Según el meta-análisis publicado en ‘The American Journal of Clinical Nutrition’, “el mayor riesgo de muerte provocado por el exceso de adiposidad puede ser atenuado mediante la actividad física”. En concreto, el Estudio Prospectivo Europeo sobre Cáncer y Nutrición (EPIC) “examinó si la adiposidad general y la adiposidad abdominal modificaban la asociación entre la actividad física y la mortalidad por todas las causas y estimó la fracción atribuible de población y los años de vida ganados para estos análisis de exposición” en una muestra con un seguimiento de más de 12 años.

“En los estratos de Índice de Masa Corporal (IMC), el riesgo de mortalidad por todas las causas disminuyó un 20-30% entre los grupos cuando se comparaba a los individuos moderadamente inactivos con los individuos inactivos (el grupo de referencia)”.

“Se observaron resultados similares cuando los participantes se clasificaban en función de la adiposidad abdominal […]”. “La reducción más pronunciada del riesgo se detectó enlos grupos inactivos (referencia) y los grupos moderadamente inactivos, tanto en los abdominalmente delgados como en los abdominalmente obesos”. Ninguna de las variables dietéticas evaluadas produjo un cambio significativo en las estimaciones del cociente de riesgo para las variables de actividad física y adiposidad, por lo que no se incluyeron.

El estudio concluyó que “si todos los individuos inactivos fuesen por lo menos moderadamente inactivos, el número de muertes se reduciría teóricamente en un 7,35%”. “[…] El número hipotético de muertes reducidas al evitar la inactividad física en esta población podría ser el doble que con un enfoque que evitase un IMC alto y similar a un enfoque que evitara una gran circunferencia de la cintura”.

Asimismo, “las mayores reducciones en el riesgo de mortalidad se observaron en los dos grupos con menor actividad entre los niveles de adiposidad general y adiposidad abdominal, lo que sugiere que los esfuerzos por fomentar incluso ligeros incrementos de la actividad física en personas inactivas pueden ser beneficiosos para la salud pública”.

Ekelund U, Ward H, Norat T, et al. Physical activity and all-cause mortality across levels of overall and abdominal adiposity in European men and women: the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition Study (EPIC). AJCN, 2015;doi:10.3945/ajcn.114.100065