Coca-Cola en España es hoy un negocio con gran arraigo local porque, desde que llegara a nuestro país en 1953, ha tratado siempre de estar cerca de los ciudadanos y generar un impacto positivo en sus vidas. No solo en el aspecto meramente económico y laboral, sino también social y medioambiental.

Dejando a un lado sus proyectos más ambiciosos en estos últimos ámbitos, a lo largo de estos 65 años Coca-Cola en España ha estado -y sigue estando- detrás de multitud de iniciativas de todo tipo, ya sea organizándolas o apoyándolas. Muchas de ellas han alcanzado una enorme repercusión y popularidad, dejando recuerdos inolvidables en sus protagonistas.

Las visitas a las fábricas

Embalagens sustentáveis
La visita a las plantas de embotellado de Coca-Cola en España ha sido siempre para muchos un espectáculo digno de ver.

En los años 50 y 60, las visitas a sus fábricas -que perduran hasta hoy-, repartidas por toda la geografía española, despertaban una expectación increíble. Auténticos prodigios tecnológicos para la época, sus enormes cristaleras dejaban ver desde el exterior las cintas de llenado por las que se veían correr a toda velocidad las botellas. “Niños y jóvenes pasaban horas, tardes enteras, observando la escena como si se tratase de un gran espectáculo, a la vez que soñaban con beberse unas cuantas botellas”, cuenta Félix Muñoz en su libro La marca de la felicidad.

Una vez dentro, la visita -en un primer momento de los vecinos más próximos y después, entre otras, de los colegios de la zona- duraba varias horas y terminaba con la invitación a tomar algo. “El hecho de ir en un autobús a la fábrica, ver cómo se preparaba la bebida y tomar después una Coca-Cola con unas galletas, era un plan excepcional que dejaba en los alumnos un recuerdo imborrable, aunque solo fuera por el hecho de librarse de otro monótono día de clase”, narra Muñoz.

El concurso de redacción

Precisamente, durante años la visita a las fábricas fue el paso previo a la participación de los escolares adolescentes en el concurso de redacción -hoy Concurso Coca-Cola Jóvenes Talentos de Relato Corto- puesto en marcha en 1961. Este longevo certamen juvenil se ha convertido en una de las iniciativas con mayor alcance de Coca-Cola en España. Y es que por él han pasado ya más de 10 millones de jóvenes que, bolígrafo en mano, han podido volcar en él su imaginación y afición por la escritura, quedándose grabado en la memoria emocional de todos ellos.

El concurso de castillos de arena

A aquellas primeras décadas de Coca-Cola en España se remonta otra de las experiencias que muchos todavía recuerdan: el concurso de castillos de arena que tenía lugar cada verano aprovechando que miles de personas estaban en las playas. En los lugares donde no había mar, Coca-Cola en España llevaba camiones de arena para que los más pequeños pudieran convertirse en arquitectos de los mejores castillos. En invierno, esta actividad se trasladaba a las estaciones de esquí con un concurso de figuras en la nieve.

La implantación del minibasket y el torneo Manuel Alonso de tenis

Trofeo Coca-Cola Memorial Manuel Alonso
Por el torneo Manuel Alonso han pasado las grandes figuras del tenis español de los últimos tiempos.

Desde el principio, Coca-Cola en España ha estado presente también en cientos de actividades deportivas que se han celebrado en cualquier rincón del país. Y si a mediados de los años 50 daba sus primeros pasos en el patrocinio deportivo con su colaboración en la Vuelta Ciclista, en los 60 comenzó a negociar con las federaciones para apoyar los campeonatos infantiles de una gran cantidad de disciplinas, fomentando el deporte base. En este contexto, hay dos iniciativas que se recuerdan con especial cariño: la implantación del minibasket y el torneo Manuel Alonso de tenis.

