Hay gestos nobles en el mundo del fútbol que no entienden de rivalidades ni pasiones y que son un ejemplo a seguir. Desde hace cuatro temporadas, la Tarjeta Blanca Coca-Cola premia esta clase de comportamientos que implican deportividad, juego limpio, trabajo en equipo... El Consejo Superior de Deportes ha querido reconocer este año la iniciativa con uno de sus Premios Nacionales del Deporte, el Premio Reina Sofía, entregado este martes en el Palacio de El Pardo en Madrid.

El galardón, que distingue “a la persona o entidad que más haya destacado durante el año por un gesto especialmente relevante de nobleza o juego limpio en la práctica deportiva, o que haya prestado una contribución especial a la erradicación de la violencia en el deporte”, reconoce esta iniciativa lanzada en la temporada 2011/2012 de la Copa Coca-Cola, la Competición Oficial Cadete de la Federación Española de Fútbol en la que participan más de 100.000 chicos y chicas cada año. Además de las tradicionales cartulinas amarillas y rojas, en la Copa Coca-Cola los árbitros pueden mostrar la Tarjeta Blanca para señalar las acciones positivas que vean dentro y fuera del campo.

La Tarjeta Blanca, a otros deportes además del fútbol

En el acto de entrega del premio, el director general de Coca-Cola para España y Portugal, Jorge Garduño, ha afirmado que “es todo un orgullo recoger este galardón como reconocimiento al compromiso de Coca-Cola con el deporte”. Y ha anunciado que Coca-Cola implantará la Tarjeta Blanca más allá del fútbol: “Para nosotros el premio es un incentivo para seguir mejorando y, por este motivo, nuestra intención es llevar la Tarjeta Blanca a otros deportes con el objetivo de seguir promocionando los valores del deporte entre los más jóvenes”.

Junto a la Tarjeta Blanca Coca-Cola han sido galardonados, entre otros, los vigentes campeones del mundo de bádminton y MotoGP, Carolina Marín y Marc Márquez, así como el piloto de Fórmula 1 Carlos Sainz, como deportista revelación.

Al final de cada temporada de la Copa Coca-Cola, un jurado elige la acción más representativa para distinguirla con el Premio Tarjeta Blanca Coca-Cola. En la última edición, fue para el presidente del Celta de Vigo, Carlos Mouriño, por su comportamiento en un partido cadete entre el Celta y el Deportivo de La Coruña, cuando el jugador del Dépor Aarón Sánchez sufrió un choque y perdió el conocimiento. En medio del desconcierto general, Mouriño bajó al campo, indicó a los servicios de emergencias a qué hospital llevarle y se hizo cargo de todos los gastos médicos necesarios para su recuperación. Al final, el Celta perdió el encuentro, pero su presidente demostró que los verdaderos goles son los valores.