La revisión de las actuales encuestas alimentarias para desarrollar las recomendaciones dietéticas, nutricionales y de estilos de vida y actividad física más acorde con la población actual, fueron algunos de los principales objetivos de los 38 expertos en nutrición, dietética, actividad física, medicina, farmacia, deporte y salud en general, que se congregaron en la ‘Reunión de Consenso sobre la metodología de las encuestas alimentarias, tipificación de la actividad física y estilos de vida saludables’. La reunión, celebrada en Laguardia (España), fue organizada por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), en colaboración con la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN) y la Fundación Española de la Nutrición (FEN).

El objetivo de la misma era debatir e investigar sobre el papel de la actividad física y el balance energético en la prevención de problemas de salud como el sobrepeso y la obesidad, de acuerdo con los nuevos modelos de encuestas alimentarias y de actividad física.

La reunión de expertos también incluyó la presentación y debate en torno a cuestiones controvertidas derivadas de la metodología utilizada en la evaluación del consumo de alimentos y la actividad física para calcular el balance energético, así como sobre la necesidad de adaptar el enfoque de las encuestas de investigación actuales y el cálculo de valores dietéticos. En este sentido, la investigación sobre el balance energético fue considerada como uno de los factores principales de la nutrición actual y futura.

Los contenidos científicos abordados en esta reunión de expertos han sido recogidos en el suplemento de Nutrición Hospitalaria‘Reunión de Consenso sobre la metodología de las encuestas alimentarias, tipificación de la actividad física y estilos de vida saludables’, que consta de 32 artículos elaborados por los expertos, que a su vez son coautores de las conclusiones finales incorporadas en el documento como síntesis del consenso final de prioridades.

Este suplemento incluye una introducción sobre “el papel de los estudios nutricionales de la población en la planificación de la salud y en acciones relacionadas con la salud” elaborada por los coordinadores del proyecto, Prof. Javier Aranceta-Bartrina, de la Universidad de Navarra y Presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), Prof. Gregorio Varela-Moreiras, de la Universidad CEU-San Pablo y Presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y Prof. Lluìs Serra-Majem, de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y Presidente de la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN).

Así, los coordinadores del proyecto abordan “la utilidad y las posibles aplicaciones de los estudios de consumo de alimentos que evalúan la ingesta dietética, los factores determinantes de la actividad física y demás estilos de vida en el área de la salud y en otros ámbitos de las personas y de la sociedad”. Estos contenidos están resumidos en el ‘Documento de Consenso y conclusiones. La metodología de las encuestas alimentarias, estudios nutricionales, de estimación de la actividad física y otros estilos de vida’, incluido en las primeras páginas del monográfico, y que recoge las 20 conclusiones finales debatidas y acordadas entre los participantes.

Algunos de los principales aspectos sintetizados en el Documento de Consenso y conclusiones son los siguientes: los estudios nutricionales deberían incluir, además de la información de alimentos y bebidas ingeridas, datos de medición del gasto calórico derivado de la actividad física para evaluar principalmente el balance energético en el grupo de estudio; la evaluación de la actividad física y la cuantificación de un estilo de vida sedentario deberían realizarse mediante la combinación de los instrumentos y cuestionarios de autoevaluación más apropiados en función de los objetivos, la población y los recursos; se deberían evaluar diferentes categorías del nivel de actividad física dependiendo de aspectos como el sexo, la edad, y el nivel socioeconómico y educativo, entre otros; la evaluación del consumo de alimentos y bebidas debería tener en cuenta aspectos sociales relacionados con la ingestacomo el cuándo, dónde, qué, cómo y con quién; igualmente se establece que la evaluación y cuantificación de la actividad física está relacionada con aspectos más individuales, lo que hace que la evaluación sea más específica que en el caso de las encuestas de consumo de alimentos.

Asimismo, el Documento de Consenso y conclusiones también recoge otro aspecto relevante en torno a la medición de datos antropométricos, que permite estimar la composición corporal de una persona. No obstante, el documento apunta que, dada la complejidad de estos indicadores, es necesaria la consideración del índice de masa corporal, la circunferencia de la cintura y los valores porcentuales de la grasa corporal en conjunto y no como componentes individuales, lo que favorece los ajustes necesarios según la edad o el estado fisiológico. Cuando se utilicen de manera combinada, la precisión al clasificar el estado del peso corporal será mucho mayor.

 

Aranceta-Bartrina J, Varela-Moreiras G, Serra-Majem Ll. Consensus Meeting on the Methodology of Dietary Surveys, Classification of Physical Activity and Healthy Lifestyles. Nutr.Hosp, 2015;(Supl.3)31:1-292

 

Aranceta-Bartrina J, et al. Consensus document and conclusions. Methodology of dietary surveys, studies on nutrition, physical activity and other lifestyles. Nutr.Hosp, 2015; 31(Supl.3):9-12