La playa de El Campello en Alicante ha acogido la primera edición del festival Coca Cola Music Experience On the Beach el primer día de agosto, en el que 14 chicos y chicas de Gira Jóvenes Coca-Cola han trabajado en la organización y la atención al numeroso público que asistió para disfrutar de artistas como Sweet California, D Vicio, Sofía Reyes, X-Riz, El Viaje de Elliot, Mario Elliot, Bromas Aparte y muchos otros en un evento musical que además contó con talleres sobre reciclaje, Dj, percusión brasileña o Dance.

La expedición de Gira Jóvenes Coca-Cola partió el 30 de junio de Madrid a bordo de dos furgonetas repletas con siete chicos y siete chicas y un montón de ilusiones que se verían sobrepasadas por la realidad de la experiencia de trabajar en un gran evento musical.

La acogida en Alicante fue calurosa en todos los sentidos, tanto por el clima de bochorno -que además amenazaba tormenta- como, sobre todo, por el equipo a cargo de la organización del festival. El trabajo de los chicos y chicas de Gira Jóvenes Coca-Cola fue acogida con los brazos abiertos por todos los departamentos del festival, que se afanaban para tenerlo todo a punto.

Nada más empezar, el equipo de Gira Jóvenes Coca-Cola demostró que lo que les falta en experiencia les sobra en motivación y se pusieron manos a la obra para que todo estuviera listo para acoger a los más de 15.000 espectadores que abarrotaron el recinto durante todo el sábado primero de agosto. El primer día de trabajo fue un día repleto de cargas y descargas al sol, de traslado de material a las diversas carpas y espacios del festival y de adecuación y colocación de la señalética, la preparación de los camerinos, el avituallamiento de las neveras del festival y el conocimiento a fondo del espacio y los responsables de cada zona con los que trabajarían al día siguiente.

El sábado amaneció radiante y a las nueve de la mañana el equipo de Gira Jóvenes Coca-Cola ya estaba en el recinto, listo para ocupar sus puestos, algunos de tanta responsabilidad como la continuidad (que asegura que los artistas estén a la hora que se les espera en los diferentes escenarios y espacios dedicados al encuentro con los fans) o el control, limpieza y avituallamiento constante de los camerinos.

Yacine y Daniela se ocuparon de esto último, mientras que Fátima se encargó de los traslados de los artistas al segundo escenario, Andrea y Patricia se aseguraron de que el público pudiera inscribirse en los diversos talleres y Michael controlaba el programa informático de la actividad dedicada al reciclaje, el Green Space.

Ayoub, Emiliene, Andrés y Charina atendieron en todo momento al público de la carpa más visitada, la Just Dance, por donde pasaron la mayoría de los 15.000 asistentes, mientras que Adrián cumplió a la perfección sus tareas en la carpa Momentum, dedicada por la mañana a un taller para aprender a hacer mezclas como los Djs profesionales y a la percusión brasileña por la tarde.

El otro Ayub, ‘el tranquilo’ se dedicó todo el día a cuidar de que el escenario principal estuviera en orden, retirando los consumibles tras cada actuación y reponiendo bebidas para los artistas, tarea que también compartió Erika, que jugó de auténtico líbero todo el día y rotó por casi todos los puestos (continuidad, escenario, carpas, etc.), como también tuvo que hacer Juan ‘Baty’. Aparte de las tareas que tenían asignadas, la organización iba requiriendo a los chicos para otras tareas que iban surgiendo, propias de la dinámica de un festival, como repartir botellas de agua al público sediento de las primeras filas del escenario principal, reponer bebidas en diversos espacios, ir a buscar los 120 bocadillos para la comida del personal de producción o reponer y repartir material promocional en varios puntos.

A nadie se le escapó la entrega del equipo y tanto managers, artistas y equipo de producción demostraron en todo momento a los integrantes del equipo su respeto y agradecimiento. Una jornada de 14 horas da para mucho y también hubo tiempo para hacerse fotos con los artistas que no dudaron en posar con ellos, firmarles autógrafos e incluso invitarles a sus futuras actuaciones en Madrid.

Así, pasada la medianoche, todos se volvían a montar en las furgonetas camino del hotel con una sonrisa, cansados, pero felices y orgullosos de haber tomado parte en este gran evento musical de la mano de Coca Cola.