Hace 65 años Elizabel decidió emprender una vida en Madrid, y con tan solo 17 años llega a la capital en busca de trabajo. Por aquel entonces Coca-Cola, una marca extranjera, llegaba a España para abrir sus primeras oficinas y la embotelladora en Madrid.

Una vida en el Hogar Coca-Cola

Elizabel decide llamar a la puerta de esta nueva empresa, y es en este momento cuando comienzan una trayectoria y compromiso profesional en común que ha durado más de 50 años. Su primer trabajo fue de “mozo de los recados”  pero tras años trabajando con esfuerzo y dedicación, Elizabel fue promocionando en la empresa hasta llegar a convertirse en Coordinador de Relaciones Externas, una de las personas que promocionaba la marca en eventos deportivos y sociales.

Desde que se retiró de Coca-Cola, ha tratado de seguir siendo útil y ayudar en la medida de lo posible. Ahora hace de intermediario entre asociaciones y entidades para llevar a cabo proyecto sociales, algo que aprendió en su vida laboral.

Elizabel Gómez de Santiago.

Cuando lo profesional y lo personal se juntan

Según él, Coca-Cola es parte de su familia, parte de su vida, “he tenido mucha suerte, nunca lo vi como un trabajo, para mí era más bien un hobby”. Durante todos estos años, ha ido recopilando pequeñas piezas únicas sobre la marca y hoy en día se siente muy orgullo de poseer en su propia casa una exquisita colección que cuenta la historia de su vida junto a Coca-Cola.

En 2018, Elizabel cumple 82 años, y echando la vida a atrás se enorgullece al hablar de los innumerables recuerdos que guarda con cariño sobre su vida junto a la compañía. La gente que ha conocido dentro de Coca-Cola han sido sin duda lo mejor para él, una de las principales motivación de trabajar.

¡Gracias Elizabel por forma parte de nuestra familia!