·       Trece compañías de Estados Unidos firman un compromiso contra el cambio climático por el que invertirán 140.000 millones de dólares para reducir su  huella medioambiental

·       Coca-Cola se compromete a reducir su huella de carbono en un 25% hasta 2020

Madrid, 29 de julio de 2015. Coca-Cola y otras doce de las mayores compañías de Estados Unidos han lanzado el Compromiso para la Acción sobre el Clima de las Compañías Estadounidenses por el que apoyan que en la Cumbre del Clima de París, que se celebrará el próximo diciembre, se llegue a un acuerdo internacional para reducir la contaminación de emisiones. Estas compañías han anunciado además nuevas acciones en su lucha contra el cambio climático.

Gracias a este compromiso, anunciado en la Casa Blanca, estas 13 compañías invertirán 140.000 millones de dólares para la reducción de su huella medioambiental y la contratación de más de 1.600 megavatios de energías renovables. A esto se suman los retos específicos de cada compañía para recortar las emisiones hasta el 50%, reducir el consumo de agua en un 15%, adquirir el 100% de energías renovables o lograr llegar a la “cero deforestación” en las cadenas de suministro.

Como parte de su esfuerzo contra el cambio climático, el sistema Coca-Cola (integrado por la compañía y por más de 250 socios embotelladores a nivel mundial), se compromete a realizar cambios significativos e integrales con el objetivo de reducir la huella de carbono en un 25% hasta 2020. Para ello, se pondrán en marcha una serie de acciones que se extenderán a toda la cadena de valor de Coca-Cola (abastecimiento de ingredientes, procesos de fabricación, formatos de los envases, flota de los envases y equipos de refrigeración).

Además de Coca-Cola, han firmado este compromiso Apple, Google, Microsoft, Bank of America, Goldman Sachs,  Berkshire Hathaway, Alcoa, Cargill, General Motors, Pepsi, UPS y Walmart. 

Este acuerdo forma parte del Plan de Acción por el Clima impulsado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Este Plan de Acción, cuando esté puesto totalmente en marcha, logrará reducir en casi 6.000 millones de toneladas la contaminación por carbono antes de 2030,  una cantidad equivalente a retirar todos los coches de las carreteras en los Estados Unidos durante más de cuatro años.