El buen desempeño ambiental de una empresa no depende únicamente de sus actividades, sino también de todas aquellas relacionadas con dicho negocio.

Precisamente, para asegurar una cadena de suministro responsable y sostenible, hace tiempo que Coca-Cola decidió extender su compromiso ambiental a sus proveedores agrícolas y al resto de su cadena de suministro. ¿Pero cómo? Lo explicamos paso a paso:

Cumplimiento de criterios ambientales por parte del 100% de los proveedores

Coca-Cola tiene en cuenta el medio ambiente en la selección de sus proveedores
Todos los proveedores de ingredientes o material de 'packaging' de Coca-Cola deben someterse a sus Principios Rectores para Proveedores.

En primer lugar, en el 100% de los procesos de selección de sus proveedores, Coca-Cola tiene en cuenta el medio ambiente.

Por un lado, todos los proveedores de ingredientes o material de packaging de la compañía deben comprometerse con sus Supplier Guiding Principles (Principios Rectores para Proveedores). Pero, además, los proveedores de ingredientes deben acogerse también a los Sustainable Agriculture Guiding Principles (Principios Rectores de Agricultura Sostenible) o a los principios equivalentes de la Sustainable Agriculture Initiative (SAI).

Por otro lado, el resto de procesos de compra se realizan a través del método 7-step Sourcing, que asegura la participación del área de Medio Ambiente de Coca-Cola en las operaciones de compra, con un nivel de implicación mayor o menor en función del impacto ambiental del producto o servicio a contratar.

Posteriormente, con el fin de garantizar el cumplimiento de las obligaciones adquiridas, todos los proveedores comprometidos con los Supplier Guiding Principles (materias primas y packaging) son auditados por Coca-Cola.

En el caso de los proveedores de ingredientes sujetos a los Sustainable Agriculture Guiding Principles, estos serán sometidos a auditorías ambientales a partir de 2020, cuando comenzará el periodo de obligado cumplimiento. No obstante, en la actualidad la compañía trabaja estrechamente con ellos para que cumplan todos los requisitos antes de esa fecha.

Asegurar el origen sostenible del 100% de los ingredientes agrícolas

Hacia una cadena de suministro sostenible y responsable
Coca-Cola se ha marcado como objetivo que el 100% de sus principales ingredientes agrícolas y materias primas provengan de recursos sostenibles en 2020.

La apuesta por la sostenibilidad de Coca-Cola está en el origen mismo de los ingredientes y materias primas que usa para sus productos, lo que ha llevado a la compañía a adquirir el compromiso de que el 100% de sus principales ingredientes agrícolas y materias primas provengan de recursos sostenibles en 2020.

Para ello, el 100% de los proveedores de materias de origen agrícola han de comprometerse con los Sustainable Agriculture Guiding Principles o principios equivalentes de la Sustainable Agriculture Initiative. Y mientras algunas pautas serán de  obligado cumplimiento a partir de 2020, otras lo serán de recomendado cumplimiento.

Dentro de este contexto, Coca-Cola trabaja para establecer un sistema que le permita conocer, no solo al proveedor que suministra los ingredientes principales, sino también la finca de procedencia de los mismos. Es un paso previo para la comprobación, de forma fiable y creíble, de que se cumplen los requisitos establecidos para este tipo de suministros. Entre esos ingredientes principales figuran los edulcorantes, los zumos, el café, el té, la soja o el papel.

Incentivar a los proveedores para mejorar su desempeño ambiental y favorecer la innovación

 Cítricos Sostenibles, el proyecto de Coca-Cola para ahorrar agua en el cultivo de cítricos en España
El proyecto 'Cítricos Sostenibles' busca que los agricultores ahorren agua y fertilizantes en el cultivo de cítricos en España.

Cada año, Coca-Cola compra a productores españoles 3,5 millones de kilos de zumo de naranja y 1,1 millones de kilos de zumo de limón para la fabricación de Fanta Naranja y Fanta Limón. Durante 2014, la compañía evaluó la sostenibilidad de algunos proveedores de cítricos para implantar mejoras que permitiesen garantizar el origen sostenible de los ingredientes de Fanta.

Analizando indicadores como la huella de carbono, la huella hídrica, la erosión del suelo y la biodiversidad, entre otros, los técnicos determinaron que una fertilización eficiente permite ahorrar un 23% de emisiones de CO2, mientras que disminuir el consumo de agua reduce 8,8 euros los costes de producción por tonelada de cítricos.

Fruto de aquella evaluación nació la Guía Fanta de buenas prácticas sostenibles en el cultivo de cítricos. Dos de sus recomendaciones -reducir el consumo de agua para el riego y el uso de fertilizantes- fueron aplicadas entre 2015 y 2016 como proyecto piloto en dos fincas valencianas.

Ante los buenos resultados obtenidos, ahora la iniciativa se replica a gran escala con el programa Cítricos Sostenibles, abierto a todo tipo de productores de cítricos en España –pequeños, medianos, grandes-, ya sean o no proveedores de Coca-Cola. El objetivo es que pongan en marcha prácticas sostenibles de riego y fertilización para reducir el consumo de agua y el impacto ambiental asociado a su producción. La previsión es ahorrar más de 800 millones de litros de agua en 750 hectáreas en dos años.

La implicación de los proveedores es fundamental para un desempeño ambiental sostenible y responsable. Así, Coca-Cola está explorando diferentes vías para estrechar lazos de comunicación con ellos y lograr que el medio ambiente se integre en ese diálogo, incentivándoles a adoptar buenas prácticas y buscando formas de co-innovación con las que ganen ambas partes.

Coca-Cola apoya el uso sostenible de los bosques
Coca-Cola apoya el consumo responsable de productos forestales para la protección de los bosques.

Coca-Cola también es parte de la Red Ibérica de Comercio Forestal de WWF, apoyando el uso sostenible de los bosques a través del consumo responsable de los productos forestales. Dentro de este marco, la compañía requiere que el papel, el cartón y la madera de todas sus marcas lleven la certificación FSC (Forest Stewardship Council), así como el mobiliario, la carpintería y el papel de las oficinas centrales de Coca-Cola Iberia en Madrid.