Desde Coca-Cola nos esforzamos por luchar contra el calentamiento global mientras desarrollamos nuestra actividad utilizando fuentes de energía más limpias y respetuosas con el medio ambiente.

La energía verde es una prioridad para Coca-Cola: buscamos constantemente maneras de reducir el consumo, hemos mejorado nuestra eficiencia energética con la sustitución de los equipos por otros de nueva generación e incluso producimos nuestra propia energía renovable desde nuestras plantas y espacios de trabajo.

También controlamos nuestras emisiones y trabajamos día a día para luchar contra el cambio climático, colaborando con nuestro embotellador para lograr la sostenibilidad. Áreas como la investigación o la formación están en constante desarrollo.

En definitiva, creemos que la energía tiene que usarse de forma responsable.

¿Para qué se utiliza la energía en las fábricas de Coca-Cola?

Los esfuerzos de Coca-Cola para luchar contra el cambio climático
Nuestros envases son 100% reciclables.

Desde Coca-Cola en España utilizamos tanto energía eléctrica como gas natural o propano.

La energía eléctrica la usamos para la iluminación de las plantas, los compresores, los equipos y para el proceso de producción de envases. El gas lo empleamos como combustible en las calderas para generar agua caliente y vapor con el objetivo de aprovecharlos en procesos de lavado de envases, limpieza de líneas y procesos de pasteurización.

Trabajamos con energía verde

El cuidado del medio ambiente es esencial para Coca-Cola. Por eso el 100% de la energía eléctrica utilizada en las fábricas de Coca-Cola en España y en las oficinas de Coca-Cola Iberia en Madrid es energía verde.

Se trata de energías renovables, sin emisiones de carbono, con un certificado de la Comisión Nacional de la Energía, promoviendo el uso y la generación de energías renovables en nuestro país.

Generamos energía propia a través de fuentes renovables

En Coca-Cola no solo usamos energía limpia, sino que también buscamos producir nuestra propia energía verde. Por eso, en algunas de las fábricas de Coca-Cola y en nuestras oficinas centrales generamos electricidad a partir de energía solar.

En la planta de Sevilla y en las oficinas de Coca-Cola Iberia se genera energía solar fotovoltaica, mientras que en las plantas de Barcelona y Sevilla, así como en las oficinas de Coca-Cola Iberia, se genera energía solar térmica para calentar agua.

Los esfuerzos de Coca-Cola para luchar contra el cambio climático
La energía verde es una prioridad para Coca-Cola.

La planta de A Coruña cuenta con iluminación en el aparcamiento de empleados que se genera con energía solar y/o eólica. También hacemos uso de energía geotérmica en Fuenmayor (Aguas de Maestrazgo, Teruel), uno de los manantiales que llena Aquabona.

Uso responsable de la energía en las fábricas de Coca-Cola

Una de nuestras principales metas es conseguir un consumo energético eficiente. Para lograrlo, contamos con objetivos y programas para reducir nuestros consumos.

Tenemos en marcha el programa Top 10 Eficiencia Energética, con el que aplicamos diversos procesos y técnicas de ajuste, modificación, optimización y mejora para ser más eficientes energéticamente.

El indicador que mide el consumo en las fábricas de Coca-Cola es el ratio de energía, que expresamos en Megajulios de energía / litro de bebida envasada. En 2010 teníamos 0,44 MJ/litro y en 2017 la cifra se situó en 0,37, lo que supone un notable ahorro.

Reducción de emisiones

En Coca-Cola hemos desarrollado dispositivos para reducir el consumo de las neveras y los equipos dispensadores.

Buscamos y seleccionamos los equipos más eficientes del mercado y los hemos mejorado con dispositivos inteligentes que permiten detectar el paso de personas y los horarios de apertura de las puertas de las neveras para reducir el consumo. Así, el producto solo permanece frío las horas en las que hay movimiento de gente cerca. En el caso de un centro comercial, los equipos solo enfriarán cuando esté abierto.

Además, hemos invertido en almacenes automatizados que nos permiten guardar más productos en un solo lugar, evitando la necesidad de transportarlos a instalaciones de terceros.

También hemos incrementado el número de vitrinas de refrigeración con tecnología eKOfreshment (libres de gases hidrofluorocarbonos -HFCs-). Este aumento de unidades impulsa el compromiso de reducir las emisiones de CO2 al medio ambiente.

Desde Coca-Cola, nos hemos comprometido a que el 100% de las compras de equipos de frío sean libres de HFCs para 2020. El 91,6% de los equipos de frío comprados nuevos en 2016 fueron libres de HFCs, es decir, tecnología eKOfreshment CO2, que no emiten gases hidrofluorocarbonos a la atmósfera.

Con medidas como estas, desde 2010 hemos logrado reducir nuestras emisiones de carbono en un 38,5% en nuestras operaciones comerciales centrales y un 26,1% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en nuestra cadena de valor.

Apoyo a iniciativas contra el cambio climático

Si en el día a día de su actividad Coca-Cola se esfuerza por luchar contra el cambio climático, también pone en marcha o se suma a iniciativas que van en la misma dirección.

Así, como parte de la Comunidad #PorElClima (formada por ciudadanos, entidades, empresas y administraciones públicas), hemos impulsado la creación de una plataforma especialmente dirigida al sector hostelero: Hostelería #PorElClima. El objetivo es apoyar a este sector en su transición ecológica hacia una economía baja en carbono. Y es que su capacidad de impacto es muy grande: representa el 7,6% del PIB y da empleo a más de un millón y medio de personas.