Un grupo de destacados científicos en nutrición, reunidos en el marco de un simposio con motivo de la celebración del décimo aniversario del premio Kosuna Distinguished Lecture in Nutrition, de la Universidad de California, Davis, han predicho que el balance energético, la educación nutricional y el papel de la genética serán las principales áreas de investigación nutricional en 2020.

Los avances en nutrición durante el siglo pasado han ayudado a un gran número de personas en todo el mundo a disfrutar de una vida más larga y saludable. En un debate sobre cómo afrontar los retos futuros en el área de nutrición, este grupo de científicos han establecido qué tópicos recibirán mayor atención en investigación nutricional en los próximos años.

Considerando el balance energético como un sistema multidimensional, y no como partes aisladas que de algún modo trabajan juntas, este será uno de los temas que ganará especial importancia. Un mejor entendimiento del balance energético podrá proporcionar nuevas ideas y soluciones para afrontar el problema del sobrepeso y la obesidad, tanto en países desarrollados como en aquellos en vías de desarrollo. El balance energético es más que un simple “calories in and calories out” (calorías que se ingieren y calorías que se gastan), porque factores como el gasto de energía y el almacenamiento de ésta deben ser también tomados en consideración. Además es fundamental mejorar la precisión en la medición para evaluar la ingesta de alimentos y el balance energético, porque estas herramientas ayudarán a guiar las políticas de salud pública, apoyarán a la industria a formular nuevos productos que posibiliten una alimentación saludable y a trabajar en próximas propuestas.

La obesidad continuará siendo una de las prioridades relacionadas con la salud –y la nutrición- en 2020. Tratar este tema requiere una aproximación multifacética y compartir responsabilidades entre individuos, redes sociales, gobiernos a nivel nacional, regional y local, y la industria.  A este respecto, se necesitan nuevas iniciativas que vayan más allá de las sugestiones populares sobre las dietas, las cuales apelan a las emociones de los consumidores en un intento de encontrar soluciones rápidas y fáciles al problema del sobrepeso y la obesidad, y que carecen de evidencia científica sobre su eficacia.

Otro de los temas importantes en investigación en el área de nutrición en 2020 será la educación nutricional. Se necesitan métodos más eficaces para motivar a la gente a que opte por dietas saludables. Proporcionar sólo información nutricional raramente ha provocado resultados con un cambio sustancial en el comportamiento, e incluso el diagnóstico de una enfermedad no siempre lleva a la persona a mantener en el tiempo el cambio de dieta y estilo de vida.  La elección de la alimentación es muy personal, y su modificación es un tema complejo que requiere trabajar desde la investigación para poder adoptar soluciones. A pesar de que desde la educación nutricional se pueden proporcionar múltiples tipos de información a la sociedad, la elección de los alimentos y bebidas está basada normalmente en cuatro factores: sabor, precio, disponibilidad y comodidad.

En este punto, cobra cada vez más importancia comprender cómo funcionan las redes sociales, ya que la capacidad de transmitir información a los ciudadanos puede ser utilizada de forma positiva por los programas públicos de control de peso. La difusión de mensajes de nutrición será progresivamente más común en los medios de comunicación y en las plataformas de los social media y la investigación será necesaria para identificar qué mensajes y canales alcanzarán de forma efectiva a qué audiencias para conseguir cambios efectivos de comportamiento. Sin embargo, no existe una supervisión técnica y actualmente circula mucha desinformación sobre nutrición a través de estos canales. Tomar responsabilidades en cuanto al contenido de nutrición y salud en los social media, al mismo tiempo que se preserva la libertad de expresión, será otro de los grandes retos en esta área en 2020.

Según este grupo de científicos, un enfoque multidisciplinar en la investigación en nutrición será firmemente establecido en 2020. Grupos de investigación, en vez de científicos individuales, darán respuesta a los temas de salud más importantes, trabajando desde todas las disciplinas con un enfoque holístico y más representativo. Los profesionales de la salud cada vez darán mayor importancia a la nutrición en el tratamiento y prevención de enfermedades graves y crónicas, y los ciudadanos solicitarán a los profesionales mayores evidencias de autoridad y conocimiento en nutrición. 

Otro tema principal en 2020 será probablemente la programación nutricional de la expresión génica, tanto en el genoma humano como en el microbioma asociado con nuestra microflora. Todos los humanos somos aproximadamente un 99% idénticos genéticamente, pero el 1% diferente puede tener una marcada influencia entre los individuos con respecto a cómo utilizan la alimentación, su susceptibilidad a deficiencias nutricionales y toxicidades, su respuesta a los xenobióticos, y su riesgo para desarrollar alergias alimentarias. 

Otra de las conclusiones de este grupo de científicos fue que, en 2020, uno de los temas más candentes será el desarrollo de nuevas tecnologías y herramientas de medición que permitan a cada individuo hacer  mejor seguimiento de su estado nutricional y de salud. En este sentido,  en 2020 tecnologías inteligentes que usan evaluaciones no invasivas como la saliva, el aliento o la orina podrán proporcionar datos a tiempo real que ayuden a motivar a la gente a elegir una alimentación y estilos de vida adecuados.

Hackman RM, Aggarwal BB,  Applebaum RS,  deVere White RW, Dubick MA, Heber D,  Ito TMD PhD, JohnsonGH PhD, Keen CL,  Winters BL, Stohs SJForecasting Nutrition Research in 2020, Journal of the American College of Nutrition, 2014;33:340-346*

* Uno de los autores, Rhona Applebaum, es Vicepresidente, Jefa de Asuntos Científicos y Salud de The Coca-Cola Company (Atlanta, EE.UU.)