Si algo tienen en común los participantes en los concursos juveniles de escritura creativa y teatro de Coca-Cola en España es que los recuerdan de forma especial y con mucho cariño.

Más de 12 millones de adolescentes han pasado por el Concurso Coca-Cola Jóvenes Talentos de Relato Corto desde que iniciara su andadura hace casi 60 años. Y más de 78.000 suman los Premios “Buero” de Teatro Joven Coca-Cola desde 2003.

A algunos -entre ellos muchos ganadores y finalistas- les sirvieron sobre todo para coger confianza en sí mismos y decidirse a perseguir sus sueños de ser actores, directores de escena, escritores o periodistas. Otros, a través de la escritura y el teatro, adquirieron habilidades y competencias que les han ayudado a desenvolverse mejor en el trabajo, los estudios y en la vida.

Para la mayoría, en cualquier caso, fue una experiencia única en la que conocieron a otros jóvenes con idénticas inquietudes y que les asomó a mundos nuevos. Estas son solo algunas de esas historias:

Encarna Samitier, directora de ‘20 Minutos’

Charla con Encarna Samitier
Encarna Samitier, en la redacción de '20 Minutos' en Madrid. Foto: Marta Ortiz

Hace 46 años, cuando tenía 13, la hoy directora del diario 20 Minutos, Encarna Samitier, participó en el Concurso Coca-Cola Jóvenes Talentos de Relato Corto, entonces llamado Concurso Nacional de Redacción, con una redacción sobre Barbastro (Huesca), su ciudad natal. Unas semanas después, en una carta que aún conserva, le comunicaban que había resultado premiada en la fase provincial.

"Mi premio en el Concurso Coca-Cola Jóvenes Talentos me dio la confianza para ser periodista"

“Mi sueño era ser periodista, pero era tímida y tenía muchas dudas y miedos”, reconoce. “El premio me dio la confianza que necesitaba. Me ayudó a hacer ver a los demás que mi vocación no era un capricho, ni una locura, ni un esnobismo, y que yo también podía labrarme un futuro en la profesión”.

El Heraldo de Aragón se hizo eco de la gala de entrega de galardones en el ya desaparecido Gran Teatro Fleta de Zaragoza. Y en él, precisamente, empezaría a trabajar Encarna tras estudiar Periodismo en Navarra, marcando el inicio de una brillante carrera. Hoy es parte del jurado provincial por Madrid del concurso.

Ángeles Caso, periodista y escritora

Concurso Coca-Cola Jóvenes Talentos de Relato Corto
La escritora y periodista Ángeles Caso. Foto: Alberto Montero

Cuando en 1974, con 13 años, la gijonesa Ángeles Caso realizó la prueba escrita del certamen, ya soñaba con ser escritora. "Me recuerdo haciendo mi redacción con muchísima emoción", afirma. Y luego llegó la gran noticia: era la ganadora por Asturias. “Este reconocimiento me hizo pensar que no me equivocaba al desear ser escritora. Fue un enorme empuje para mí, además de lo que significó como experiencia personal”, subraya.

Y es que, como premio, se fue de viaje una semana a Madrid y después 15 días por España y Portugal. “Éramos dos autobuses llenos de crías y críos. Fue maravilloso. Era la primera vez que viajábamos sin nuestras familias y nos divertimos muchísimo”, cuenta.

"El galardón me hizo pensar que no me equivocaba al desear ser escritora”

Rostro conocido de la televisión en los años 80 y ganadora del premio Planeta en 2009, hoy es miembro del jurado nacional del concurso. Reconoce que, con la lectura de cada nuevo texto que llega a sus manos, vuelve a recordarse a sí misma escribiendo su propio relato, disfrutando.

Dolores López, finalista por Vizcaya

Para la bilbaína Dolores López lo más importante de su paso por el concurso, en los años 80, fue ver “la cara de orgullo” de su madre cuando mostraba a los vecinos el recorte de periódico en el que aparecía su nombre. Había quedado finalista por Vizcaya. “Ilusa de mí, el primer premio era un viaje a Disney World, en Orlando, y lo que me preocupaba era mi miedo al avión en caso de tener que ir”, confiesa.

“El verdadero premio fue ver la cara de orgullo de mi madre”

Muy a su pesar, Dolores tuvo que dejar los estudios, pero aún recuerda a aquella “maravillosa” profesora de Lengua y Literatura que siempre la animó a seguir creando mundos con palabras. “Un día nos volvimos a encontrar. Le comenté que trabajaba, que era peluquera. Me miró sorprendida y me dijo que se había perdido a una gran escritora”.

Hoy, con 50 años, Dolores ha retomado los estudios -en este caso de Derecho- y prepara unas oposiciones. Sigue escribiendo “a ratos y a trozos”. Tiene pendiente contar la vida de su madre, “una historia tremenda de valentía”.

Beñat Berasategui, ganador del concurso en euskera

Concurso Coca-Cola Jóvenes Talentos de Relato Corto
Beñat Berasategui.

A Beñat Berasategui no le gustaba escribir y "por el cariño" que tenía a su profesora se animó a participar en 2015 en el concurso, en este caso en euskera (se celebra en todas las lenguas oficiales de España).

Para su sorpresa, resultó el ganador de País Vasco y Navarra. Y a partir de ahí llegarían los “clics” a su cabeza. “La experiencia fue el detonante de que empezara a espabilar, a ser proactivo y no quedarme quieto”, manifiesta. “También me hizo quitarme prejuicios, como el de pensar que el resto de ganadores serían unos niños pedantes. Nada más lejos”.

“El certamen literario fue el detonante para ser proactivo y no quedarme quieto”

Además, cambió su visión de la escritura, sobre todo de la suya propia. “Nunca imaginé que fuera medianamente bueno y ahora hasta la necesito: me permite vomitar lo que tengo dentro, las cosas buenas y malas”.

Estudiante del Bachillerato de Ciencias, sus aptitudes para la creación literaria le han permitido ganar otros concursos. No solo eso. “Gracias a la escritura -añade- tengo excusa para viajar y así reencontrarme con los otros talentitos. Y también me ha hecho descubrir cosillas en mí mismo que ni sabía que estuvieran”.

Natalia Huarte, actriz

Natalia Huarte: “Los Premios ‘Buero’ fueron el impulso final que necesitaba para ser actriz”
La actriz Natalia Huarte, en las calles de Madrid. Foto: Marta Ortiz

Con 17 años, Natalia Huarte entró a formar parte del reconocido grupo de teatro de su instituto, el IES Navarro Villoslada de Pamplona. Lo dirigía Ignacio Aranguren, todo un referente del teatro escolar en España, quien la eligió para el papel protagonista de Mirandolina en La Posadera. Aquello supuso para ella un antes y un después. “Se despertó en mí un interés enorme por el arte dramático. De pronto, algo me dijo que ese era el camino por el que tenía que apostar”, cuenta.

Corría 2007, y ese mismo año, el IES Navarro Villoslada participó en los Premios “Buero” de Teatro Joven Coca-Cola con La Posadera. Quedó finalista a nivel nacional. Además, en aquella edición Natalia recibió una mención especial como mejor actriz autonómica.

“Los Premios ‘Buero’ de teatro fueron el impulso final que necesitaba para ser actriz”

Aunque ya tenía claro que quería dedicarme a la interpretación, los 'Buero' fueron el impulso final que necesitaba”, admite. También obtuvo una de las becas que conceden estos premios para estudiar en escuelas oficiales superiores de arte dramático. “Gracias a ese apoyo pude entrar en la RESAD de Madrid, profesionalizarme y dedicarme a esto”.

Y es que desde que encarnará a Mirandolina en 2º de Bachillerato, Natalia no se ha bajado de los escenarios. Hoy es parte del jurado nacional de los galardones.

Ana Casado, finalista nacional con el grupo Titiriteros

Los Premios
Ana Casado.

Ana Casado estaba en el grupo Titiriteros, del instituto abulense Isabel de Castilla, cuando quedó finalista a nivel nacional en la novena edición de los “Buero”.

“Fue mágico actuar en el Teatro María Guerrero de Madrid, con técnicos de sonido, de luces, ayudantes de maquillaje, de vestuario.., acostumbrados como estábamos a hacerlo todo solos”, rememora. Y fue doblemente especial por estar viviendo algo así con compañeros con los que llevaba en el grupo desde los tres años.

"El teatro es emocionarte y emocionar -tienes que explorar y expresar sentimientos-, y eso te ayuda a empatizar con los demás”

Sus derroteros no fueron por las artes escénicas. Estudió Genética y en la actualidad realiza un Doctorado en Investigación en Cáncer. Pero sigue vinculada a las tablas. “Soy una gran espectadora de teatro. Además, cuando voy a Ávila, me paso por el taller del Isabel de Castilla y les echo una mano”.

El teatro es una "escuela de vida", sentencia. "Mejoras tus habilidades de comunicación, aprendes a luchar por un objetivo común -dejando a un lado los egos-, a tomar decisiones rápidas ante imprevistos... El teatro es emocionarte y emocionar -tienes que explorar y expresar sentimientos-, y eso te ayuda a empatizar con los demás”.

Tito Asorey, actor y director de escena

Los Premios
Tito Asorey.

Tito Asorey es un viejo conocido en los “Buero”. Su grupo Tarumba, del IES Universidade Laboral de Ourense, ganó tres veces el concurso. Fue en 2007, 2008 y 2010.

Él ya tenía claro que sus vocaciones eran la interpretación y la dirección escénica, pero aquellos reconocimientos supusieron para él todo un espaldarazo. “Los 'Buero' me dieron la oportunidad de mostrar mi trabajo, y encima en gallego. Ves que tus montajes tienen repercusión, que la cosa cuaja, y eso me animó mucho a seguir”, admite.

“Los 'Buero' me dieron la oportunidad de mostrar mi trabajo. Ves que tus montajes tienen repercusión y eso me animó mucho a seguir”

Titulado Superior en Arte Dramático por la ESAD de Galicia, hoy es un reputado actor y director de escena. Todavía recuerda el “universo maravilloso” que se creaba -“difícil de reproducirse en otros contextos”- entre los jóvenes de los grupos finalistas, procedentes de “todas las realidades de España”.    

Firme defensor de esta iniciativa de Coca-Cola y del “teatro espontáneo” que promueve, considera que “la escena debe ser una tribuna libre en la que los jóvenes arriesguen y expresen lo que les mueve y conmueve. Los 'Buero' siempre han sido una clara apuesta por el talento joven y siguen siendo igual de necesarios. Este teatro es el futuro, pero para eso necesita presente”.

Cristina García, actriz

Los Premios
Cristina García.

Cristina García quería ser actriz, pero no veía esta profesión como una opción de futuro. Sin embargo, su paso por los “Buero” con el grupo La Inestable 21 de Lleida y el premio que recibió como mejor actriz en 2007, le hicieron cambiar de opinión. “Te das cuenta de que no eres el único que se quiere dedicar a esto, que formas parte de un colectivo mucho más amplio, y ves todas las posibilidades reales que se te abren”, señala.

Cristina decidió aprovecharlas. En este sentido, el premio a mejor actriz fue el “empujón definitivo" que necesitaba para lanzarse a por su sueño. “Adoraba interpretar y me estaban diciendo que en el escenario me hacía grande. Fue una inyección de autoestima”.

“Los ‘Buero’ fueron el empujón que necesitaba para lanzarme a por mi sueño”

Se marchó a París a estudiar arte dramático y empezó a participar y organizar montajes. Hoy tiene su propia compañía, Campi Qui Pugui (Sálvese quien pueda), con la que gira internacionalmente. Teatro de calle dirigido especialmente al público infantil, con el que hace reír a niños de todo el mundo. Porque, como asegura, "su lenguaje siempre es el mismo, todos reaccionan y disfrutan igual, actúes en Londres o en Pekín".

No están todas las historias que son -hay tantas como participantes en los "Buero" y el Concurso de Jóvenes Talentos-, pero sí son todas las que están. Y a estos relatos de agradecimiento se irán sumando cada año muchos más, porque la apuesta de Coca-Cola en España por la cultura y la educación sigue estando tan viva como el talento de todos estos jóvenes.