A partir de 1963, los niños españoles pudieron practicar una nueva modalidad de baloncesto gracias a la instalación en los centros escolares y en la calle de miles de canastas más pequeñas de lo normal y a una altura inferior. La idea de Coca-Cola en España tuvo tal acogida que hizo que “miles de chavales se pasaran del fútbol -el deporte más extendido en todos los colegios y en las calles- al baloncesto”, según relata Muñoz en su libro.

Unos años más tarde, Coca-Cola en España daba la posibilidad a los jóvenes amantes del tenis de volcar todas sus ganas de jugar en la cancha. Nacía el trofeo Manuel Alonso -en homenaje a este pionero del tenis español-, que Coca-Cola en España empezó a organizar en 1967 y que a partir de 1976 se convertiría en el Campeonato de España infantil de tenis.

El hoy Trofeo Coca-Cola Memorial Manuel Alonso, Campeonato de España Infantil de la Real Federación Española de Tenis, lo han disputado los mejores tenistas del país de los últimos tiempos. En el palmarés de campeones figuran, entre otros, Rafa Nadal, Álex Corretja, Albert Costa, Feliciano López, Arantxa Sánchez Vicario, Conchita Martínez, Virginia Ruano y Garbiñe Muguruza.

El primer campeonato nacional de videojuegos multijugador

Ante el avance imparable de las nuevas tecnologías, Coca-Cola en España también quiso estar en otro terreno de juego, en este caso el electrónico, y, tal como explica Javier Olave en La chispa de toda la vida, en 2001 “patrocinó el primer campeonato nacional de videojuegos multijugador en cibercafés”, locales que hasta hace solo unos años eran punto de encuentro de quienes buscaban conexión a internet.

“Después de una ronda de clasificación, se disputaron las semifinales y por fin, la final, que tuvo lugar en la Campus Party de Valencia”, prosigue Olave.

La Copa Coca-Cola

La Copa Coca-Cola nació en 2002 para apoyar el fútbol en su fase infantil.

Tras muchos años fomentando el deporte base de prácticamente todas las disciplinas deportivas, era hora de apoyar el fútbol en su fase infantil.

En 2002, Coca-Cola en España ponía en marcha la Copa Coca-Cola, una competición nacional en la que los jóvenes, agrupados en equipos por colegios y de forma mixta -era la primera vez que un campeonato de fútbol mezclaba a chicos y chicas-, podían demostrar sus capacidades con el balón más allá del patio del colegio.

Desde sus inicios y hasta 2016, más de 500.000 jugadores formaron parte del campeonato, que se acabó convirtiendo en la Competición Oficial Cadete de la Real Federación Española de Fútbol y que contó con una versión femenina.

La Casa de la Navidad

La Casa de la Navidad abrió sus puertas en 2015 en pleno centro de Madrid.

Un año antes, Coca-Cola en España volvía a despuntar con una mágica experiencia dirigida a los más pequeños: la Casa de la Navidad, el asombroso hogar de fantasía de Papá Noel -y los Reyes Magos- en pleno centro de Madrid para que todos los niños les puedan visitar y les transmitan sus peticiones y deseos. Desde su inauguración en 2015, cerca de 100.000 niños y no tan niños han podido vivir tras sus puertas el verdadero espíritu navideño.

La conexión especial con Coca-Cola

Iniciativas como las mencionadas, así como otras muchas, han ido jalonando estos 65 años de historia de Coca-Cola en España. Solo en 2016, realizó una inversión de 8,9 millones de euros en 14.450 proyectos y eventos deportivos, culturales, medioambientales y sociales.

La participación en iniciativas bien pensadas y organizadas suele tener un gran impacto en sus protagonistas, dejándoles recuerdos que duran toda la vida y haciendo que establezcan una vinculación especial con las marcas que están detrás de ellos.

Es lo que les ha ocurrido con Coca-Cola a todos aquellos que han compartido risas, diversión, ilusión y sueños inventando historias en el concurso de redacción, viendo pasar a toda velocidad las botellas de Coca-Cola por las cintas de llenado, encestando en canastas más bajitas o experimentando la magia de la Navidad en la casa de Papá Noel y los Reyes Magos.