Un buen estado de hidratación es fundamental para poder desarrollar con normalidad las actividades de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, nuestro organismo no dispone de un sistema de reservas hídricas que nos permita prescindir de tener que ingerir líquidos con regularidad. Así que, en unas cuantas horas puede provocarse un déficit de agua corporal debido a una ingestión reducida de líquidos o pérdida de agua propiciada por actividad física y una excesiva exposición ambiental al calor. La ingestión diaria de líquidos motivada por la sed y el consumo de bebidas en las comidas, permite mantener en niveles normales el estado de hidratación y el agua corporal total.

Con frecuencia prevalece la percepción equivocada de que las bebidas poseen diferentes capacidades para mantener el estado de hidratación. Debido a ello, se suelen escuchar prohibiciones sobre las bebidas con cafeína y su contribución a la deshidratación. A esto se suma la percepción de que el agua hidrata más que otras bebidas, pero ninguna de estas afirmaciones está basada en pruebas. Por el contrario, las investigaciones muestran que se desarrolla una tolerancia a la cafeína y, en consecuencia, quienes ingieren cafeína con regularidad no experimentan aumento en la eliminación de orina ni presentan indicadores alterados del estado de hidratación después de consumir bebidas con cafeína. Además, algunos electrolitos, aportados por diferentes bebidas aumentan la velocidad de absorción del agua que contienen.

Uno de los aspectos que se ve inmediatamente afectado por la deshidratación es el rendimiento, tanto físico como mental. Por ello, es fundamental mantener un correcto estado de hidratación con un consumo de bebidas constante y regular, teniendo en cuenta, además, que debemos reponer las pérdidas hídricas que propiciamos, por ejemplo, con la actividad física.

Por otro lado, se ha podido constatar que la cafeína aumenta el rendimiento físico al contribuir a movilizar ácidos grasos que pueden ser utilizados como combustible, durante el ejercicio y por su efecto estimulante del sistema nervioso central, aunque su consumo debe ser moderado.

Prof. Doctora Rosa María Ortega, Catedrática de Nutrición y Bromatología. Facultad de Farmacia. Universidad Complutense de Madrid.

Para más información sobre la ciencia, la seguridad y los beneficios de las bebidas y de sus ingredientes, así como la importancia de la dieta, la nutrición y la actividad física para la salud y el bienestar, puede contactar con el Beverage Institute for Health and Wellnes de The Coca-Cola Company: www.beverageinstitute.org

Desde la fecha de la publicación original de este artículo, han aparecido nuevos datos científicos, por lo que el contenido puede no estar actualizado y las opiniones científicas incluidas en él pueden haber evolucionado.