Una revisión científica liderada por la Profesora de investigación Ascensión Marcos, del Instituto de Ciencia, Tecnología de los Alimentos y Nutrición del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España y publicada en la revista Nutrición Hospitalaria, expone que es necesario evaluar la cantidad adecuada de actividad física necesaria para cada persona y conocer cuál es la ingesta ideal de líquidos para conseguir la máxima eficacia del ejercicio, y prevenir así dolencias cardiovasculares o inflamatorias, así como ayudar a bajar peso. 

Según subraya esta publicación científica, en  la actualidad, la práctica de ejercicio físico se está utilizando como prescripción médica para promover hábitos saludables y reducir el riesgo de padecer determinadas dolencias, pero es necesario, al igual que se hace con los medicamentos, hacer una evaluación de dosis, frecuencia y duración para obtener la máxima eficacia.  

El trabajo es un compendio y consenso del debate sobre las 10 comunicaciones orales presentadas en el “I Simposio de Actividad Física, Hidratación y Salud” celebrado por el Real e Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, España. 

La publicación incluye un decálogo de recomendaciones para ayudar a conseguir una hidratación adecuada, que unida a la actividad física constante, ayuden a prevenir las consecuencias de la obesidad o del sobrepeso y hace también una mención especial a las bebidas para deportistas como herramienta eficaz para proporcionar carbohidratos que ayuden al mantenimiento de una concentración apropiada de glucosa en sangre, reponiendo electrolitos (con el fin de impedir la hiponatremia) y  evitando la deshidratación. 

Marcos A et al. Physical activity, hydration and health. 

Nutrición Hospitalaria, 2014;9:1224-1239.


DOI:10.3305/nh.2014.29.6.7624