La revista Journal of Family Planning and Reproductive Health Care ha publicado un artículo en el que se confirma la falta de evidencias científicas que relacionen el consumo durante el embarazo de bebidas bajas en calorías y los partos prematuros.

Uno de los estudios en los que se basa el artículo, realizado en Dinamarca, concluyó que cualquier posible efecto de las bebidas edulcoradas artificialmente frente a las azucaradas, así como de las bebidas carbonatadas frente a las que no lo son, sobre un peso bajo al nacer, es limitado e inconstante.

Entre las causas principales de los partos prematuros, que suponen aproximadamente el 4,6% de todos los nacimientos, se encuentran el embarazo múltiple, las infecciones y las afecciones crónicas así como la influencia genética, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Vecchia C. Journal of Family Planning and Reproductive Health Care 2013; 39: 12-13.doi: 10.1136/jfprhc-2012-100545