Dependiendo de las condiciones ambientales, actividad física y condiciones fisiológicas, hay que aumentar la cantidad de líquidos, como ocurre ante las olas de calor. Todas las bebidas no alcohólicas con al menos un 80% de agua son fuentes de hidratación, según las conclusiones del I Congreso Internacional de Hidratación que publica la revista de nutrición RENC.

Todos los alimentos y bebidas suman a la hora de contar calorías, por lo que es importante equilibrar lo que comemos y bebemos con lo que gastamos a través de las actividades físicas diarias.

Enlace a la nota de prensa en PDF.