El cuerpo humano está diseñado para estar en movimiento. A pesar de que gran parte del día la pasamos sentados o tumbados, nuestro organismo se siente mucho mejor cuando nos movemos: la actividad física nos hace generar endorfinas, las famosas “hormonas de la felicidad”, y además nos permite mantenernos sanos y en forma.

No sólo se trata de realizar ejercicio físico, sino de mantenernos activos en nuestro día a día cada vez que podamos. Siempre tenemos el poder de elegir entre una opción más cómoda y otra que puede suponer algo de esfuerzo físico pero que nos hará sentirnos mejor física y mentalmente: usar las escaleras en lugar del ascensor; ir andando en lugar de coger el autobús... Tú puedes elegir llevar una vida más activa y alejarte del sedentarismo para cuidar de tu cuerpo.

Desde Coca-Cola creemos en un estilo de vida activo en el que las escaleras y los paseos en bicicleta formen parte de nuestra rutina. Ponernos en movimiento nos ayudará a estar en forma, a encontrarnos mejor con nosotros mismos y a ser más felices. Si además contagiamos ese movimiento entre los que nos rodean, también compartiremos esa felicidad. Movimiento es felicidad.

¿Cuántas calorías estoy quemando?

Una caloría no es otra cosa que una unidad con la que medimos la energía que necesitamos para realizar un trabajo. Aportamos a nuestro cuerpo la energía o calorías necesarias para mantenernos vivos y activos cada día a través de la comida y la bebida; y gastamos esas calorías, entre otras cosas, por medio del deporte y la actividad física.

Cualquier tipo de actividad supone un gasto calórico para nuestro cuerpo, que es mayor cuando nos movemos. Por ejemplo, cuando estamos sentados, sólo por el hecho de mantenernos erguidos ya estamos gastando calorías, aunque muy pocas (alrededor de 30 calorías por hora en una persona de 70 kilos). Sin embargo, si en lugar de estar sentados durante una hora decidimos salir a dar un paseo a paso ligero, esas calorías se multiplicarán, llegando a poder consumir unas 290 calorías por hora. Además, con nuestro paseo generaremos endorfinas y bienestar a nuestro cuerpo.

Las actividades cotidianas que realizamos en casa y que implican movimiento suelen tener un gasto calórico entre ligero y moderado: planchar o limpiar el polvo nos hace consumir unas 140-160 calorías por hora.

Las actividades deportivas oscilan entre un gasto calórico moderado o alto, dependiendo del esfuerzo al que sometamos a nuestro cuerpo: bailar o nadar de forma tranquila nos hará quemar unas 330 calorías por hora, mientras que con un deporte más intenso como el fútbol o el running podemos llegar hasta las 600-700 calorías por hora.

Mantente activo en tu día a día

Nuestra meta es promover un "Estilo de Vida Activa" como una filosofía de vida en sociedad: las oportunidades para movernos están ahí, son prácticas y realistas, y tan sólo tenemos que saber aprovecharlas.

Inspírate con las 100 ideas para mantenerte activo que te mostramos a continuación: