Hace dos años, Jesús Picallo decidió montar un hotel en uno de los extremos más occidentales de la península, movido por las ganas y la ilusión de dar la bienvenida a todos aquellos peregrinos del Camino de Santiago que llegaban al lugar. Es el kilómetro cero del Camino; una vez llegado a Santiago, el camino se extiende hasta este lugar.

Coca-Cola, en el “Fin de del mundo”

La casa-faro del cabo de Finisterre estaba prácticamente abandonada, así que Jesús decidió comprar los derechos de uso para montar allí su hotel. Su hijo Jacinto anteriormente había trabajado como pinche de cocina en el faro y, enamorado el sitio, convenció a su padre de que era un lugar perfecto para montar algo allí. Ambos son hoy los propietarios de un pequeño hotel y un bar en el popularmente conocido como “El Fin del Mundo”.

Finisterre es un lugar mágico, poético, donde se ven unas de las puestas del sol más impresionantes de toda España. Un sitio idílico al que Coca-Cola en España ha llegado para darle el toque final a unas vistas de infarto.

Inicios complicados

En un primer momento, la gente de los pueblos aledaños nunca creyeron en que un lugar así pudiera funcionar un proyecto tan sencillo y a la vez ambicioso, y ahora, según Picallo “aquí seguimos después de tanto esfuerzo y dedicación”. El viento y la aislada situación del hotel fueron los motivos por lo que les vieron como verdaderos locos.

Jesús Picallo
Junto a su hijo, Jesús abrió un pequeño hotel y un bar en lo que popularmente se conoce como “El Fin del Mundo"

Años más tarde, el hotel y el pequeño chiringuito O´Refuxio han ido recibido visitantes de todas partes del mundo; y Coca-Cola, como una bebida prácticamente universal, ha sido lo que la gente ha esperado disfrutar en un lugar tan único.

El éxito del hotel ha sido increíble, ha recibido visitas de programas de televisión de todo el mundo. Han conseguido ser conocidos mundialmente. Picallo se ha dedicado toda la vida a la hostelería. Desde muy pequeño se puso a trabajar y hoy se siente muy orgulloso de lo que ha conseguido; ayudando a Coca-Cola a llegar al "fin del mundo".