Ignacio Morell es catedrático de Hidrogeología en la Universitat Jaume I de Castellón. Su relación con Coca-Cola en España se remonta a 2009, cuando realizó un estudio para la implementación del mecanismo de compensación social de consumo de agua en las fábricas embotelladoras de Coca-Cola en España. Actualmente se dedica al estudio de las aguas subterráneas en lo relacionado con su circulación y sus condicionamientos geológicos.

De lo teórico a lo práctico

Como catedrático Ignacio ha dedicado toda su vida profesional al estudio y la investigación puramente académica y científica, por lo que nunca había participado en proyectos con una aplicación inmediata. Es en 2009 cuando Coca-Cola en España se pone en contacto con él para realizar un estudio piloto sobre la actuación de recarga artificial del acuífero de la Plana de Castellón mediante la inyección, a través de pozos, de 350.000 m3 de agua procedente de tormentas, para luchar contra la salinización provocada por la intrusión marina

Tras años de búsqueda de conocimientos teóricos, Ignacio “quería poner al servicio de la sociedad todo lo que sabía”. La puesta en marcha inmediata y práctica que tenían los proyectos fue un factor determinante para que Ignacio tomara la decisión de participar,. Además, contar con el apoyo de Coca-Cola en España era una oportunidad que no quería dejar escapar.

 Cítricos Sostenibles, el proyecto de Coca-Cola para ahorrar agua en el cultivo de cítricos en España
El proyecto 'Cítricos Sostenibles' busca que los agricultores ahorren agua y fertilizantes en el cultivo de cítricos en España.

Objetivo: ahorrar agua

Cítricos Sostenibles, el último proyecto de Coca-Cola en España en el que Ignacio esta ofreciendo su colaboración, pretende sembrar un precedente para posteriores proyectos. Consiste en una colaboración con agricultores para optimizar los sistemas de riego de cítricos en 750 hectáreas con el objetivo de conseguir mayor eficiencia y ahorro de agua.

Un proyecto con un impacto transversal que permite no solo ahorrar agua, sino también disminuir las emisiones de CO2 -al utilizarse menos fertilizantes- e incrementar el valor de los cítricos al ser catalogados como sostenibles, lo que abre nuevos mercados a los agricultores. Con un carácter social y medioambiental, este proyecto se enmarca en el objetivo de Coca-Cola en España por devolver a la naturaleza el 100% del agua que utiliza.

Ignacio considera importantísimo el deber social que las marcas deben tener con su entorno, y se siente muy orgullo de poder participar en un proyecto de una aplicación instantánea y con un calado tan social. La repercusión sobre los agricultores de cítricos no solo repercute a nivel económico, sino a nivel medioambiental, algo que Ignacio considera un más importante.