El agua es imprescindible para la vida, y también lo es para Coca-Cola como compañía. Es su ingrediente más importante y, consecuentemente, su recurso más preciado.

Por esta razón, tanto el agua que utiliza para elaborar las bebidas, como la que emplea para limpiar los envases y la maquinaria en contacto con las bebidas, es tratada siguiendo un riguroso proceso, que se adecúa a los requerimientos de la Organización Mundial de la Salud, las legislaciones locales y nacionales, y los rigurosos estándares de calidad establecidos por The Coca-Cola Company.

Además de procurar su calidad, la compañía trata de ser lo más eficiente posible en el uso del agua en la producción de las bebidas. De hecho, en los últimos años ha logrado reducir el consumo de manera significativa. ¿Cómo? Principalmente a través de mejoras en las operaciones de lavado de los envases y reutilizando el agua que, con una buena calidad aún, se puede volver a usar en otros procesos tras un pequeño tratamiento.

Así se ahorra agua en las fábricas de Coca-Cola

Riguroso control del agua en una fábrica de Coca-Cola

El agua utilizada para enjuagar las botellas de plástico PET se utiliza de nuevo en otros procesos al presentar aún una buena calidad.

En cuanto al proceso de lavado de los envases, la limpieza de las botellas de vidrio rellenables es la que más agua consume. Por eso, la optimización de este proceso ha sido siempre una prioridad. Esta limpieza se hace en lavadoras enormes, muy costosas y diseñadas hace años, así que Coca-Cola ha hecho toda una serie de ajustes para lograr rebajar el consumo de agua de manera significativa.

En los últimos años Coca-Cola ha logrado reducir de manera significativa el consumo de agua sobre todo a través de la reutilización del agua y de ajustes en las operaciones de lavado de envases

A esta mejora de los procesos de lavado hay que sumar la reutilización del agua. Las botellas de plástico PET se soplan en la propia planta y las preformas vienen limpias del proveedor, de modo que, tras enjuagarse, el agua utilizada en este procedimiento sigue teniendo buena calidad. Así, con un pequeño tratamiento, se utiliza de nuevo en otros procesos. En este sentido, la planta de Coca-Cola en Valencia es muy proactiva en proyectos de reutilización del agua.

Las cifras corroboran estos esfuerzos. En 2004, Coca-Cola empleaba 2,18 litros de agua por cada litro de bebida que fabricaba, incluida el agua contenida en las propias bebidas. Hoy, se ha reducido ese ratio a 1,91 litros, mejorando la eficiencia en el uso del agua en un 26% desde 2004 y un 11,9% desde 2010. El objetivo es alcanzar el 20% en 2020 con respecto al dato de 2010.

Trabajadores sensibilizados y formados

El compromiso de Coca-Cola con el entorno en el que opera está en su ADN desde el principio, lo que le ha llevado a desarrollar un sistema de gestión ambiental propio muy ambicioso -además de la certificación ISO 14001 obtenida por todas las fábricas-, con más exigencias que las marcadas por la ley.

Prueba de ello es que, en lo que respecta al agua, un grupo de cinco personas, entre responsables de Calidad, Medio Ambiente, Mantenimiento e Ingeniería, gestiona los proyectos de eficiencia de agua en cada una de las siete plantas que Coca-Cola tiene en España

Coca-Cola ha creado su propio sistema de gestión ambiental, muy ambicioso, pues se marca más exigencias que las contempladas por la ley

A estas cinco personas hay que sumar las que validan procesos en la sede de Coca-Cola Iberia en Madrid. Además, los trabajadores de las fábricas también reciben cursos de capacitación y sensibilización en medio ambiente y conservación del agua, pues esa optimización en el uso del agua también depende de cómo realicen su tarea y su compromiso personal en cuidar de este preciado recurso natural.

Así mismo, cada planta tiene un plan trienal con los proyectos de eficiencia en agua y energía que puede llevar a cabo. De este modo, por ejemplo, la fábrica de Barcelona viene desarrollando un sistema de doble ósmosis inversa para aprovechar el agua. La ósmosis inversa es un proceso en el que se elimina la alcalinidad y los cloruros del agua (en Barcelona es más salina).Por como funciona, siempre hay un porcentaje de rechazo. Así que aplicando una segunda ósmosis, se aprovecha ese agua desechada en primera instancia.

Proyectos de reabastecimiento de agua

Riguroso control del agua en una fábrica de Coca-Cola

Coca-Cola cumple con su compromiso de reponer a la naturaleza el 100% del equivalente al agua contenida en sus bebidas mediante diversos proyectos medioambientales, como el que trata de ayudar a recuperar, junto a WWF, el estuario del río Guadalquivir. Foto: Héctor Garrido

Junto a esta mayor optimización, como plan externo Coca-Cola se propuso en 2010 devolver a la naturaleza el equivalente al 100% del agua contenida en sus bebidas para 2020. En 2015, cinco años antes de lo previsto, la compañía logró cumplir esta meta a nivel global, convirtiéndose en la primera empresa de la lista Fortune en alcanzar un objetivo de reabastecimiento de agua tan relevante.

Coca-Cola tiene el compromiso de devolver a la naturaleza el equivalente al 100% del agua contenida en sus bebidas

A nivel local, en 2018 Coca-Cola Iberia devolvió a la naturaleza 3.279 millones de litros de agua a través de diversos proyectos ambientales; el 113,5% del agua contenida en las bebidas que comercializa en España y Portugal.

La elaboración de las bebidas

Riguroso control del agua en una fábrica de Coca-Cola

Ingredientes como el azúcar, los edulcorantes o el dióxido de carbono con el que se elaboran las bebidas también son sometidos a rigurosos parámetros de calidad.

Además de a la limpieza de los envases y otras operaciones en las plantas, parte del agua sometida a estrictos controles de calidad se destina a la elaboración de las bebidas. De los 1,91 litros de agua que Coca-Cola emplea para producir un litro de bebida, un litro va en la bebida como ingrediente.

De los 1,91 litros de agua que Coca-Cola emplea para producir un litro de bebida, un litro va en la bebida como ingrediente

El proceso es relativamente sencillo: primero se añade azúcar o edulcorante para crear un jarabe simple. Después, este se combina con el concentrado (definido para cada receta) proporcionado por The Coca-Cola Company. En el siguiente paso, este nuevo jarabe se mezcla con agua en las proporciones adecuadas y, finalmente, si se trata de una bebida con gas, se añade carbonatación para crear la bebida deseada.   

Tanto el azúcar y los edulcorantes como el dióxido de carbono que serán incluidos en la bebida son sometidos a un riguroso control de calidad, que verificará que todos los lotes recibidos en las plantas de Coca-Cola en todo el mundo son aptos según los estándares de calidad de la compañía.