El café tiene su taza, el cava su flauta, el vino su copa... y hasta hay cócteles que se sirven en piezas creadas para ellos: como el martini, el margarita o el Tom Collins. Pero, ¿sabías que también existe un vaso diseñado exclusivamente para beber Coca-Cola?

Diseñado por la prestigiosa empresa de cristalería Riedel, que lleva más de 300 años dedicándose a desarrollar revolucionarias piezas para degustar vinos y otras bebidas alcohólicas, este vaso es su primera creación para un refresco, lo cual ha supuesto todo un reto para sus técnicos. 

Un vaso para gobernarlos a todos

Para poder dar con el vaso adecuado que potenciara todo el sabor de Coca-Colahizo falta un panel de catadores expertos encabezado por el propietario de Riedel, perteneciente a la décima generación de la familia, Georg J. Riedel, quien se involucró desde el primer momento en el proyecto. 

“Es un auténtico placer haber tenido la oportunidad de desarrollar un vaso para una de las marcas más valoradas del planeta, y ofrecer a los consumidores el producto que brinda la experiencia de la Coca-Cola óptima", nos cuenta, al tiempo que recuerda el momento en que su padre le regaló un pack de 12 botellas de Coca-Cola en 1954, cuando tenía 4 años.

Tal y como podemos leer en la revista de coleccionista que Coca-Cola ha editado en homenaje al centenario de la icónica botella Contour, los catadores, algunos de ellos expertos en los sabores de Coca-Coladebieron probar un amplio abanico de vasos con diferentes formas y tamaños hasta encontrar uno que realzase la experiencia y el equilibrio aromático de Coca-Cola.


 

En palabras del propio Riedel: "estamos acentuando los aromas y los detalles del limón fresco combinado con la malta de Coca-Cola, así como su dulzura y acidez. Este vaso también resalta su efervescencia, la cual tiene similitud con el champán, así como permanece hermosamente en el paladar y produce esa increíble frescura".

El diseño que finalmente cumplió las expectativas de los expertos fue uno con una forma muy especial, inspirada en las curvas de la botella Contour, y cuya curvatura, talla y diámetro del borde combinan en armonía con los sabores de Coca-Cola