En 1997, en los albores de internet, pocos españoles tenían correo electrónico o página web. Enviar un archivo era una odisea y la línea se cortaba con cada llamada de teléfono. Ese fue el año en el que se lanzó la web de Coca-Cola en España. ¡Y desde entonces no hemos parado!