tierras altas -los más aislados- con la ciudad, tiene su réplica en 78 pueblos de Burgos.

Lo interesante es que los clientes de La Exclusiva no pagan los portes de sus pedidos. Son los proveedores los que cubren el coste del transporte “al abrírseles un mercado nuevo y contar con una cartera fija de clientes”. El proveedor abona mensualmente un porcentaje a La Exclusiva sobre el volumen total de ventas y hace que la empresa sea sostenible económicamente sin que el cliente deba asumir los gastos.

Un apoyo y una compañía

Coca-Cola, apoyando el emprendimiento social
La Exclusiva cumple una labor social al prestar apoyo a los habitantes de las zonas más aisladas de Soria. Foto: La Exclusiva 

“En zonas sin internet ni cobertura móvil, hemos ido creando una comunidad puerta por puerta, señora por señora”, declara orgullosa Tortosa, que reconoce no haber sido jamás tan feliz como ahora. Y es que su trabajo trasciende lo puramente logístico y cumple una función social. “Somos un apoyo y una compañía. Si Luisa está mala, me lo apunto y la llamo; si veo en oferta el bacalao que tanto le gusta a Francisca, se lo comento; y si hace falta cambiar una bombilla, ahí está Hugo. Los hijos incluso nos llaman para preguntarnos qué tal hemos visto a su padre al que acaban de poner un marcapasos”.

Tortosa, que será la encargada de amadrinar las segundas becas Aquarius para mayores de 60 años con ganas de emprender, subraya que “quienes están solos no son las personas, sino los pueblos. La gente mayor está encantada de quedarse donde ha nacido”. Y alerta de lo más valioso que se pierde cuando se muere un pueblo. “Se diluye la identidad del individuo, las tradiciones, el folclore, el patrimonio -ese puente romano- o la gastronomía -aquella inigualable receta de albóndigas de la abuela-”.

Un pequeño milagro

La Exclusiva, ejemplo de emprendimiento social de éxito
Este proyecto de emprendimiento social ha conseguido fijar población. Foto: La Exclusiva

La Exclusiva no ha podido revertir la despoblación de Soria, que en 2017 perdió 328 habitantes, según el INE, pero sí ha conseguido que varios de los pueblos más dispersos mantengan estable el censo. Un pequeño milagro que ha granjeado a Tortosa varios reconocimientos, entre ellos el premio de Excelencia a la Innovación para Mujeres Rurales 2016 concedido por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

“Hemos logrado que ancianos que tuvieron que marcharse a una residencia o a vivir con los hijos regresen a sus casas, y que gente que solo pasaba tres meses en el pueblo, ahora pase nueve”. No solo se trata de retener a los mayores. “Pretendemos que los jóvenes, como será mi hija en unos años, puedan elegir quedarse en pueblos que ofrezcan servicios, vivienda habilitada y oportunidades de empleo. En definitiva, una vida de calidad”, asegura Tortosa.

Soria es una de las diez provincias españolas que forman la llamada Laponia del Sur de Europa por su baja densidad de población, junto con Teruel, Guadalajara, Cuenca, Valencia, Castellón, Zaragoza, Burgos, Segovia y La Rioja. Se necesitan más Exclusivas. Queda aún mucha España vacía.